A través del convenio que firmaron el Director del Organismo Autónomo Parques Nacionales, D. Juan...
  Amuparna ha estado presente a través de su presidenta, Rocío Espinosa (alcaldesa de Almonte...
Amuparna, Asociación de municipios con territorio en Parques Nacionales, participa en el 6º...
Amuparna se reune con Matilde Asían, Secretaria de Estado de Turismo, en un encuentro destinado a...
Amuparna participó en el Congreso Nacional de Parques Nacionales y Turismo Sostenible, celebrado...
El Consejero de Fomento y Medio Ambiente de Castilla y León, Juan Carlos Suárez- Quiñones, ha...
El alcalde de Manzanares El Real, Óscar Cerezal, dio la bienvenida al Castillo de los Mendozas a...
Los municipios de Amuparna se dan cita esta semana en el Parque Nacional Sierra de Guadarrama, para...
Próximos Eventos
<< Septiembre 2018 >> 
 Lu  Ma  Mi  Ju  Vi  Sa  Do 
       1  2
  3  4  5  6  7  8  9
10111213141516
17181920212223
24252627282930
Como asociarse

 

Inicio Parques y Municipios Parques Nacionales Cañadas del Teide

Cañadas del Teide

Introducción

Introducción

"Nivaria se llama por la nieve que suele platear la cumbre altísima del sacro monte Teide, excelso Atlante, y por la misma causa en nombre digno de Tenerife entonces le pusieron; que Tener, en su lengua significa blanca nieve y quiere decir ife monte alto; así, por el gran Teide, se llama Tenerife la Nivaria, que es lo mismo que monte de la nieve".

Antonio de Viana

Antigüedades de las Islas Afortunadas (1604)

Es el mayor y más antiguo de los Parques canarios. Su extraordinario paisaje es un monumento geológico de los más espectaculares del mundo, en el que los conos volcánicos y las coladas de lava forman un extraordinario conjunto de colores y formas. No se puede olvidar su gran riqueza biológica, el extraordinario alto porcentaje de especies vegetales endémicas y la importancia en cuanto a número y exclusividad de su fauna invertebrada.

Desde el 1 de enero de 2010, la gestión del Parque Nacional del Teide corresponde en exclusiva a la Comunidad Autónoma de Canarias

  • REAL DECRETO 1550/2009, de 9 de octubre, sobre ampliación de las funciones y servicios de la Administración del Estado traspasados a la Comunidad Autónoma de Canarias, en materia de conservación de la naturaleza (Parques Nacionales de Teide, Timanfaya, Caldera de Taburiente y Garajonay). (BOE, nº 270, de 9 de noviembre de 2009).
  • DECRETO 226/2009, de 3 de diciembre, del Presidente, por el que se asigna a la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación Territorial la gestión de los Parques Nacionales, traspasados por Real Decreto 1.550/2009, de 9 de octubre.

Localización

Localización

El Parque Nacional del Teide está situado en las Islas Canarias y, más concretamente, en el centro de la isla de Tenerife.

Como llegar

El Parque cuenta con cuatro vías de acceso:

  • Por el Norte: carretera TF-21, de La Orotava a Las Cañadas (Portillo de la Villa) (31 km).
  • Por el Este: carretera dorsal TF-24, que parte de La Laguna hasta el Portillo de la Villa (30 km).
  • Por el Sur: carretera TF-21, desde Granadilla, pasando por Vilaflor hasta Las Cañadas (Boca de Tauce) (km 57,5).
  • Por el Oeste: carretera TF-38, de Chío a Las Cañadas (Boca de Tauce) (km 8,3).

Existen líneas de autobuses públicos:

  • Línea 348 desde el Puerto de la Cruz.
  • Línea 342 desde Playa de las Américas.

Historia

Historia

En Las Cañadas se encuentra el mejor registro de la historia del hombre en Tenerife, debido a la gran riqueza en yacimientos arqueológicos.

El Teide y Las Cañadas no sólo tenían un significado espiritual para los guanches, sino que esta zona era también un recurso fundamental para la supervivencia en determinadas épocas del año. En verano se producía en estos pastos de alta montaña una concentración de ganados y pastores procedentes de toda la isla.

Los Guanches llamaban al Teide "Echeyde", que significaba "morada de Guayota, el Maligno". Según la tradición, Guayota secuestró al dios del Sol, Magec, y lo llevó consigo al interior del Teide. Entonces, la obscuridad se apoderó de la isla y los guanches pidieron ayuda a Achamán, su ser supremo celeste. El dios consiguió derrotar al Maligno, sacar al Sol de su cautiverio y taponar la boca de Echeyde. Dicen que el tapón que puso Achamán es el llamado Pan de Azúcar, el último cono que corona el Teide.

Parece que la leyenda guanche coincide en el tiempo con la que fuera la última gran erupción en el mismo pico del Teide.

Según relata Fernando de Colón en su libro "Historia del Almirante", cuando las carabelas pasaron cerca de Tenerife, el 24 de agosto de 1492, en su escala en La Gomera camino de América, vieron salir grandes llamaradas de la montaña más alta de todas las islas.

En 1798 se produjo la que fuera última gran erupción dentro de los límites del Parque Nacional y que formó las llamadas Narices del Teide. Durante tres meses, salieron 12 millones de metros cúbicos de lava por una grieta orientada en dirección noroeste-suroeste en las laderas de Pico Viejo, conocido también como Montaña Chahorra.

Todavía hoy, aparentemente dormido el impresionante volcán, sigue imponiendo respeto a todos aquellos que llegan hasta él.

Su majestuosa mole es el alma del Parque Nacional, y el centro de esta tierra dominada por una absoluta tiranía climática. El Teide no se considera extinguido, ya que aún cabe la posibilidad de que sus entrañas revienten de nuevo, aunque los geólogos consideran muy remota la probabilidad de que esto ocurra.

Por otra parte, es necesario destacar los nombres de algunos hombres sin cuyo trabajo la exquisita flora de esta zona no sería conocida. El primer naturalista que estudió la flora del Parque fue el alemán Alexander von Humboldt, que pasó el invierno de 1799 a 1800 en Canarias. El que realizó la primera descripción válida de la Violeta del Teide fue Feuillée en 1724. Durante los años 50 del siglo XX fue el sueco Sventenius quien se centró en la vegetación del Parque Nacional.

En el año 1954 se declara por decreto la creación del Parque Nacional del Teide, con el fín de proteger un paisaje de impresionante belleza que, en unión de las especiales particularidades geológicas y las peculiaridades de la flora y fauna que sustenta lo hacen merecedor de esta declaración. En 1981 se reclasifica el Parque Nacional del Teide (Ley de 25 de marzo). En 1.989 el Consejo de Europa concedió al Parque Nacional el Diploma Europeo en su máxima categoría. Este galardón a la gestión y conservación ha sido renovado en 1994, 1999 y 2004.

El 2 de julio de 2007, el Parque Nacional del Teide fue incluido en la lista de Patrimonio Mundial como Bien Natural, tras la reunión de la Convención de Patrimonio Mundial de la UNESCO celebrada en Christchurch, Nueva Zelanda.

Conservación

Conservación y biodiversidad

El Parque Nacional del Teide cuenta con 212 especies de plantas, de las que 58 son endemismos canarios. Actualmente 3 especies se encuentran en peligro de extinción y 12 en situación vulnerable, según el Catálogo Nacional de Especies Amenazadas. Para muchas especies endémicas, las paredes y piedemontes de las Cañadas constituyen un refugio, destacando el vistoso tajinaste rojo (Echium wildpretii), el rosal del guanche (Bencomia exstipulata), cuya población no sobrepasa los 50 ejemplares, la jara de Las Cañadas (Cistus osbaeckiaefolius) y la exclusiva y escasa Helianthemum juliae. Por encima de los 2.400 m de altitud crece la joya del Parque, la delicada y frágil violeta del Teide (Viola cheiranthyfolia). Es de las pocas plantas que vive en la cumbre, en lugares donde muy pocas pueden hacerlo, siendo además una de las que florece a mayor altitud de todo el territorio nacional.

Como respuesta a las numerosas amenazas que sufre esta flora (influencia humana, especies introducidas), a partir de 1981 se redactan los Planes Sectoriales de Recuperación en los Parques Nacionales del Teide, Garajonay y Caldera de Taburiente. Estos planes tratan de coordinar las diversas actividades que pueden llevarse a cabo para recuperar las poblaciones de estas plantas: colecta de semillas, semilleros masivos en vivero, experiencias de germinación en laboratorio, restituciones, análisis de la estructura, dinámica y genética de poblaciones.

Usos compatibles

Usos compatibles

Uno de los objetivos del Plan Rector de Uso y Gestión del Parque Nacional del Teide es compatibilizar el desarrollo socioeconómico de las comunidades asentadas en la periferia del Parque con la conservación del medio. Por ello, existen diferentes tipos de actividades sostenibles que se mantienen en el interior del Parque Nacional.

El aprovechamiento del agua

Se mantienen los actuales aprovechamientos de agua en Guajara, La Grieta, cueva del Hielo, El Riachuelo y fuente de la Piedad, excepto un 2% del agua de esta última explotación, que deberá discurrir libre por el barranco.

Aprovechamiento cinegético del conejo silvestre

La caza como actividad recreativa o aprovechamiento cinegético no es compatible con la filosofía y finalidad de un Parque Nacional. Como el conejo es considerado en el Parque Nacional del Teide una especie exótica introducida, esta actividad se permite como medida de control de las poblaciones de conejos. Una de las curiosidades del Parque es la caza con hurón y perro de las poblaciones de conejos, ya que se condidera un uso tradicional contemplado como tal en el Plan Rector.

Aprovechamiento de tierra y piedra pómez

La recogida de tierras y cenizas de colores en pequeña escala para confeccionar las tradicionales alfombras de colores de la villa de La Orotava se considera un uso tradicional que ha de mantenerse. Siempre que sea posible, se realizará fuera del Parque, y de no poder ser así, la Administración del Parque, de acuerdo con el Ayuntamiento de La Orotava, señalará los lugares apropiados para su recogida.

Productos tradicionales de calidad: la miel

Es tradición secular la utilización del área de Las Cañadas como zona ideal para la obtención de miel, ya que la actividad apícola tiene lugar desde hace siglos en el interior del Parque Nacional, donde, como producto final, se obtiene una excelente miel de fama mundial. Esta actividad se considera beneficiosa para la vegetación del Parque y uso tradicional que debe mantenerse. La administración del Parque regula dicha actividad, fijando los lugares, normas de funcionamiento, fianzas y autorizaciones que sean precisas.

Normas y solicitud para realizar la actividad apícola en el año 2012

Otros aprovechamientos

Los aprovechamientos ganaderos, de leñas y recogida de ciscos que antiguamente se practicaban quedan prohibidos, así como el aprovechamiento cinegético de todas las especies.

Actividades turísticas: una alternativa a la economía tradicional

El Parque Nacional del Teide es el más visitado de toda la Red de Parques. Desde su declaración, el turismo en este espacio ha ido cobrando cada vez mayor importancia y supone una importante fuente de ingresos para la economía de la isla de Tenerife.

El Plan Maestro de Accesos pretende establecer un sistema de visitas de forma compatible con la conservación de los recursos y la divulgación de los valores del Parque, adecuando la intensidad del uso del espacio a la capacidad de acogida de visitantes.

Oficina de Turismo de Tenerife

Flora

Flora

  • Alhelí del Teide.

    Planta ramificada con tallos rectos y hojas lineares, de bordes enteros o dentados. Flores de color malva muy vistosas. El término Erysimum proviene del griego "erysimom", que significa planta medicinal. Presenta gran atractivo como especie ornamental.

  • Arabis Caucásica.

    Tiene su flor de color blanco.Se encuentra en las zonas de alta montaña y zonas boscosas.

  • Asplenio del norte.

    Planta criptógama de la familia de las filicíneas, con hojas pecioladas divididas en segmentos alternos y unidos entre sí por la base. Cápsulas seminales a los lados del nervio central, y rizoma carnoso. Vive en terrenos umbríos y húmedos.

  • Bejeque.

    "Arbusto pequeño, perenne de la familia de las crasulaceas, de tallos leñosos en la base; hojas carnosas, ramas suculentas y flores grandes de color amarillo intenso. Vive en las fisuras de las rocas fonolíticas. Se creía que era sólo de alta montaña, pero puede encontrarse en los litorales acantilados. Es un endemismo tinerfeño.""

  • Cabezón.

    Es un arbusto leñoso de hasta 1,5 m de altura, de hojas enteras, toscamente dentadas y pegajosas. Sus flores, de color amarillo o crema, se encuentran reunidas en inflorescencias solitarias en cabezuelas grandes y muy vistosas, de donde le viene el nombre. La palabra Cheirolophus procede del griego "cheir", que significa mano y "lophos", que quiere decir moño, mechón de pelos o cresta, por los pelos que portan las semillas, que son irritantes. Vive en la zona subalpina del Teide, muy frecuente en alturas de 2.000 - 2.200 m, en riscos secos de las laderas. Es un endemismo canario.

  • Cañaheja.

    Hierba perenne de hasta 3 m de altura, con hojas muy divididas de color verde oscuro y peciolos grandes que rodean el tallo. Las flores, amarillas, se encuentran reunidas en inflorescencias terminales grandes muy vistosas. Esta planta, que se utilizó como forrajera, posee propiedades antihemorroidales y espasmolíticas, usándose sus hojas como cataplasma. Es un endemismo Canario. "

  • Cardo de Plata.

    Planta compuesta, perenne de porte arbustivo, de hojas largas con tomento por el envés. Flores de unos 6-8 cm de diámetro con pétalos rosa morados. Vive en las Cañadas del Teide en lugares pedregosos inmóviles por encima de los 2.000 m de altura, es muy rara y está en peligro de extinción.

  • Cedro Canario.

    Crece en riscos adquiriendo formas achaparradas. Presenta ramas colgantes y hojas aciculares planas. Las flores masculinas y femeninas están en diferentes pies. El fruto tiene una sola semilla, que tarda en madurar 20 meses y cuya dispersión se produce por las aves. El leño y el fruto tienen propiedades curativas. Vive entre los 1900 y 2200 m. Es una especia macaronésica y puede considerarse un endemismo canario.

  • Cerastium de las palmas.

    Hierba perenne de la familia de las cariofiláceas (claveles) con tallos de hasta 50 cm. algo leñosos en la base. Hojas lanceoladas agudas, con inflorescencias de 6 a 8 flores. Vive en las Cañadas del Teide.

  • Codeso del pico.

    "Arbusto frondoso, de porte achaparrado, rastrero y muy ramificado. Hojas pequeñas en grupos de tres (trifoliadas), grises y pegajosas; flores de color amarillo intenso. Su fruto es una legumbre, cubierta de papilas glandulares negras, que se abre en la madurez estallando y dispersando sus semillas. Los incendios favorecen la distribución ya que esta planta coloniza fácilmente los suelos quemados. Es un endemismo Canario.""

  • Corazoncillo.

    Planta herbacea perenne de la familia de las leguminosas, tallo con base leñosa, hojas estrechas lanceoladas y flores en racimo de 3 a 6 flores. Es una especie frecuente, incluso abundante en las cumbres, de 1.500 a 3.000 m, pero puede vivir en ocasiones hasta los 500 m, aunque variando de largo el tallo y el tamaño de las hojas. Es un endemismo Canario, común en los pinares descubiertos, y campos de lava de las Cañadas.

  • Escobón.

    Arbusto alto de la familia de las leguminosas, de hojas pecioladas y flores en fascículos axilares. El fruto es una legumbre comprimida que se pone negro cuando madura. Muy abundante en las cumbres dando lugar a formaciones densas, mezcladas con pinos, también son frecuentes ejemplares sueltos mezclados con retama y codesos.

  • Estornudera.

    De la familia de las asteraceae, es una especie poco frecuente, que podemos encontrar en las coladas de lava. Es una planta perenne. Es un endemismo canario.

  • Estrella de risco.

    Planta de la familia de las crasuláceas de tallo grueso, con forma de bulbo y roseta solitaria. Hojas espatuladas y flores en racimo axiladas, verde moradas. Se puede encontrar hasta 1500 m de altura.

  • Fistulera.

    Planta de hojas simples y enteras cuyas flores, de pétalos rojizos, se encuentran reunidas en inflorescencias terminales. En medicina popular se utiliza, entre otras cosas, para el tratamiento de fístulas, a lo que alude su nombre vulgar. Es un arbusto denso muy ramificado con cápsulas ovoides. Muy abundante en las Cañadas del Teide hasta más de 2400 m en la ladera del Pico. "

  • Flor del malpaís.

    Planta perenne de la familia de las compuestas, de tallo leñoso, rizoma grueso, cubierto por los restos de las hojas antiguas, las hojas basales lanceoladas, dentadas, haciéndose más pequeñas en la parte alta de la planta. Frecuente en las Cañadas, donde vive en las grietas y pedregales del malpaís, y en las laderas de piedra pómez. Es un endemismo Tinerfeño.

  • Helecho.

    De la familia de las Sinopteridaceae, es un helecho que se encuentra muy extendido. Es perenne y se le suele encontrar en zonas de lava.

  • Hierba conejera.

    Arbusto de 1 m de base leñosa, tiene una gruesa raíz que se introduce entre los terrenos de pómez. Tallos múltiples y nudosos, hojas espatarlado - lanceoladas tomentosas, como los tallos. Las flores blanco - amarillentas exhalan un suavísimo olor durante la noche y durante el día permanecen cerradas. Ha podido ser vista hasta los 3500 m y hasta los 2000, asociada a la viola cheiranthifolia. Es un endemismo Tinerfeño.

  • Hierba pajonera.

    Arbusto perenne, ramificado desde la base. Hojas dos veces pinnadas o divididas, cuyos segmentos están generalmente dentados por la punta. Sus flores, agrupadas en racimos, tienen cuatro pétalos amarillos. Los frutos contienen 16 semillas de color marrón, generalmente aladas, lo que favorece su dispersión por el viento. Su abundancia y amplia floración confiere gran belleza al paisaje en primavera. Común en áreas rocosas de la zona subalpina ( Arenas Negras, La Fortaleza, los Azulejos .... ) Es un endemismo Tinerfeño. "

  • Jara de las Cañadas.

    Arbusto de hasta 1 m de altura, con hojas densamente vellosas y flores grandes y rosadas. Los frutos contienen gran cantidad de semillas, que en la madurez toman un color negro o marrón oscuro. Su distribución está ligada a la presencia de un tipo de rocas denominadas fonolitas y se limita tan sólo a tres localidades del Parque. Especie rara de la zona subalpina de las Cañadas y La Fortaleza, a alturas de 2000 m. Es un endemismo Tinerfeño.

  • Jarilla de las Cañadas.

    Arbustillo ramificado de hasta 60 cm de alto, con hojas lineares pelosas y flores amarillas muy vistosas. Su fruto, una cápsula, contiene de 40 a 50 diminutas semillas. Vive al pie de acantilados rocosos, en suelos bien desarrollados. Esta planta se encuentra en peligro de extinción, viviendo en una sola localidad donde sus poblaciones se están incrementando gracias a un programa de recuperación que se realiza en el Parque Nacional. Es un endemismo Tinerfeño.

  • Lengua de pájaro.

    Arbustillo perenne de la familia de las cariofilaceas, denso, muy ramificado leñoso en la base. Hojas lineares blanco plateadas, flores axilares. Se encuentra en la zona subalpina de las Cañadas, entre los 1800 y los 2000 m. Es un Endemismo Canario.

  • Malpica.

    Planta con aspecto de cardo, de hasta 50 cm, muy ramificado. Las hojas son lineares, enteras, algodonosas por ambas caras y con largas espinas en los bordes, mecanismo adaptativo frente a la intensa insolación. Las flores, de color amarillo, están agrupadas en inflorescencias con largos pedúnculos. Su nombre vulgar se debe a la presencia de brácteas espinosas. Especie xerófila propia de los pedregales y rocas de la región subalpina de las Cañadas, sobre piedra pómez y lava. Es un endemismo Tinerfeño.

  • Margarita del Teide.

    Arbusto pequeño de hasta 50 cm, ramificado desde la base, lo que le confiere un aspecto más o menos globoso. Hojas alargadas, peludas y divididas, con peciolos largos y gruesos. Las inflorescencias están formadas por flores externas o lígulas, que atraen a los insectos, y por flores internas, que realizan la función reproductora. Es muy abundante y típica del Circo de las Cañadas, se instala al pie de las rocas basálticas o entre los pedregales de lava, de malpaís, formando matojos densamente cubiertos. Es un endemismo Tinerfeño.

  • Menta.

    Planta de la familia de las boragináceas, de entre 30 y 80 cm de altura, tallo piloso y hojas lanceoladas dentadas con envés piloso, flores con pétalos rosados o rojolila. Florece de julio a septiembre. Crece en lugares húmedos de los Azulejos y de las Cañadas del Teide.

  • Moralito.

    Arbusto pequeño de la familia de las rhamnaceae, hojas lanceoladas con bordes enteros, e inflorescencias axilares o terminales. El fruto de color negro-rojizo cuando madura. Se puede encontrar en las zonas subalpinas de las Cañadas y en los riscos de los Barrancos en lugares apartados e inaccesibles. Es un endemismo Tinerfeño.

  • Peralillo de cumbre.

    Árbol de la familia de las rosaceas, de hojas coriaceas, muy blancas y tomentosas por el envés y dentadas por su borde. Las flores de color blanco y los frutos de color rojo anaranjado con sabor un poco ácido. Es una especie europea y del norte de África, y se puede encontrar en zonas altas de las Cañadas y del Pico de Teide.

  • Perejil de cumbre.

    Planta perenne con tronco leñoso y hojas basales con gran cantidad de pelos que le dan una tonalidad blancuzca. Sus inflorescencias perma-necen secas largo tiempo en la planta. Fruto globular y aterciopelado. Pimpinella es el nombre antiguo del anís, especie con la que se encuentra emparentada. El término cumbrae hace referencia a su distribución. Es una especie propia de las zonas pedregosas de la región subalpina de las Cañadas, los Roques, la Fortaleza alrededor de los 2000 m. Es un endemismo Canario.

  • Pinillo.

    Planta de porte bajo, almohadillada y con ramas ascendentes. Las hojas son erectas, lineares, apretadas junto al tallo y bastante pelosas. Las flores, blancas, se agrupan en inflorescencias poco vistosas. La palabra "pinillo" hace alusión a las hojas y las infrutescencias en forma de cono, que se parecen a las acículas y piñas de los pinos. El término web alude a Philip Barker Webb, el botánico que mayor impacto a causado en las investigaciones de la flora de Canarias. Se encuentra fácilmente en algunos puntos de las Cañadas del Teide: Los Azulejos, Cañada Blanca. Es un endemismo Canario.

  • Pino canario.

    Árbol de hojas perennes aciculares, de corteza gruesa marrón - rojiza, con flores monoicas. El fruto es una piña que encierra los piñones. Tiene la peculiaridad el pino canario de resistir al fuego, aunque puede llegar a quemarse, de manera que en caso de incendio pierde su follaje y al año siguiente rebrota sin problema. Forma masas de importancia entre los 1200 y 2000 m, incluso puede rebasar los 2400 m como en la umbría del Teide. Es un endemismo Canario.

  • Poleo de monte.

    Arbusto de la familia de las labiaceas, hojas lanceoladas u ovadas, verde en el haz y cinearas o blancas en el envés, que tienen un fuerte olor a menta. Inflorescencia muy ramificada de corola blanca rosada. Localmente muy abundante entre los 1500 y 2100 m. Es un endemismo canario.

  • Retama del Teide.

    Arbusto vigoroso y muy ramificado, de hasta 2 m de altura. Hojas pequeñas, en grupos de tres, caducas y de color verde - grisáceo. Sus flores son blancas y se disponen en racimos densos, muy olorosos. Su fruto, una legumbre negra, contiene de 4 a 6 semillas. Planta melífera que se utilizó también para la obtención de carbón y como especie forrajera. Caracteriza al retamar, formación vegetal predominante en las Cañadas; su nombre supranubius alude a su distribución exclusiva en la alta montaña canaria. Es un endemismo Canario.

  • Retamilla.

    Perteneciente a la familia de las ephedraceae, se encuentra en las fisuras de las rocas y en las masas de malpaís.

  • Rosal del guanche.

    Arbusto de hasta 2 m de alto, generalmente ramificado desde la base, tortuoso e intrincado. Hojas dispuestas en rosetas en el extremo de las ramas. Flores en inflorescencias y frutos globosos. Especie en peligro de extinción, presente en una sola localidad del Parque Nacional, cuyas poblaciones han sido reforzadas en los últimos años. Es un endemismo de Tenerife y La Palma.

  • Rosal silvestre.

    Arbusto de la familia de las rosaceas de 1 a 3 m. de altura, tronco con espinas granchudas, las hojas glabras por ambos lados, flores rosadas y fruto ovado rojo. Florece en junio. Extendida por toda Europa la encontramos en Las Cañadas y también en el Filo.

  • Rosalillo de cumbre.

    Subarbusto de hasta 1 m de alto, con tallos vellosos y grisáceos. Las hojas son simples, enteras y pelosas. Las flores, individuales, tienen pétalos de color rosa pálido. El nombre específico lasiospermus significa semilla peluda, del griego "lasios" (velludo) y "sperma" (semilla). El sobrepastoreo limitó la abundancia de esta especie antes de la declaración del Parque. Hoy es la especie más abundante. Vive entre los 2000 y 2500 m, en los claros de la formación de retama y codeso. Es un endemismo Tinerfeño.

  • Salvia blanca.

    Mata leñosa de la familia de las labiadas de porte pulvilunar, blanco tomentosa, de la que salen espicastros de hasta 70 cm, hojas muy alargadas y la corola de color violeta-púrpurea. Vive en fisuras en alturas de 2000 a 2500 m.

  • Sayón.

    Planta suculenta de flores amarillas muy vistosas. Hojas en forma de espátula (de donde le viene el nombre), muy pequeñas, pegajosas y con cilios en el margen. Vive en riscos, fisuras y paredes. Pertenece a un género que incluye más de una treintena de especies endémicas de Canarias. Es muy común entre los 800 y los 2000 m.

  • Tajinaste picante.

    Sus hojas están dispuestas en una roseta basal (como en el tajinaste rojo), cubiertas por ambas caras de cerdas largas y amarillentas, mecanismo adaptativo destinado a evitar una evaporación excesiva. Planta de interés melífero cuyas flores están reunidas en una larga inflorescencia piramidal de color azul. Se localiza en la zona subalpina de las Cañadas, Montaña de Arenas Negras y zonas de alturas cercanas a los 2100 m. Es una especie rara.

  • Tajinaste rojo.

    Sus hojas lineares están dispuestas en una roseta basal y presentan gran cantidad de pelos largos que le dan una tonalidad plateada. Las flores, rojas, se disponen en una gran inflorescencia ahusada, de hasta 3 m de alto. Especie de interés melífero, es también muy usada en jardinería de montaña por el gran atractivo que exhiben sus inflorescencias. Podemos encontrarla en las Cañadas, La Fortaleza, y cercanías del Parador Nacional, es una planta frecuente localmente.

  • Tomillo.

    Planta de la familia de las labiadas. Esta planta se presenta como arbustillos pequeños y compactos, de hojas fasciculadas de color verde claro, con inflorescencias largas con flores de pétalos blancos a rosa pálido. Puede considerarse una variante de la M. varia, pero que al vivir en alturas de alrededor de los 2000 m se presenta con tallos débiles. Se puede encontrar en las Cañadas del Teide.

  • Tonática.

    Planta perenne, a veces leñosa por la base, hierba alta pubescente de hasta 1,5 m con hojas opuestas, inflorescencias ramificadas por la base, con flores de pétalos azul morados, aunque a veces es blanca (albiflora). Es relativamente abundante entre los peñascales y malpaís de todo el circo de las Cañadas y llega hasta las laderas del Pico a 2700 m. Es frecuente verla formando sociedad con el codeso y la retama e incluso con el chrysanthemum anethifolium. Es un endemismo Canario.

  • Turgayte.

    Arbusto pequeño, de hojas carnosas, lanceoladas y de bordes dentados. Flores de color amarillo - dorado, agrupadas en inflorescencias densas. Se desarrolla generalmente en riscos inaccesibles. El término Senecio deriva del latín "senex" (anciano), y alude a los pelos blancos y caducos presentes en las semillas. Se localiza en la zona subalpina de las Cañadas. Es un endemismo Canario.

Fauna

Fauna

 

  • Abubilla.

    Habita en terrenos abiertos de hasta media montaña, bosques de pinos e incluso en zonas desérticas. Mide 28 centímetros y tiene un vuelo len-to y ondulante. Generalmente come en el suelo despejado, desde sapos y ranas, hasta grandes insectos y gusanos. Hace el nido en agujeros de viejos árboles y cría desde abril a julio en nidos que progresivamente, con el crecimiento de los pollos, aumenta su olor nauseabundo debido a la acumulación de excrementos que los adultos no pueden evacuar, y al olor a carne podrida que tienen los pollos para repeler a los posibles intrusos que pudieran acercarse al nido.

  • Alcaudón real.

    Habita en carrascales, bordes de bosques y terrenos con árboles dispersos. Necesita superficies despejadas con algún posadero desde donde vigilar. Tiene 24 centímetros y su alimentación abarca desde pequeños pájaros hasta grandes insectos. El nido lo emplaza generalmente en arbustos y en ocasiones en árboles de gran porte. Cría de abril a junio.

  • Bisbita caminero.

    Como todas las aves de la familia de las Motacillidae, son de colores pardos y no hay diferencia entre sexos. Son aves terrestres que corren y andan con gran agilidad. Anidan en el suelo.

  • Búho chico.

    Habita preferentemente en bosques de coníferas, bosquetes aislados y en sotos fluviales. Es menos frecuente en bosques muy frondosos pues caza al acecho desde posaderos y otras veces volando bajo, en terrenos con vegetación escasa. Mide 35 centímetros y se alimenta de aves, insectos y pequeños mamíferos. Cría generalmente en nidos viejos de otras aves y la puesta tiene lugar de febrero a junio.

  • Canario.

    Como todos los fringílidos se alimenta de semillas y tiene el pico corto y fuerte. Anida en árboles, arbustos o en el suelo.

  • Cernícalo vulgar.

    Es una de las rapaces más comunes en España que podemos ver cernirse a poca altura sobre cualquier campo. Pesa alrededor de 250 gramos y aunque prefiere terrenos abiertos también se le encuentra en bosques aclarados y entornos urbanos próximos al hombre. Caza suspendiendose entre 10 y 30 m con la cola abierta en abanico durante un minuto o más inspeccionando el terreno y pasando a otro punto si en el anterior no ha tenido suerte. Nidifica en pequeñas oquedades de los escarpes. La ssp. es endémica de las canarias centrales y occidentales. Habita en toda la península, Baleares y Canarias.

  • Conejo.

    Es un animal muy conocido y común en España. Tiene un tamaño mediano, hace sus madrigueras en el suelo, donde saca adelante su abundante prole. Se alimenta de cortezas, fresas salvajes y brotes tiernos de vegetales. Su carne es muy apreciada y su piel se utiliza en peletería barata.

  • Cuervo.

    Habita y cría en acantilados y enclaves rocosos, que le garantizan seguridad para reproducirse. Es un ave muy atrevida que no duda en atacar a buitres y aguilas de mayor tamaño que él cuando pasan por su territorio, a veces sin razón aparente. Mide 64 centímetros y tiene un pico negro muy grande y poderoso. Es un ave omnívora que come de todo, incluso carroña. Cría de febrero a mayo en cornisas rocosas en un nido de barro y ramas.

  • Curruca cabecinegra.

    Debe el nombre al capirote negro del macho sobre el que se dibuja un anillo colorado que rodea el ojo, dentro de un colorido general gris oscuro, más desvaído por abajo. Nidificante de los pinares del suroeste del Parque. Es un ave típicamente insectívora que caza tanto entre los árboles de nuestros jardines y cultivos como entre los matorrales de los campos.

  • Curruca tomillera.

    Ave pequeña de unos 13 cm., conocida como chirrera. La hembra es menos vistosa que el macho. Vive en los matorrales siendo un nidificante escaso. Se alimenta de insectos, arañas, moluscos y semillas. Hace su puesta de abril a junio. Su nido lo hace entre las matas, a poca altura del suelo. Pone 4 o 5 huevos y su cuidado lo llevan a cabo ambos padres. Cuando los pollos se ven amenazados por algún intruso, el padre finge estar herido, se arrastra por el suelo y emite lastimeros piídos, esta aptitud despista al intruso, ya que le hace creer que atrapará sin dificultad al pájaro que se tambalea y se va en su busca. Es una especie protegida.

  • Gavilán.

    Habitante escaso de los bosques canarios, sobrevuela en ocasiones los bordes de los escarpes de la caldera, siguiendo algunas aves como palomas, pinzones azules y canarios. Caza al acecho volando a baja altura, casi siempre aves, aunque en ocasiones se alimenta de grandes insectos y pequeños mamíferos. Cría de abril a mayo en los bosques junto a prados con árboles y a una altura de 5 a 30 metros del suelo.

  • Herrerillo común.

    De las cuatro especies canarias ésta esta presente en Gran Canaria, Tenerife y La Gomera. Tiene un tamaño de 11 centímetros y como otros páridos puede ser un acróbata buscando comida en el envés de las hojas, alimentándose de los insectos y gusanos que las parasitan y aprove-chando también las yemas de las ramas más finas. En otoño puede comer algún fruto y en invierno semillas. Cría de abril a junio en nidos que hace en agujeros.

  • Lagarto tizón.

    Recibe este nombre por la coloración de su piel. Puede llegar a medir hasta 20 centímetros de largo. La época reproductiva es en primavera y a finales de verano los jóvenes lagartos ya son visibles. Son omnívoros, aunque los jóvenes comen principalmente insectos. Los machos son mayores que las hembras y poseen unos colores más vistosos, que aumentan de coloración en la época de celo. Son muy abundantes y son un endemismo canario. La ssp. galloti puede verse incluso en el pico del Teide.

  • Lavandera cascadeña.

    Se la conoce como alpispa y visita en primavera y verano las pocas fuentes que hay en el Parque para alimentarse de insectos. Es muy característico el balanceo de su cola.

  • Mirlo común.

    Habita en todas partes: en bosques con matorral de llanura y montañas, en tierras cultivadas y en parques y jardines urbanos. Visita frecuentemente zonas de alta montaña y las estepas de gramíneas. Mide 25 centímetros y se alimenta de bayas y frutas, insectos y larvas de todo tipo, caracoles y lombrices. Cría de marzo a julio en nidos que construye en matorrales y árboles.

  • Mosquitero común.

    Es endémica de canarias y nidifica abundantemente en el Parque.

  • Murciélago orejudo canario.

    Mamífero quiróptero que vive en el fondo de cuevas húmedas y tubos volcánicos, en donde descansa durante el día. Al tener su actividad por la noche su visión es casi nula, de modo que se orienta por medio de ultrasonidos emitidos por boca o nariz, que se reflejan en los objetos o presas y son recibidos por el oído, lo que posibilita que calcule las distancias. Este sistema se llama "ecolocación". Son animales insectívoros e hibernan en invierno. La reproducción tiene lugar en primavera. Es una especie endémica de Tenerife que está muy afectada por el uso de insecticidas y por la destrucción de su habitat, por lo que está especialmente amenazado al no encontrarse en ningún otro lugar del mundo.

  • Paloma bravía.

    Ave de unos 33 cm. Tiene un vistoso plumaje gris azulado, con verde y violeta en los lados del cuello. Su vuelo es muy rápido y normalmente bajo. Podemos encontrarla en acantilados marinos y en campiñas cercanas. Hace sus nidos en grietas, cuevas y a veces entre rocas.

  • Perdiz moruna.

    Ave de unos 33 cm. A distancia es fácil confundirla con la perdiz común, aunque de color más pálido. Ya de cerca se la distingue por el collar castaño que presenta y su peto gris azulado. Vive en laderas cubiertas de monte bajo y zonas con poca vegetación pero con agua y sitios de abrigo.

  • Perenquen de Delande.

    Saurio de la familia de los Gecónidos, que a pesar de su pequeño tamaño, su penetrante y fija mirada le proporciona un aspecto inquietante. Son animales que se alimentan de insectos en general dañinos para los cultivos. Mediante un rápido movimiento de su lengua, emite un sonido a veces fuerte. Tiene un modo peculiar y sorprendente de desplazarse, pues puede caminar por superficies completamente verticales y lisas, como una lámina de cristal, tanto para arriba como cabeza abajo, gracias a las expansiones de la piel situadas debajo de los dedos de sus patas.

  • Petirrojo.

    Nidifica fundamentalmente en bosques de las zonas húmedas del norte y en los valles umbrosos de los macizos de montaña. También le podemos ver en tierras de labor, jardines y bordes de río con matorral impenetrable. Mide 14 centímetros y llega a confiar en el hombre más que otras aves. Cabe destacar la territorialidad de los invernantes, de tal forma, que no toleran la presencia de otro individuo de su especie en la parcela elegida. Siempre come en el suelo insectos, lombrices y moluscos pero completa su dieta con frutos como el majuelo, moras, etc. Anida en agujeros o grietas de muros o rocas, árboles, etc.

  • Pinzón azul.

    Como todos los fringílidos se alimenta de semillas y tiene el pico corto y fuerte. Anida en árboles, arbustos o en el suelo. Hay dos subespecies, una en Gran Canaria y otra en Tenerife. Habita en los pinares canarios y sube a alimentarse de semillas de los retamares de cumbre.

  • Raton casero o doméstico.

    Es originario de Asia y más pequeño que el ratón de campo. Habita todo tipo de terrenos sin llegar a la alta montaña. Puede transmitir enfermedades aunque no tanto como las ratas. Son omnívoros y pueden llegar al canibalismo sobre todo cuando sus congéneres han sido atrapados con cepos. Alcanzan su madurez sexual a las pocas semanas y la gestación dura de 20 a 25 días. Pueden llegar a tener 10 camadas en el año de 3 a 10 ratoncitos cada una.

  • Ratonero común.

    Ave de unos 55 cm, son fáciles de reconocer en vuelo por la silueta que presentan. Son de pelaje muy variado. Se alimentan de pequeños vertebrados, de escarabajos y en raras ocasiones, de pequeños pájaros. Se le puede ver formando pequeños grupos. Vive en costas rocosas solitarias, monte bajo, llanuras, laderas y zonas boscosas y de cultivo. Anida en salientes rocosos, en árboles y sobre suelos pedregosos.

  • Tórtola Común.

    Es reconocible por su gracia y menor tamaño con respecto al resto de las palomas. La encontramos en campos abiertos de matorral, en setos silvestres y pequeños bosques. Anida en arbustos y matorrales.

 

Mapa

Mapa

Itinerarios

Itinerarios

El Parque Nacional dispone de una amplia Red de Senderos, entre los que se encuentran los 21 de la Red Principal, con diferentes longitudes y dificultades. Solicite información en los Centros de Visitantes. Se recomienda ver mapa del Parque Nacional en el enlace correspondiente. En la descripción de las Conexiones, los senderos que aparecen entre paréntesis no tienen una conexión directa con el sendero en cuestión pero sí presentan una relación de posible continuidad.

Senderos de la Red Principal:

1. Sendero de La Fortaleza

  • Comienzo: Centro de Visitantes del Portillo.
  • Final: Cuesta de La Fortaleza (límite del Parque Nacional).
  • Duración: 1 hora 45 minutos.
  • Longitud: 5,3 Km
  • Dificultad: Baja.
  • Desnivel máximo: 175 m de bajada.
  • Conexiones: Senderos 2, 4, 6 y Camino Real de Chasna.


Descripción: Sendero con pequeños desniveles y continuas vistas del Teide. Desde el comienzo hasta la Cañada de los Guancheros se atraviesan montículos formados por bancos de pumita (piedra pómez) donde dominan la retama y el codeso. En la Cañada de los Guancheros se unen a los anteriores el rosalillo de cumbre, la tonática y la hierba pajonera. El sendero discurre en su tramo final al pie de los Riscos de la Fortaleza con la vegetación propia de escarpes, apareciendo los pinos canarios al final del mismo.


2. Sendero de Arenas Negras

  • Comienzo: Centro de Visitantes del Portillo.
  • Final: Centro de Visitantes del Portillo.
  • Duración: 3 horas (circuito).
  • Longitud: 7,6 Km.
  • Dificultad: Baja (existe un tramo de fuerte pendiente).
  • Desnivel máximo: 250 m.
  • Conexiones: Senderos 1, 4 y Camino Real de Chasna.


Descripción: El sendero sube bordeando la Montaña del Cerrillar entre abundantes retamas arraigadas sobre un manto de pómez. En lo más alto, el sendero ofrece una espectacular panorámica del Parque Nacional, así como del Llano de Maja. La bajada discurre por la pared de la caldera junto a los volcanes de Arenas Negras, conos de picón que se encuentran poco colonizados por la vegetación.


3. Sendero de los Roques de García

  • Comienzo: Mirador de La Ruleta.
  • Final: Mirador de La Ruleta.
  • Duración: 2 horas (circuito).
  • Longitud: 3,5 Km
  • Dificultad: Media (existe un tramo de fuerte pendiente).
  • Desnivel máximo: 175 m.


Descripción: Atractivo sendero que permite observar diferentes formas volcánicas y una amplia variedad de especies animales y vegetales propias del matorral de alta montaña canario. Los Roques son un alineamiento de diques, pitones y apilamientos de diversos materiales volcánicos que la erosión ha dejado al descubierto; dividen en dos la gran caldera de Las Cañadas. La ruta rodea Los Roques (Roque Cinchado, El Torrotito, El Burro, Roques Blancos,...), en el primer tramo se aproxima al Teide, bajando posteriormente por el lado más espectacular hasta llegar a la planicie conocida como Llano de Ucanca. Luego, comienza a subir con bastante pendiente hasta su final, tras bordear previamente el espectacular pitón conocido como La Catedral.


4. Sendero de Siete Cañadas

  • Comienzo: Centro de Visitantes del Portillo.
  • Final: Centro de Visitantes de Cañada Blanca.
  • Duración: 4-5 horas.
  • Longitud: 16,6 Km.
  • Dificultad: Baja.
  • Desnivel máximo: 150 m de subida.
  • Conexiones: Senderos 1, 2, 5, (15), 16 y Camino Real de Chasna.


Descripción: Ruta recorrida tradicionalmente por los habitantes de la isla desde tiempos de los guanches (antiguos pobladores). Discurre a lo largo de la base de la pared de la Caldera de Las Cañadas, en su parte oriental. Destaca en su primer tramo la vegetación con la presencia del tajinaste picante. Bajo la pared de Las Cañadas se aprecia la diversidad geomorfológica y la presencia de vegetación de escarpes, sobresaliendo el tajinaste rojo. En el tramo final, se levanta el Capricho con formas de gran belleza. En todo el recorrido encontramos restos de refugios pastoriles y diferentes vistas del Teide. Este sendero (4), normalmente partiendo desde Cañada Blanca, y el de la Degollada de Guajara (5) se utilizan para ascender hasta esta cima.


5. Sendero de la Degollada de Guajara

  • Comienzo: Sendero de Siete Cañadas (nº 4).
  • Final: Degollada de Guajara.
  • Duración: 1 hora.
  • Longitud: 1,4 Km.
  • Dificultad: Alta.
  • Desnivel máximo: 190 m.
  • Conexiones: Senderos 4, 8, 15 y Camino Real de Chasna.

Descripción: Forma parte del antiguo camino que comunica las dos vertientes de la isla conocido como Camino de Chasna y asciende desde la Cañada del Montón de Trigo a la degollada, entre las montañas de Pasajirón y Guajara. La observación desde la degollada es espectacular, con amplias vistas del Parque Nacional del Teide y de la vertiente sur de la isla, destacando el Barranco del Río que nace en la misma.


6. Sendero de Montaña de los Tomillos

  • Comienzo: Sendero de La Fortaleza (nº 1) (a 20 minutos del inicio del sendero).
  • Final: Sendero de Montaña Blanca (nº 7).
  • Duración: 2 horas 30 minutos.
  • Longitud: 6 Km.
  • Dificultad: Media.
  • Desnivel máximo: 470 m de subida.
  • Conexiones: Senderos 1 y 7.


Descripción: Antiguo camino que utilizaban, en sus ascensiones al Teide, los primeros exploradores y los recolectores de azufre y de hielo. Es un sendero de ascenso continuo, fácilmente transitable que al llegar a Montaña Blanca presenta una pendiente más acentuada. Su primer tramo transcurre sobre depósitos de piedra pómez con vegetación compuesta por codeso y retama. En la zona intermedia se encuentra la Montaña de los Tomillos, cono volcánico que destaca en el paisaje por su tono oscuro. En el tramo final, próximo a la pista de Montaña Blanca, y nuevamente sobre depósitos de pómez, la vegetación escasea por la altitud y los fuertes vientos.


7. Sendero de Montaña Blanca al Pico del Teide

  • Comienzo: Km 40,2 de la carretera TF-21.
  • Final: Mirador de La Fortaleza (3.537 m).
  • Duración: 5 horas 30 minutos.
  • Longitud: 8,3 Km.
  • Dificultad: Alta.
  • Desnivel máximo: 1.350 m de subida.
  • Conexiones: Senderos 6, (9), (10), 11 y (12).

Descripción: Sin lugar a dudas, se trata del sendero más utilizado y llamativo del Parque Nacional. Su tramo inicial se realiza por la pista de Montaña Blanca, por terrenos de piedra pómez. Al llegar a la ladera del Teide, comienza el antiguo camino de acceso al Pico, que sube por Lomo Tieso hasta el Refugio de Altavista y que presenta un fuerte desnivel. El camino continúa subiendo con menos pendiente ahora sobre negras coladas de lava joven, aún sin colonizar por la vegetación. El sendero termina en La Rambleta, junto al Mirador de La Fortaleza. Indicado únicamente para personas con buenas condiciones físicas.


8. Sendero de El Filo

  • Comienzo: Km 38,5 de la carretera TF-24.
  • Final: Degollada de Guajara (senderos 5 y 15).
  • Duración: 7 horas.
  • Longitud: 14,2 Km.
  • Dificultad: Moderada.
  • Desnivel máximo: 275 m de bajada.
  • Conexiones: Senderos (4), 5, 15 y Camino Real de Chasna.


Descripción: La mayor parte del sendero discurre sobre una antigua pista forestal que va por la parte alta de los escarpes de la caldera y que atraviesa un excelente retamar, con vistas al interior de la caldera de Las Cañadas en varios puntos del recorrido. Las panorámicas de las laderas del sur de la isla muestran ejemplares de viejos pinos canarios. A lo largo del recorrido se observa una gran variedad geomorfológica y botánica. El sendero termina, después del descenso desde la Montaña de Pasajirón, al llegar a la Degollada de Guajara, desde donde es posible bajar al sendero de Siete Cañadas o subir a la cima de Guajara.


9. Sendero del Teide-Pico Viejo-carretera TF-38

  • Comienzo: La Rambleta (3.500 m, Mirador de Pico Viejo).
  • Final: Km 3,2 de la carretera TF-38 (Mirador de Las Narices del Teide).
  • Duración: 8 horas.
  • Longitud: 9,3 Km.
  • Dificultad: Extrema.
  • Desnivel máximo: 1.500 m de bajada.
  • Conexiones: Senderos (7), (10), (11) y 12.


Descripción: Duro camino que desciende sobre lavas negras, con la visión continua en su primer tramo del espectacular cráter de Pico Viejo, hasta llegar a la Degollada de Chahorra, donde se camina sobre pumitas. A continuación, se rodea Pico Viejo, por su lado sur y por debajo del borde de su cráter, descendiendo rápidamente hasta las Narices del Teide; tras bordearlas, el sendero continúa hacia el Lomo de Chío y de aquí a la carretera TF-38. Es un sendero de gran dificultad al discurrir en gran parte por coladas y terrenos de derrubios muy sueltos.


10. Sendero de acceso al Pico del Teide. Sendero Telesforo Bravo.

  • Comienzo: La Rambleta (3.550 m).
  • Final: Pico del Teide (3.718 m).
  • Duración: 40 minutos.
  • Longitud: 614 m.
  • Dificultad: Alta.
  • Desnivel máximo: 159 m de subida.
  • Conexiones: Senderos (7), (9), 11 y 12.

Descripción:Por seguridad para los visitantes y conservación de la zona, se han establecido medidas restrictivas, no permitiéndose el acceso desde La Rambleta (3.550 m) hasta el punto más elevado del Pico (3.718 m) salvo que se disponga de un permiso especial

Para acceder desde La Rambleta hasta el Pico del Teide por el sendero "Telesforo Bravo", único que conecta con la cumbre, es necesario disponer de un permiso que se puede tramitar exclusivamente por Internet a través de la Central de Reservas de los Parques Nacionales

Seleccionando para ello en la web el día y el tramo horario libre que más le convenga a sus deseos. Debiendo rellenar el formulario en el obligatoriamente deberá cumplimentar los campos marcados con un asterisco rojo (nombre y número de identificación personal del solicitante y de todos los acompañantes).



11. Sendero Mirador de La Fortaleza

  • Comienzo: La Rambleta (3.550 m).
  • Final: Mirador de La Fortaleza.
  • Duración: 25 minutos.
  • Longitud: 427 m.
  • Dificultad: Media.
  • Desnivel máximo: 24 m.
  • Conexiones: Senderos 7, (9), 10 y 12.


Descripción: Camino acondicionado que accede al Mirador de La Fortaleza, donde se domina la parte norte del Parque Nacional y de la isla. Desde el mirador se puede contemplar, cuando el tiempo lo permite, una impresionante vista, destacando en primer término los Riscos de La Fortaleza.


12. Sendero Mirador de Pico Viejo

  • Comienzo: La Rambleta (3.550 m).
  • Final: Mirador de Pico Viejo.
  • Duración: 30 minutos.
  • Longitud: 730 m.
  • Dificultad: Media.
  • Desnivel máximo: 54 m.
  • Conexiones: Senderos (7), 9, 10 y 11.


Descripción: Camino acondicionado que conduce hasta el mirador desde el que se disfruta de una impresionante vista del cráter de Pico Viejo y del sector occidental de Tenerife. En días claros es posible observar las islas de La Gomera, La Palma y El Hierro.

13. Sendero de Samara

  • Comienzo: Km 7,5 de la carretera TF-38.
  • Final: Km 7,5 de la carretera TF-38.
  • Duración: 2 horas 45 minutos.
  • Longitud: 5,1 Km
  • Dificultad: Media (existe un tramo de fuerte pendiente).
  • Desnivel máximo: 252 m.

Descripción: Al principio del sendero se puede subir a la cumbre del volcán de Samara, desde el que se contemplan amplias y espectaculares panorámicas de varios conos volcánicos, además del Teide y Pico Viejo. También se puede contemplar el bello pinar canario, eficaz colonizador de terrenos volcánicos recientes. Todo el recorrido se realiza sobre piroclastos (lapillis y escorias) de tonalidades oscuras y los pequeños desniveles son fáciles de superar.

14. Sendero del Alto de Guamaso

  • Comienzo: Km 42,3 de la carretera TF-24.
  • Final: Cruce de carreteras del Portillo.
  • Duración: 1 hora 30 minutos.
  • Longitud: 2,9 Km
  • Dificultad: Baja.
  • Desnivel máximo: 64 m.

Descripción: Un cómodo sendero que rodea un bello cono volcánico y se introduce en su cráter; además, muestra una magnífica vista del Valle de La Orotava y del mar de nubes que lo puede cubrir. También es un buen lugar para observar la transición del bosque de pino canario al matorral de la alta montaña. Destacan entre los materiales volcánicos que formaron el cono, las grandes bombas volcánicas acumuladas en sus laderas.

15. Sendero del Alto de Guajara

  • Comienzo: Degollada de Guajara (sendero 5).
  • Final: Alto de Guajara.
  • Duración: 1 hora y 30 minutos.
  • Longitud: 2 Km
  • Dificultad: Alta.
  • Desnivel máximo: 325 m.
  • Conexiones: Senderos (4), 5 y 8.

Descripción: Sendero de alta montaña que asciende desde la Degollada de Guajara hasta la cumbre conocida como el Alto de Guajara, desde la que se contempla la mejor panorámica de los volcanes Teide, Pico Viejo y Montaña Blanca, además de una amplia visión de la Caldera de Las Cañadas. Espectacular atalaya para distinguir las diferentes coladas lávicas y las llanuras conocidas como cañadas. La vertiente sur de la isla es visible durante toda la ascensión. También en días claros se pueden contemplar las restantes islas del Archipiélago Canario.

16. Sendero del Sanatorio

  • Comienzo: Km 43,3 de la carretera TF-21.Final: Sendero de Siete Cañadas (nº 4).
  • Duración: 1 hora 45 minutos.
  • Longitud: 4,6 Km
  • Dificultad: Baja
  • Desnivel máximo: 100 m.
  • Conexiones: Senderos 4 y 19.

Descripción: Cómodo sendero que discurre por una antigua pista, junto a la que en primavera se colocan colmenas para la obtención de la apreciada miel de retama. El inicio del sendero se realiza en las faldas del Teide y, al irse alejando del mismo, éste se va haciendo cada vez más visible en toda su espectacularidad. También destacan las lavas del domo de Montaña Blanca con sus diferentes formas. El sendero termina en el camino de Siete Cañadas, al pie de los escarpes de Guajara.

17. Sendero de Igueque

  • Comienzo: Km 33,3 de la carretera TF-24.
  • Final: La Crucita (Km 30 de la carretera TF-24).
  • Duración: 1 hora 20 minutos.
  • Longitud: 2,4 Km
  • Dificultad: Media.
  • Desnivel máximo: 262 m.

Descripción: Camino que discurre por la zona alta de la Dorsal de La Esperanza, pudiendo observar los dos grandes Valles de La Orotava y de Güímar, en ocasiones cubiertos por el mar de nubes. A lo largo de este sendero se pueden ver grandes bombas volcánicas y algunos de los endemismos botánicos de la zona, compartiendo el territorio con los otros matorrales característicos del Parque Nacional. También se observan pinos canarios, sobre todo al final del sendero, en La Crucita, por donde pasa el más utilizado de los caminos de comunicación entre los dos valles (y de peregrinación a la Virgen de Candelaria).

18. Sendero de Chavao

  • Comienzo: Cruce de Boca Tauce (cruce de carreteras TF-21 y TF-38).
  • Final: Km 3 de la carretera TF-38.
  • Duración: 1 hora 30 minutos.
  • Longitud: 3,6 Km
  • Dificultad: Baja.
  • Desnivel máximo: 38 m.

Descripción: Cómodo y prácticamente llano sendero que transcurre por la parte más occidental de Las Cañadas, en el que las erosionadas formas de los escarpes de la pared, las negras lavas de la erupción de 1798 (Narices del Teide) y las bellas lavas cordadas, dan al itinerario una variedad de sensaciones a las que hay que añadir la silueta de los gigantes Teide y Pico Viejo.


19. Sendero de Majúa

  • Comienzo: Km 43,3 de la carretera TF-21.
  • Final: Parador de Las Cañadas.
  • Duración: 1 hora 30 minutos.
  • Longitud: 3,8 Km
  • Dificultad: Baja.
  • Desnivel máximo: 150 m.
  • Conexiones: Sendero 16.

Descripción: Camino que desciende cómodamente desde las faldas del Teide hasta el Parador, situado en medio del paraje conocido como Cañada Blanca. Al principio, el sendero bordea el cono de pumitas de Montaña Majúa, para después ir bordeando las lavas del mismo y atravesando los retamares de Cañada Blanca.

20. Sendero del Volcán de Fasnia

  • Comienzo: Corral del Niño (Km 38 de la carretera TF-21).
  • Final: Cruce de Izaña (Km 37,5 de la carretera TF-21 .
  • Duración: 2 horas 30 minutos.
  • Longitud: 7,2 Km
  • Dificultad: Baja.
  • Desnivel máximo: 145 m.

Descripción: Este recorrido permite acercarse a antiguos conos volcánicos que presentan bellas y variadas coloraciones y posteriormente bordear los conos volcánicos de la erupción de enero de 1705 conocida como Volcán de Fasnia, en la que destaca su intenso color negro. Los densos retamares de la zona son utilizados por los colmeneros que aprovechan la intensa floración para obtener la apreciada miel de retama, contribuyendo a la polinización de las especies botánicas allí presentes.

 

21. Sendero de Corral del Niño al Mal Abrigo

  • Comienzo: Corral del Niño (Km 38 de la carretera TF-21).
  • Final: Mal Abrigo (Km 34,8 de la carretera TF-21).
  • Duración: 1 hora 20 minutos.
  • Longitud: 5,2 Km
  • Dificultad: Baja.
  • Desnivel máximo: 186 m.

Descripción: La mayor parte del sendero discurre por una pista forestal desde la que se observa fácilmente el grupo de conos volcánicos presentes en la zona y a lo lejos la silueta del Teide. También se puede contemplar la isla de La Palma. La parte final se sube zigzagueando y atravesando un denso retamar, para llegar a la carretera TF-24, frente al roque conocido como del Mal Abrigo.