Amuparna se reune con Matilde Asían, Secretaria de Estado de Turismo, en un encuentro destinado a...
Amuparna participó en el Congreso Nacional de Parques Nacionales y Turismo Sostenible, celebrado...
El Consejero de Fomento y Medio Ambiente de Castilla y León, Juan Carlos Suárez- Quiñones, ha...
El alcalde de Manzanares El Real, Óscar Cerezal, dio la bienvenida al Castillo de los Mendozas a...
Los municipios de Amuparna se dan cita esta semana en el Parque Nacional Sierra de Guadarrama, para...
Mediante este convenio que firmaron la Presidenta de AMUPARNA, Dña. Rocío Espinosa  y el...
Las subvenciones a los municipios de las áreas de influencia de los Parques Nacionales y el...
Rocío Espinosa, presidenta de AMUPARNA, fue invitada por S.M. el Rey Felipe VI para participar...
Próximos Eventos
<< Mayo 2018 >> 
 Lu  Ma  Mi  Ju  Vi  Sa  Do 
   1  2  3  4  5  6
  7  8  910111213
14151617181920
21222324252627
28293031   
Como asociarse

 

Inicio Parques y Municipios Parques Nacionales Ordesa y Monte Perdido

Ordesa y Monte Perdido

Introducción

Introducción

Domina su orografía el macizo de Monte Perdido (3.355 m), con las cimas de las Tres Sorores, desde donde derivan los valles de Ordesa, Pineta, Añisclo y Escuaín. Un paisaje de grandes contrastes: la extrema aridez de las zonas altas, donde el agua de lluvia y deshielo se filtra por grietas y sumideros, contrasta con los verdes valles cubiertos por bosques y prados, donde el agua forma cascadas y atraviesa cañones y barrancos.

Desde el 1 de julio de 2006, la gestión del Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido corresponde en exclusiva a la Comunidad Autónoma de Aragón.

REAL DECRETO 778/2006, de 23 de junio, de ampliación de las funciones y servicios de la Administración del Estado traspasados a la Comunidad Autónoma de Aragón, en materia de conservación de la naturaleza (Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido).

  • Fecha de declaración: 16 de agosto de 1918.
  • Reclasificación: Ley 52/1982 de 13 de julio.
  • Instrumentos: Real Decreto 409/95 de aprobación del PRUG.
  • Superficie: 15.608 hectáreas.
  • Provincia: Huesca.
  • Comunidad Autónoma: Aragón.
  • Coordenadas: longitud: 3º 35’ - 3º 50’.
  • Teléfono: 974-243361.
  • Valores Culturales:

    Las casas muestran una arquitectura típica del Alto Aragón, con tejados de losas de arenisca, paredes de piedra, chimeneas troncocónicas coronadas por la piedra del "espantabrujas" y cocinas-hogares con cadieras (bancos de madera alrededor de un fuego central).

  • Valores Naturales:

    La extrema aridez de las zonas altas, donde el agua de lluvia y deshielo se filtra por grietas y sumideros, contrasta con los verdes valles cubiertos por bosques y prados, donde el agua forma cascadas y atraviesa cañones y barrancos.

  • Otros Datos:

    Redes supranacionales: Reserva de la Biosfera (1977). Diploma del Consejo de Europa a la Conservación (1988, 1993, 1998). Patrimonio Mundial de la UNESCO (1997). ZEPA (1988).

  • Otros Datos:

    Redes supranacionales: Reserva de la Biosfera (1977). Diploma del Consejo de Europa a la Conservación (1988, 1993, 1998). Patrimonio Mundial de la UNESCO (1997). ZEPA (1988).

    Carta de cooperación entre el Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido y el Parc National des Pyrénées en Francia.

    Documentación:
    Declaración: 16 de agosto de 1918.
    Reclasificación y ampliación: Ley 52/1982 de 13 de julio.
    Instrumentos jurídicos: Real Decreto 409/95 de aprobación del PRUG.

    Legislación de la Comunidad de Aragón:

Localización

Localización

Enclave geográfico longitud 3º 35’ - 3º 50’, situado en el NE del país, en los Pirineos Centrales, que accidentan el N de la provincia de Huesca (Comunidad Autónoma de Aragón).

Límites:

Cuenta con una extensión de 15,6 Km2 (15.608 ha) y su territorio colindante con el Parque Nacional de los Pirineos (Francia), se extiende entre los municipios de Torla, Broto, Fanlo, Tella-Sin, Puértolas y Bielsa. Se articula en torno a los valles glaciares de Ordesa, Pineta, Añisclo y Escuain, pertenecientes a un macizo calcáreo elevado por la tectónica alpina.

Existe también una zona de protección circundante de 19,67 Km2 (19.678 ha), cuyo territorio se reparte entre los municipios citados y el de Broto.

Cómo llegar:

La mejor ruta es seguir los siguientes puntos:

Desde Huesca se va a Sabiñanigo, desde Sabiñanigo a Biescas y desde allí por la C-138 a Torla. Desde este pueblo nace una pista que penetra en el valle hasta un aparcamiento, donde se deja el coche. El acceso está limitado.

También se puede llegar por la carretera que va de Aínsa a Francia.

A unos 10 kilómetros de Aínsa se llega a Escalona, desde donde parte un ramal al cañón de Añisclo, un poco más arriba, desde Puértolas, otro que se dirige a las gargantas de Escuaín.

A unos 33 kilómetros de Aínsa, en Bielsa, se encuentra la entrada para el valle de Pineta.

Desde otras ciudades importantes:
  • Desde Barcelona: 323 Kms.- Itinerario: Lleida (En autovía -autopista). Barbastro, Aínsa, Valle Broto-Sector Ordesa.
  • Desde Bilbao: 348 Kms.- Itinerario: Vitoria/Gasteiz - Pamplona/Iruña (En autovía). Jaca, Sabiñánigo, Biescas, Valle Broto-Sec.Ordesa.
  • Desde Madrid: 498 Kms.- Itinerario: Madrid - Zaragoza - Huesca (En autovía). Sabiñánigo, Biescas, Valle Broto-Sector Ordesa.
  • Desde Pamplona-Iruña: 135 Kms.- Itinerario: Pamplona - Jaca- Sabiñánigo - Biescas - Valle Broto-Sector Ordesa.
  • Desde Valencia: 537 Kms. Itinerario: Zaragoza-Huesca (En autovía), Sabiñánigo, Biescas, Valle Broto-Sector Ordesa.
  • Desde Zaragoza: 270 Kms. Itinerario: Huesca (En autovía), Sabiñánigo, Biescas, Valle Broto-Sector Ordesa.

Historia

Historia

Acosado por numerosos enemigos, el valeroso caballero alzó su pesada espada Durandarte y, con ímpetu sobrehumano, hendió la pared que obstruía su paso. Así fue como se formó la Brecha de Rolando.

Uno de los factores más determinantes de la historia de los altos valles del Sobrarbe ha sido su aislamiento pertinaz hasta épocas recientes. Una geografía accidentada ha servido para conservar estos parajes, la arquitectura popular y muchas tradiciones de gran raigambre.

La adecuación a un medio con un clima extremo y grandes desniveles han sido una constante en la evolución histórica del hombre montañés.

Algunos vestigios prehistóricos encontrados alrededor del macizo testifican la presencia humana desde el Paleolítico superior (40.000 – 10.000 a.de C.).

Durante la Reconquista, los gascones prestaron su ayuda a los cristianos de la vertiente sur. Este flujo humano y cultural, más allá de las fronteras físicas y administrativas, es la constante histórica más relevante de la comarca del Sobrarbe.

En estos lugares de vida y expresión, de esfuerzos, de luchas y de paz…, el hombre ha ido dejando su huella, trazando senderos y caminos, construyendo puentes, cabañas, mallatas, aprovechando los bosques y pastos.

Las gentes de los Pirineos sólo se sometían a sus propias normas, aquellas que permitían a cada uno recibir su parte de heno, de helechos y de leña, de hayucos y de bellotas, evitando enfrentamientos por los pastos o el agua. Las guerras en España o Francia eran asuntos secundarios, lo importante eran las luchas y concordias de un valle con otro, las rivalidades y acuerdos entre sus pobladores.

Para sobrevivir era necesario que se entendiesen los pastores de Torla y de Gavarnie, las gentes de Barèges y de Broto, era preciso bajar las ovejas hacia el piedemonte en invierno, y hacer que subiesen los rebaños a los puertos en verano. Estos pactos, que permitían pastar en paz, constituyeron durante siglos el entramado de la vida en estas montañas.

Hacia finales del siglo XVIII, los importantes testimonios de los movimientos tectónicos suscitarían el interés de exploradores y científicos: el naturalista Reboul diserta en 1788 ante la Academia de Ciencias de Toulouse sobre la particular posición de las calizas de Gavarnie, mientras que los trabajos y publicaciones de Ramond de Carbonnières comienzan a atraer hacia el Monte Perdido a los viajeros de la época romántica, ávidos de naturaleza salvaje, convirtiéndose en los primeros "fundadores" del "pirineísmo".

Diferentes circunstancias, entre las que se debe citar la labor divulgadora y conservacionista de Lucien Briet y Pedro Pidal, propiciaron el nacimiento de uno de los primeros parques nacionales del mundo, el del Valle de Ordesa, siendo declarado por Decreto el 16 de agosto de 1918.

En el año 1966 y con objeto de asegurar la riqueza cinegética de buena parte de la cordillera se declaran, alrededor del Parque Nacional de Ordesa, las Reservas Nacionales de Caza de Viñamala y de Los Circos.

En 1977 el Parque Nacional se incluye en el marco del Programa MaB (Hombre y Biosfera) de la UNESCO en la Reserva de "Ordesa-Viñamala", en coincidencia con la Reserva de Caza de Viñamala y el Parque Nacional del Valle de Ordesa (este último como núcleo de la Reserva).

A finales de los 70, a raíz del proyecto de inundación del Cañón de Añisclo para su aprovechamiento hidroeléctrico, instituciones y colectivos de ciudadanos se movilizaron para salvar este enclave. Las obras se paralizaron y en 1982 el Parque Nacional se amplía y reclasifica bajo el nombre de Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido (Ley de 13 de julio).

Geomorfología y Clima

Geomorfología y Climatología

El Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido supone una unidad geográfica de primer orden, cuya orografía está dominada por el Monte Perdido, pico situado en el Pirineo aragonés en la cabecera de los ríos Cinca y Ara, y es la montaña más elevada con sus 3.353 m de altura.

Otras dos cumbres destacadas del parque son el Cilindro de Marboré (3.328 m) y el Sum de Ramond (3.254 m), que integran junto al Monte Perdido el macizo o sierra de Las Tres Sorores (llamado así por la presencia de los tres picos).

En la formación de la cordillera pirenaica hubo dos períodos geológicos que influyeron especialmente en su formación. En primer lugar la formación calcárea que la caracteriza es de origen sedimentario depositada en un ambiente marino durante el Mesozoico era que se caracterizó por una intensa actividad tectónica, se traducían en la excisión de Pangea 2. A lo largo de esta era, los fragmentos de Pangea 2 colisionan unos con otros. Todos estos procesos conocidos por el nombre de ciclo alpino (derivado de su cadena mejor estudiada) originaron la mayor parte de los océanos y cordilleras que actualmente conocemos.

El período Cuaternario modeló esta unidad configurando y conformando la acción de los agentes erosivos y la evolución biológica hasta constituir el relieve actual. Este período se caracterizó por dos hechos muy importantes: por una parte la aparición del hombre y por otra las fluctuaciones climáticas con cuatro etapas glaciares separadas por períodos interglaciares, en el último de los cuales nos encontramos actualmente.

Los glaciares son poderosos agentes de erosión, por lo que, al desplazarse avanzando hacia latitudes más bajas, arrastraron materiales denominados morrenos. El estudio de estos depósitos sirve para establecer cronologías de la evolución del Cuaternario. Los glaciares fueron fenómenos de una importancia trascendental, pues influyeron de forma determinante en la configuración biológica y geológica del planeta.

Las cuatro glaciaciones sucesivas denominadas Günz, Mindel, Riss y Würm del Cuaternario y una anterior denominada Donau arrastraron depósitos a la zona pirenaica.

Con el tiempo, las erosiones glacial y fluvial fueron esculpiendo las calizas y areniscas, profundizando valles y creando circos hasta su aspecto actual y formando ibones (lagos glaciares típicos del Pirineo aragonés), depósitos morrénicos y otras formas de erosión glaciar. Las lenguas glaciares modelaron los circos glaciares y perfiles en "U" de los valles de Ordesa y Pineta; la cabecera de Añisclo o el circo de Gurrundué en Escuaín.Resto de aquellos glaciares Cuaternarios que se medían por decenas de kilómetros son los actuales de Marboré, Monte Perdido y Ramond; todos en clara regresión.

En particular, los procesos de modelado cárstico han dado lugar a dos tipos de estructuras:

 

1. Valles fluviales: Las rocas calizas se caracterizan por ser solubles en agua, de fácil disgregación y alta permeabilidad, estas particularidades han conformado gargantas y cañones de paredes estrechas en forma de V en Añisclo y Escuaín.

2. Grutas, cavernas y simas: La disolución lenta de estas rocas calizas, compuestas de carbonato cálcico y magnesio ha propiciado la formación de conductos que llegan a constituir grutas, cavernas y simas, un ejemplo impresionante es la B-15 en Escuaín, que tiene una profundidad de 1.150 m y un complejo sistema de ríos subterráneos.

Climatología.

El clima es típicamente pirenaico, si bien existen grandes diferencias de altitud desde los 750 m en la entrada del cañón de Añisclo, hasta los 3.355 m de la cima del Monte Perdido. La orientación particular de cada valle hace que exista una enorme variedad climática, en la que cabe destacar las grandes variaciones de humedad y temperatura entre el día y la noche y un régimen variable de los vientos de valle y montaña, con frecuentes inversiones térmicas.

La pluviosidad anual en forma de lluvia o nieve es muy abundante, pues oscila entre 900 mm y 2.000 mm. A partir del mes de mayo, la fusión de las nieves de las crestas y cumbres del macizo, unida a las lluvias primaverales, hace renacer los ríos y torrentes helados durante el invierno. El hielo tiene su máximo exponente en el glaciar de la cara norte del Monte Perdido y en la Gruta Helada de Casteret.

Conservación

Conservación

Plan de recuperación del quebrantahuesos (Gypaetus barbatus)

Dentro del Plan de recuperación del quebrantahuesos de la Comunidad Autónoma de Aragón, el Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido viene participando desde el año 1989, con la instalación y mantenimiento de puntos de alimentación suplementaria en el sector de Escuaín. Este comedero permite la supervivencia de los ejemplares pre-adultos, sobre todo en épocas en las que el alimento escasea y las condiciones climáticas son desfavorables. De esta manera se reduce el erratismo de los individuos más jóvenes, limitando así los posibles accidentes que afectan normalmente a los ejemplares más inexpertos y disparan los índices de mortalidad (caza, venenos, tendidos eléctricos,...). La excelente localización de estos comederos, así como la numerosa población que ocupa esta zona, ha permitido que se liberaran con éxito dos jóvenes de esta especie, mediante una técnica conocida como hacking, con el fin de reincorporarlos a la población pirenaica.

El Parque participa también en los censos simultáneos que se realizan anualmente. Esto permite estimar el tamaño de la población de jóvenes inmaduros en un determinado momento.

Se realiza también una vigilancia y seguimiento exhaustivos de las áreas de nidificación del territorio interior y más inmediato del Parque. Así por ejempo, durante el 2000, se destinó personal de vigilancia del Parque durante 28 jornadas decisivas para la cría a 6 parejas, obteniendo todas ellas éxito reproductivo, llegando el pollo a volar.

Seguimiento del rebeco (Rupicapra pyrenaica)
El rebeco, conocido como sarrio en el Pirneo Central, es el protagonista por excelencia en estas montañas. La escasez de predadores y su adaptación a las duras condiciones climáticas han asegurado su supervivencia. En la Faja de Pelay los sarrios realizan una migración estacional dentro de la misma ladera, con desplazamientos longitudinales de hasta 7,5 km, y altitudinales de 600 m.

Todos los años desde 1986, entre finales de junio y principios de julio, el personal del Parque realiza el censo anual en los sectores de Ordesa, Añisclo, Escuaín y Pineta. Desde 1998 estos censos se hacen en colaboración con el Gobierno de Aragón, formando parte de un plan de seguimiento de la especie en toda su área de distribución en la Comunidad Autónoma, mediante una serie de recorridos seleccionados de forma anual, y un censo global cada cuatro años que incluye recoridos supraforestales de censo total y forestales de censo en banda.

La población dentro del PNOMP muestra en conjunto una tasa de incremento anual del 8% desde 1986, aunque en la parte central del Parque se halla estabilizada.

Usos compatibles

Usos compatibles

Alrededor del Parque Nacional existe todo un paisaje humanizado. Las casas muestran una arquitectura típica del Alto Aragón, con tejados de losas de arenisca, paredes de piedra, chimeneas troncocónicas coronadas por la piedra del "espantabrujas" y cocinas-hogares con cadieras (bancos de madera alrededor de un fuego central).

En torno al parque se han delimitado dos zonas: una Periférica de Protección de mayor superficie que el propio Parque, destinada a evitar impactos al mismo, y otra de Influencia donde se fomentan actividades compatibles con el Parque.

El Hombre y la montaña: la ganadería

El Plan Rector de Uso y Gestión del Parque Nacional establece la protección especial de las actividades ganaderas tradicionales compatibles con la conservación del medio, que han contribuido a modelar el paisaje del parque y a configurar algunos de sus ecosistemas más característicos.

La ganadería ha venido siendo desde tiempos remotos la ocupación principal del hombre pirenaico. Las actividades pastoriles se fundamentan en el aprovechamiento de las estivas o puertos durante el verano por rebaños, en algunos casos importantes, de ovejas y vacas. Este uso ancestral de la montaña, cuyo mantenimiento es necesario, se basa en métodos y costumbres algunas veces transfronterizos: buen ejemplo de esto son los acuerdos que cada verano se renuevan en el puerto de la Bernatuara en el momento en que las vacas del valle de Broto alcanzan "sus" estivas de Osona ( Gavarnie ) para aprovecharlas durante la época de buen tiempo.

El desarrollo turístico: una alternativa a la economía tradicional

En las últimas décadas, el turismo en este espacio ha ido cobrando cada vez mayor importancia y supone una importante fuente de ingresos en la economía local.

El Plan Rector de Uso y Gestión establece, por su parte, un diversificado sistema de uso público que adecue el número de visitas a la capacidad de acogida, configurando un sistema de uso público de libre acceso, capaz de armonizar oferta y demanda en el disfrute del Parque.

El acceso al Parque, la concentración de visitas

La afluencia turística, con algo más de 600.000 visitantes anuales, se concentra esencialmente en Torla, puerta del valle de Ordesa. Uno de los mayores problemas que presenta la gestión de este Parque Nacional es la concentración de visitas en los meses estivales, especialmente evidente en el valle de Ordesa, con cerca de 63.000 personas en julio, 87.000 en agosto y 31.000 en septiembre.

La concentración de personas y, sobre todo, la de vehículos (con más de 480 turismos y 10 autocares diarios) ocasionaba, años atrás, multitud de problemas en el estado de conservación del parque y en la propia seguridad de los visitantes.

Por ello, el Ministerio de Medio Ambiente puso en marcha durante 1998 el Plan de Accesos de Visitantes al Valle de Ordesa con tres objetivos:

  • Mejorar la calidad de la visita del valle de Ordesa .
  • Disminuir los impactos producidos por los vehículos en el valle de Ordesa.
  • Permitir el acceso a cualquier hora del día dentro del horario autorizado.

Acceso al Parque en transporte colectivo

Dentro de este plan se ha construido un aparcamiento en Torla, con capacidad para 386 turismos y 17 autocares, habilitando además, autobuses que facilitan el acceso de los visitantes al valle de Ordesa.

La creciente sensibilidad hacia temas relacionados con la conservación de la naturaleza, ha frenado desde hace algunos años los proyectos de nuevas vías de tránsito que durante cierto tiempo se consideraron necesarias para el mantenimiento de las poblaciones de montaña. Así, los dos tramos de carreteras que penetran en el Parque Nacional están sujetas a una regulación estricta durante la época de circulación intensa. El Plan de Gestión prevé incluso su cierre en estas épocas y el uso alternativo de medios de transporte colectivo para acceder al interior del Parque.

Ecosistemas

Ecosistemas

Las variaciones climáticas que influyen en la distribución vegetal y animal de los terrenos del Parque están determinadas por la variedad geomorfológica que constituye el Parque como los valles profundos, las diferencias altitudinales, la desigualdad de exposición de sus laderas, la orientación, la complejidad orográfica del conjunto, unida a la múltiple y variada cobertura del suelo.

Todo ello produce un mosaico de biocenosis, donde destaca el contraste entre la superficie vegetal de los cañones (Ecosistemas infraforestales) y la desarbolada plataforma superior (Ecosistemas supraforestales).

En el territorio del Parque existe una amplia representación de ecosistemas que se distribuyen atendiendo a su extensión, diferencias de altitud y desniveles.

ECOSISTEMAS SUPRAFORESTALES.

Por encima de los 2.000 m, los factores climáticos se extreman, las oscilaciones térmicas son muy grandes produciéndose grandes contrastes, es un clima fresco, con un período de nieve bastante largo entre 3 y 5 meses, y una pluviosidad bastante fuerte compensada en cierta medida por la insolación. Por encima de los 2.000 m e inmediatamente antes de las cumbres desaparece la cubierta arbórea, que deja paso a los prados o pastizales subalpinos y alpinos que cubren un extensión de aproximadamente el 38% del Parque Nacional. En las cumbres sólo subsisten plantas rupícolas que se crían sobre peñascos o rocas de gran resistencia al frío, como musgos y líquenes. Las turberas y trampales forman otro de los ecosistemas importantes de las zonas altas, allí donde se acumula el agua. Distinguimos tres zonas a estas alturas: pastizales, ventisqueras y comunidades rupícolas.

Pastizales.

En la zona de pastizales cuando cae la nieve, las plantas quedan protegidas por ella, en un efecto iglú que las mantiene al abrigo de las heladas más duras. Las plantas más características de estos pastizales son las festucas (Festuca spp.) que destacan de lejos por su aspecto de estepas amarillentas. Es una planta que forma poblaciones muy grandes en las laderas de suelos poco diferenciados. En zonas de pendiente se opone a la erosión anclando las raíces, junto a ella encontramos brecinas (Erica spp.) y tréboles alpinos (Trifolium spp.) que necesitan suelos más profundos y menos pendientes que festuca.

Otras plantas se han adaptado a las condiciones drásticas de este hábitat de distintas formas. Así por ejemplo silene, sin tallo (Silene acaulis), lucha contra las heladas formando cojincillos y la dríada de ocho petálos (Dryas octopetala) y el oxitropo de los pirineos (Oxytropis pyrenaica) presentan los tallos tendidos.

A este nivel pueden encontrarse la lagartija de turbera (Lacerta vivipara), la culebra lisa europea (Coronela austriaca) y la salamandra (Salamandra salamandra). Entre los mamíferos que se han adaptado a vivir a estas alturas, predominan aquellos que construyen refugios subterráneos como las tímidas marmotas (Marmota marmota) que emiten un silbido agudo en caso de peligro. Estos son los dominios del lagópodo alpino (Lagopus mutus), cuyo plumaje se torna blanco con las primeras nieves. Esta ave nórdica, extendida por el sur en época de grandes glaciaciones, es un morador típico de las zonas más frías, la alta montaña. También encuentran cobijo en estas alturas los topillos (Microtus arvalis, M. nivalis) y los animales a quienes sirven de presa como armiños (Mustela erminea) y comadrejas (Mustela nivalis).

Ventisqueros

Un ventisquero es un placa de nieve amontonada y helada de decenas de metros de superficie y de 0,5 a algunos metros de espesor. Esta formación se da por encima de los 2.300 m de altitud. Está formado por amontonamientos de nieve provocados por un paso estrecho, una cubeta o una barrera de rocas. Esta nieve es aplastada por su propio peso y se amontona en capas sucesivas conservándose en un lugar poco expuesto a los rayos del sol. La superficie del ventisquero está en función del mes de año y de la media térmica. La cobertura de nieve se prolonga en ocasiones hasta 10 meses. Desde el momento en que la nieve blanda de los alrededores empieza a fundirse comienza un proceso muy lento de deshielo, que va destapando la tierra muy húmeda constituyendo un buen hábitat para especies de insectos.

La flora de estas zonas se caracteriza por la brevedad de sus períodos vegetativos. La cobertura de la nieve abriga una vida vegetativa escondida ya que muchas plantas aguantan bajo la nieve a que suban las temperaturas durante el verano, construyendo sus nuevos órganos bajo la nieve y brotando cuando ésta desaparece como es el caso de la agujerea (Soldanella alpina), el ranúnculo alpestre (Ranunculus alpestris) de pequeñas florecillas blancas, la saxífraga (Saxifraga oppositifolia) de flores púrpuras, y el llantén de los alpes (Plantago alpina) se desarrollan en estos parajes. Esta zona mantiene la humedad durante la época estival debido al deshielo. Una adecuación a la vida en estas zonas es el enanismo que presentan las especies. Es en este tipo de hábitats crecen los sauces enanos, todos ellos rastreros (Salix pyrenaica, S.retusa, S. reticulata y S. herbacea).

Comunidades rupícolas.

Un grupo de plantas que confiere a la vegetación de las rocas y cantiles un carácter original. Un gran número de endemismos se refugia en estos lugares, colonizando fisuras y grietas, protegidas del fuerte viento y de la oscilación térmica. Algunas plantas intertropicales son reductos del Terciario, como la oreja de oso (Ramonda myconi), que lleva el nombre ilustre del primer pirineista, Louis Ramond de Carboninières, junto a otras muy vistosas como la corona de rey (Saxifraga longifolia), cuyos tallos se doblan bajo la carga de sus pesados racimos blancos o la cincoenrama (Potentilla alchimilloides), que se acurrucan en las grietas de las rocas.

También existen adaptaciones llamativas a este hábitat como el áster alpino (Aster alpinus) una margarita de flores violáceas que no levanta un palmo del suelo, o la carlina o cardo mágico (Carlina acaulis) que carece de tallo.

La fauna mejor representada es aquella que se encuentra ligada a estos hábitats de alta montaña. Entre los insectos hay que citar una de las mariposas más bellas de Europa, la Graellsia isabelae.

En cuanto a los mamíferos, la especie predominante en el parque es el rebeco o sarrio (Rupicapra rupicapra pyrenaica), aunque la más típica es la cabra pirenaica o bucardo (Capra pyrenaica pyrenaica), que habita en las escarpadas alturas de las peñas de Faja y Pelay, en competencia con el sarrio. Se trata de un ungulado en grave peligro de extinción, pues se estima que el número de ejemplares vivos apenas rebasa la quincena. Para intentar evitar su desaparición se ha puesto en marcha un programa urgente de repoblación, consistente en inseminar cabras montesas con semen de macho pirenaico.

En las paredes, rocas y extraplomos encuentran protección y refugio el treparriscos (Tichodroma muraria) y el vencejo real (Apus melba). Rasando paredes y precipicios surgen grandes aves como el quebrantahuesos (Gypaetus barbatus), el águila real (Aquila chrysaetos) o el buitre leonado (Gyps fulvus), verdaderos reyes de los cielos del Parque.

Los escasos cuervos (Corvus corax) ocupan algunos escarpes y oquedades de las paredes, donde también instalan sus colonias las chovas piquigualda y piquirroja (Pyrrhocorax graculus, P. pyrrhocorax). En las graderías calcáreas nidifican el gorrión alpino (Montifringilla nivalis) y el acentor alpino (Prunella collaris), que lo hacen en grupos coloniales, variando de lugar todos los años. En los pastos más secos se encuentran la alondra (Alauda arvensis) y la perdiz pardilla (Perdix perdix).

ECOSISTEMAS INFRAFORESTALES.

Límite superior de vegetación arbórea:

En los Pirineos el pino negro (Pinus uncinata) conforma junto con el rododendro (Rhododendron ferrugineum), un conjunto florístico subalpino. Por encima de las poblaciones de pino negro lo relevan especies de matorral como el erizón (Echinospartum horridum). Es el único representante de coníferas de la alta montaña que en época de glaciaciones alcanzó el territorio pirenaico. Ambas especies suelen ir acompañadas de arándanos (Vaccinium myrtillus, V. uliginosum) muy importante para la población faunística. Poco exigente en el plano térmico y mucho en cuanto a precipitaciones, resiste el frío invernal soportando las fuertes nevadas y ventiscas de la alta montaña pirenaica.

De forma admirable, este pino trata de conquistar más espacio trepando por las pedregosas laderas, colonizando rellanos, fisuras y gleras, adoptando forma de bandera y expandiendo sus ramas en la dirección contraria al viento dominante. Arrinconados en ambientes rocosos, estas formaciones adquieren carácter protector sosteniendo un suelo que se desliza y erosiona con facilidad si queda desnudo.

A esta altitud, las plantas herbáceas son abundantes y muy vistosas, como la emblemática flor de nieve o edelweiss (Leontopodium alpinum) o la flor de viento o pulsátila (Pulsatilla alpina).

Asociado al bosque de pino negro vive una fauna abundante: entre las aves, el piquituerto (Loxia curvirrostra), consumidor de semillas, se cobija entre ramas con abundantes piñas. En bosques aclarados aparecen especies insectívoras como el mirlo capiblanco (Turdus torquatus) provisto de una mancha pectoral a la que alude su nombre, el acrobático carbonero garrapinos (Parus ater) y el herrerillo capuchino (Parus cristatus) que nidifican en huecos de árboles y tocones.

El visitante podrá observar con facilidad al cernícalo (Falco tinnunculus), al agateador norteño (Certhia familiaris) y al acentor común (Prunella modularis). Otro ave que frecuenta las altas copas de los árboles es el reyezuelo sencillo (Regulus regulus), que nidifica en el pinar de altitud, mientras que el zorzal común (Turdus philomelos) suele circular por el bosque descendiendo al suelo en busca de insectos.

Entre los mamíferos que viven a estas altitudes (entre los 1.700-2.200 m) son comunes el topo (Talpa europaea), el lirón careto (Eliomys quercinus), la musarañas de cola cuadrada y de montaña (Sorex spp.), la comadreja (Mustela nivalis), y el sarrio (Rupicapra pyrenaica), como aquí llaman al rebeco pirenaico, abundante en el Parque. En los lugares silenciosos y poco visitados, cuando el bosque se espesa es posible oir al urogallo (Tetrao urogallus) y al pito negro (Dryocopus martius).

Barrancos y torrentes

Desde los circos bajan hacia el valle de forma torrencial barrancos y cañones que arrastran las aguas del deshielo. Las laderas arboladas, de una vegetación compuesta principalmente por sauces, fresnos, tilos, abedules y avellanos, sufren en muchas ocasiones el arrastre de poderosos aludes de nieve que arroya a su paso muchos de los árboles. Estas caídas de agua dan lugar a cascadas en las zonas donde el terreno es abrupto y presenta saltos. El agua en su caída ha ido esculpiendo las rocas generando lo que se denominan gradas o serie de escalones donde el agua choca. Existen zonas en las que el terreno en más suave y los caños de agua discurren mansamente en forma de ríos donde se desarrolla la vegetación típica de ribera con especies arbóreas como el avellano (Corylus avellana), el tejo (Taxus baccata), sauces (Salix spp.), abedules (Betula spp.), fresnos (Fraxinus angustifolia) y álamos. La nutria (Lutra lutra) y el desmán de los Pirineos (Galemis pyrenaica) son dos especies ligadas a los ambientes acuáticos.

Estas aguas de montaña están muy oxigenadas y mantienen notables poblaciones de trucha común (Salmo trutta fario). En estos ambientes encuentran refugio y sustento el mirlo acuático (Cinclus cinclus), la lavandera blanca (Motacilla alba) y la lavandera cascadeña (Motacilla cinerea). En los arroyos y regatos vive el tritón pirenaico (Euproctus asper).

Existen zonas encharcadas denominadas turberas. Corresponden a zonas de poca pendiente, que permanecen encharcadas más o menos permanentemente y presentan un fondo lodoso y su profundidad es escasa. Representan un medio de estudio muy bueno donde se pueden estudiar un rango amplio de problemas desde el nivel microscópico, debido a la vida microscópica que alberga, hasta el nivel macroscópico representado en la vegetación y fauna visible y en la que nos centramos. Las turberas son medios que varían mucho a lo largo de las estaciones debido a que es un capa delgada de agua. En estos lugares aparece una vegetación típica adaptada a las condiciones de encharcamiento. Son comunes plantas como el escobizo (Molinia coerulea), los cárices (Carex davalliana, C. fusca), el junco lanudo (Eriophorum angustifolium) de flor algodonosa, la hierba centella (Caltha palustris) de flores amarillas y vistosas, que enraíza en el lodo húmedo.

Bosques de hayas y abetos.

Normalmente el hayedo presenta asociada a él una pobreza florística. El haya cubre uniformemente todo tipo de terrenos (calizos, arcillosos, areniscas y granitos). A bajas altitudes pero en ambientes muy húmedos y con nieblas frecuentes los bosques de hayas (Fagus sylvatica) y de abetos (Abies alba) se unen y en el caso del Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido tapizan los fondos del valle, aunque el abeto se observa más bien en las altas laderas.

La unión de ambas especies forman masas muy densas, donde la luz penetra débilmente, por lo que se desarrollan pocas especies sólo aquellas adaptadas a la umbría como el jacinto estrellado (Scilla lilio-hyacinthus), la pulmonaria (Pulmonaria affinis), la lúzula del bosque (Luzula sylvatica), la anémona del bosque (Anemone nemorosa), la pírola (Pyrola minor) y la uva de zorra (Paris quadrifolia). Sobre los gruesos troncos de hayas y abetos se instalan musgos y líquenes animados a crecer por la humedad ambiental.

Los bosques de hayas y abetos acogen más avifauna en general que si forman bosques separados. En el caso de Ordesa se da en este valle el fenómeno de la inversión térmica que explica la conjunción de especies, tanto animales, como vegetales que no suelen vivir habitualmente juntas. La presencia del pico dorsiblanco (Dendrocopos leucotos), un ave típica de los fríos bosques de Europa y el pito negro (Dryocopus martius) se descubre por las perforaciones a menudo contiguas que minan los abetos. El pito negro se halla más densamente repartido que el dorsiblanco. El abetal se haya igualmente habitado durante la mayor época del año por el urogallo (Tetrao urogallus), la mayor ave de los Pirineos, que emite un sonido muy particular. El urogallo abandona esta zona en verano para ir a zonas más frescas.

En las zonas más húmedas el trepador azul (Sitta europaea) y el carbonero palustre (Parus palustris) utilizan huecos de árboles para hacer sus nidos. Cuando el sotobosque es abundante podemos ver al petirrojo (Erithacus rubecula) y al mirlo (Turdus merula) siempre escondidos en él. El chotacabras pardo (Caprimulgus ruficollis) es otro habitante de estos parajes, aunque de hábitos nocturnos.

Entre los mamíferos podemos encontrar al topo común (Talpa europaea), a la comadreja (Mustela nivalis), al armiño (Mustela erminea) y al lirón careto (Eliomys quercinus). Junto a estas especies, encontramos algunos mamíferos sedentarios y abundantes como el zorro (Vulpes vulpes), el jabalí (Sus scrofa), la gineta (Genetta genetta), la marta (Martes martes) y el sarrio (Rupicapra pyrenaica). El bucardo (Capra pyrenaica pyrenaica), subespecie endémica de cabra montés, encontró a principios del siglo XX su último refugio en la umbría del valle de Ordesa.

Bosques mixtos.

En el Valle de Pineta discurre por el río Cinca en una extensión de unos quince kilómetros. Es un poco menos montaraz que sus vecinos. Cuando las condiciones de humedad son favorables otras formaciones son desplazadas por pinares, hayedos y abetales, típicas formaciones forestales.

El pino albar (Pinus sylvestris), característico de esta bosque, no forma grandes comunidades, tiene un área de distribución muy dispersa y en este caso ha reconquistado territorios ocupados por hayas y abetos. Es característico de las laderas más secas que carecen de la humedad suficiente para que se instale el hayedo, soporta las heladas y las fuertes temperaturas y tiene un crecimiento rápido.

En verano, las diferentes especies arbóreas exhiben un verdor refrescante. La entrada del otoño confiere al Parque una gran riqueza cromática: las hayas cobrizas, junto al verde de las encinas y abetos contrastan con los amarillos abedules y los arces rojizos. Las lluvias y las nieves son anuncio de una gran variedad de hongos y setas: amanitas, parasoles y boletos. Mientras, otras especies como endrinos, majuelos, rosales silvestres y madroños se van cubriendo de frutos, que a modo de despensa son aprovechados por un buen número de aves.

En los barrancos más frescos, donde la atmósfera es muy húmeda, se desarrollan los bosques mixtos compuestos por fresnos (Fraxinus excelsior) y avellanos (Corylus avellana), acompañados por otros árboles, generalmente caducifolios, como el álamo temblón (Populus tremula), el tilo (Tilia platyphyllos), el abedul (Betula pendula), los serbales y mostajos (Sorbus aria, S. aucuparia) o los arces (Acer opalus, A. campestris) que en otoño presentan un intenso colorido.

Carrascales y quejigales.

La garganta de Escuaín se encajona entre paredones cuya profundidad alcanza a veces los 300 metros, al fondo marcha la arroyada. Este profundo desfiladero contribuye a crear el fenómenos de inversión térmica, por enfriamiento del aire por el agua del río y el encajonamiento del cañón, con alta humedad que hace posible el desarrollo de especies propias de una mayor altitud. Mientras, por encima, ambientes más cálidos permiten la vida a especies correspondientes a una menor altitud. Uno de los mejores ejemplos en los que se observa el efecto de la inversión térmica en la disposición de la vegetación, lo constituye la solana de Escuaín, donde aparecen enclaves xéricos de influencia mediterránea, junto a otros de acusada continentalidad. Los carrascales (Quercus ilex, Q. rotundifolia) y la sabina negra (Juniperus phoenicea), arraigan en las zonas más bajas y secas, penetrando en valles y desfiladeros e instalándose en las repisas de las escarpadas paredes. En zonas más abrigadas aparecen manchas de quejigos (Quercus faginea, Quercus pubescens), de hoja pequeña y marcescente, que se desarrollan en zonas con fuertes pendientes mezclándose con encinas. A la sombra de todos ellos prospera el boj (Buxus sempervirens). Y, en general, toda la gama que va desde el pino silvestre, boj y arizón, el más extenso, al bosque relicto y residual de tejos de Bujaruelo.

Estas zonas están habitadas por el agateador común (Certhia brachydactyla), el pito real (Picus viridis) y los carboneros (Parus spp.) que utilizan los orificios de los troncos para hacer sus nidos. Junto a ellos, es posible ver al gavilán (Accipiter nisus), al reyezuelo listado (Regulus ignicapillus) y al arrendajo (Garrulus glandarius) posados en las ramas de algunos árboles, mientras que el alcaudón real (Lanius excubitor) vigila desde las superficies despejadas. Al amparo de la oscuridad, el cárabo (Strix aluco) acecha a sus presas.

La culebrera europea (Circaetus gallicus), los dos milanos (Milvus migrans, M. milvus) y el busardo ratonero (Buteo buteo) también están presentes en estas zonas. Entre los mamíferos, la musaraña común (Crocidura russula) y la gineta (Genetta genetta) son habitantes asiduos de los lugares más abrigados.

Flora      

Flora

  • Abeto.

    Planta leñosa, que florece entre los meses de mayo a junio, con tamaños comprendidos entre los 30 y 50 mts. y que se encuentra en las zonas montana y subalpina. En España vive en la región pirenáica, desde Navarra hasta Gerona y Barcelona. Son árboles de gran altura y buen porte, debido en parte a la espesura en que gustan vivir. En el Parque Nacional forma "betosas" (abetales) y masas mixtas con haya e incluso pino royo, al que llega a sofocar, prefiriendo suelos profundos y frescos. Sus mejores rodales están en Ordesa (Turieto y en el camino a Cotatuero donde coloniza la solana, muy probablemente favorecido por la humedad del barranco y la inversión térmica) y en Pineta.

  • Acebo, cardonera.

    Planta leñosa, que florece entre los meses de abril a junio, con tamaños comprendidos entre 2 y 10 metros, y que se encuentra en las zonas inferior y montana. Este bello arbusto forma parte del cortejo natural que, como sotobosque, acompaña a robles, hayas y encinas en sus manifestaciones de óptimo natural. Su presencia en muchos montes es un valioso indicador sobre las posibilidades de la vegetación del mismo. En el Parque Nacional se le puede encontrar en el fondo del Valle de Ordesa o del circo de Pineta.

  • Aconito.

    Se distribuye por Europa, norte de Asia y América del norte. En España la encontraremos en los Pirineos, Cordillera Cantábrica y Sierra Nevada. Se localiza en regiones montañosas, formando grandes colonias. Posee un tallo fuerte poco ramificado en su parte alta, terminando en vistosos racimos de flores; puede alcanzar una altura de hasta metro y medio y se desarrolla en lugares frescos a la sombra. Tiene propiedades medicinales y es una planta muy venenosa. En el Parque, se puede localizar en Faja Tormosa, en la senda de Montaspro, o en el camino al Collado de Añisclo, entre otros.

  • Adelfilla.

    Planta de 0.50 a 1.20 mts., muy extendida por toda Europa. Florece de julio a septiembre con flores de 0.5 a 1 cm. Prefiere los prados encharcados, manantiales, riberas y otras zonas con humedad constante y sobre suelo rico en materia orgánica.

  • Aguileña.

    Planta vivaz, que florece entre los meses de marzo y julio, con tamaños comprendidos entre los 0,4 y 0,8 mts. y que se encuentra en la piso montano. Claros y márgenes de bosques, cunetas de pista, etc en localizaciones del Parque como el Cañón de Añisclo, el Circo de Soaso o el de Pineta, entre otros. Aunque es planta con cierta preferencia por los suelos calizos, también se presenta en los silíceos. Es muy utilizada como vivaz en jardinería.

  • Aleluya.

    Vive mejor en los sotobosques de hayedos y robledales hasta los 2.000 mts. En Ordesa se encuentra, entre otras localizaciones, en San Úrbez, en el cañón de Añisclo, o los llanos de La Larri. Como es una planta muy pequeña, entre cinco y ocho centímetros, para descubrirla es preciso aproximarse mucho al suelo, principalmente de bosques frescos, y no confundirla con el trébol por el parecido de sus hojas. Son plantas "centinelas" de tormentas. Cuando se acercan, las hojas del aleluya se levantan como signo inequívoco de la proximidad de aquellas.

  • Alheli Alpino.

    Planta bienal y vivaz, que florece entre los meses de junio y julio, con tamaños comprendidos entre los 0,1 y 0,3 mts. y que se encuentra en los pisos subalpino y alpino, sobre pastos, repisas de acantilados y otros terrenos pedregosos, preferentemente silíceos. En Ordesa se pueden ver poblaciones desde la parte baja de Añisclo, 960-1100 m. hasta la cara SW del Mondarruego, 2630-2645 m.

  • Amaradulce.

    Planta leñosa y vivaz que florece entre los meses de junio y septiembre, con tamaños comprendidos entre 1 y 2 mts., y que se encuentra en los pisos colino y montano. En la solana del Gallinero de Ordesa (1900 m.) tiene esta especie su límite altitudinal superior en el Pirineo aragonés. Aparece en herbazales de lugares removidos, frescos y húmedos, junto a ríos, cunetas, barrancos, etc. Es una planta ligeramente narcótica; se ha utilizado contra los dolores de vientre y la bronquitis, o como remedio de algunas afecciones de la piel.

  • Androsace.

    Entre las rocas y céspedes secos de alta montaña con suelos calcáreos, o lo que es lo mismo, recorriendo las gleras y el límite de la pradera alpina de Ordesa y Monte Perdido, entre mayo y agosto nos podemos sorprender con las vistosas macollas floridas de este Androsace, que a pesar de su reducido porte compone preciosas estampas, donde armonizan perfectamente el vegetal y la piedra.

  • Arándano, anayón.

    Planta leñosa que florece entre los meses de mayo y julio, con tamaños comprendidos entre los 0,2 y los 1,2 mts., y que se encuentra en las zonas montana y subalpina. Este arbusto, de hojas caedizas, tiene marcada importancia forestal por la función protectora del suelo que ejerce cuando desaparece la masa arbolada por el fuego. Tiene el arándano unos frutos agridulces ricos en vitamina C, que son consumidos, ya frescos, ya en jaleas y mermeladas, o perfumando aguardientes. El arándano tiene ciertas virtudes medicinales, entre las cuales la más interesante es su aplicación contra la diabetes, por lo que ha merecido el calificativo de " insulina vegetal ", sin embargo, los estudios sobre este tema aún no han dado resultados definitivos. Habita desde brezales, hayedos, abetales o pinares donde indica suelo acidificado, hasta matorrales subalpinos de rododendro y pastos alpinos silicícolas.

  • Arce de Montpellier.

    Planta leñosa que florece entre los meses de abril a mayo, con tamaños comprendidos entre los 8 y los 12 mts. y que se encuentra en la zona montana. Este arbolillo, que con frecuencia se nos presenta con talla de arbusto, es el arce más abundante en nuestra Península, apareciendo salpicado entre los matorrales y los bosques en nuestros montes. Es planta de crecimiento muy lento, que puede llegar a vivir un siglo. Se encuentra sobre suelos pobres, pedregosos o arenosos, entre los que prefiere los calizos a los silíceos, aunque también vive en estos últimos. Su madera, de color rosado o rojizo, se emplea en tornería y, cuando las dimensiones de los troncos son adecuadas, también se utiliza en ebanistería.

  • Arce Blanco.

    Planta leñosa que florece entre los meses de abril a mayo, con tamaños comprendidos entre los 20 y los 30 mts. y que se encuentra en las zonas inferior y montana. El arce vegeta con frecuencia en los valles frescos con suelo profundo, por lo que pude considerársele como indicador de la fertilidad de los montes si su presencia es abundante. Tiene unas características ecológicas muy similares a las del haya, con la que aparece mezclado frecuentemente. En España no forma masas, apareciendo salpicado entre otras especies arbóreas, de las que en otoño se destaca por la variada gama de colores que adquieren las hojas. Se utiliza en plantaciones lineales de calles y paseos.

  • Arrós.

    Planta vivaz, que florece entre los meses de abril y julio, con tamaño comprendido entre los 0,1 y 0,3 mts. y que se encuentra en las zonas montana y subalpina. Pegado a las rocas calizas, así como brotando de entre las grietas de los muros y sillares de las construcciones, vive esta planta típicamente rupícola, que es capaz de prosperar en la más ínfima ranura, por la que introduce poco a poco una inverosímil raíz, que realiza el milagro de obtener de la piedra la humedad necesaria para la vida de la planta. Las hojas son algo carnositas, de modo que en ellas en las épocas adecuadas se acumula una reserva de humedad que resulta imprescindible cuando en verano se secan y caldean. En el Parque nacional penetra por el valle del Cinca hasta Añisclo. Se ha encontrado en Sestrales, a 1895 m, alcanzando así su techo altitudinal en el Pirineo Aragonés. Grietas de pared caliza vertical o extraplomada; en las partes altas busca el sol.

  • Aster.

    Es una planta ártica - alpina por lo que la encontraremos en altitudes superiores a los 1400 mts. Planta vivaz, con aspecto y consistencia de hierba, se desarrolla por completo a pleno sol o en lugares medianamente sombreados. La encontraremos en estepas, pastos pedregosos, pastizales y en roquedos y grietas. Necesita suelos básicos o alcalinos y florece entre julio y agosto.

  • Eléboro fétido.

    Planta vivaz que florece entre los meses de marzo a mayo, con tamaños comprendidos entre los 0,2 y los 0,8 mts., y que se encuentra en claros de diferentes tipos de bosque, matorrales, pastos pedregosos, gleras, etc.. Con esta planta en tiempos pasados se envenenaban las puntas de las flechas, y es curioso que constituyendo un enérgico veneno para los humanos, sea de gran aplicación en medicina veterinaria.

  • Belladona.

    Es una planta con cáliz persistente de cinco lóbulos verdes, muy peligrosa, principalmente por unos frutos de gran tamaño que recuerdan a cerezas rojinegras. Habita claros nitrificados de bosques húmedos, abiertos por la caída de árboles o aludes.

  • Brecina.

    Planta vivaz, que florece entre los meses de julio a septiembre, con tamaños comprendidos entre los 0,3 y 1 mts. y que se encuentra en las zonas inferior, montana y subalpina. Esta planta es representativa de los terrenos silíceos más pobres; se encuentra desde la dunas hasta la zona subalpina. Presente en en matorrales, helechales, sotobosques diversos, pastos supraforestales del Cañón de Añisclo, Circo de Pineta o el camino viejo de Torla a Ordesa, entre otras localizaciones del Parque Nacional"

  • Calderones.

    Planta vivaz que florece entre los meses de junio y agosto, con tamaños comprendidos entre los 0,2 y los 0,6 mts., y que se encuentra en las zonas montana y subalpina. En los buenos prados de montaña de los Pirineos, cordillera Cantábrica, y más raramente en las cordilleras del interior, viven los calderones. Esta planta, junto con otras bellísimas flores de nuestros prados de montaña, es cada día menos frecuente, y ya algunos países europeos, como Suiza, han legislado las medidas oportunas para su protección. Especies como ésta, sin ser endémicas, son las plantas más necesitadas de protección, pues son conocidas por mayor número de gente y se recogen como adorno de una forma general desde tiempo inmemorial.

  • Campanilla de invierno, perforanieves.

    Habita principalmente en Europa meridional. Se encuentra en bosques de ribera y bosques mixtos húmedos de planifolios. Muy dispersa, podemos encontrarla en plantaciones o asilvestrada. Tiene un tamaño comprendido entre los 10 y 20 cms. y florece en los meses de febrero a marzo. Dentro del Parque Nacional se ha citado la perforanieves en claros de hayedo en Bujaruelo, así como en fondos de dolinas kársticas donde se acumula materia orgánica, en la Plana Canal o en Añisclo.

  • Campanula glomerata.

    Planta vivaz, que florece entre los meses de julio a agosto, con tamaños comprendidos entre los 0,15 y los 0,8 mts., y que se encuentra en las zonas inferior y montana. Aparece esta bella planta en el borde del bosque de frondosas, entre los matorrales y en los prados de casi toda Europa. Es muy polimorfa y se conocen de ella numerosas subespecies y variedades. en el Parque Nacional la podemos ver en pastos mesófilos y prados de siega en, entre otros, las Gradas de Soaso, el ascenso al Balcón de Pineta o la senda al collado de Añisclo.

  • Campanula rotundifolia.

    Planta de montaña, habita en alturas superiores a los 1200 mts. Vivaz, con aspecto y consistencia de hierba, se desarrolla a pleno sol, aunque requiere un suelo húmedo o fresco. La podemos encontrar en estepas, pastos pedregosos, pedreros, canchales, riberas, roquedos y grietas. Necesita suelos básicos o alcalinos y su periodo de floración transcurre entre los meses de junio y agosto. Dentro del Parque Nacional, se da entre otros lugares en la vertiente hacia Añisclo del pico Sestrales, en la Cola de Caballo, en la senda de Montaspro a La Larri, o en el valle de Ordiso.

  • Cardo.

    Habita en casi toda Europa. Se encuentra en caminos, escombros, terrenos yermos y lugares frecuentados por el ganado. Es una planta muy extendida, con un tamaño comprendido entre los 0.30 y 1 mts. Florece en los meses de junio a septiembre.

  • Cardo de puerto.

    Planta bienal que florece entre los meses de julio a agosto, con tamaños comprendidos entre los 0,05 y los 0,2 mts., y que se encuentra en la zona montana. La belleza de este cardo ha sido capaz de hacerle superar una calificación de mala hierba, pinchuda e ingrata, para situarlo como uno de los principales motivos de decoración, tanto reproduciendo su figura en estampados de telas y papeles, como utilizando directamente la planta en la confección de centros de flores secas. Cuando la carlina vive en situaciones despejadas su forma es la de una roseta pegada al suelo, pero en ambientes más umbrosos tiene algo de tallo y produce cabezuelas más aptas para floristas. Existe otra especie, C. Acanthifolia, de flores más grandes y decorativas. En el Parque Nacional es una de las plantas más llamativas de los pastos del Circo de Pineta, hacia el Balcón, así como en el Castillo Mayor, o sobre el ref. de Foratarruego.

  • Cardo azul.

    Planta vivaz que florece entre los meses de junio a agosto, con tamaños comprendidos entre los 0,2 y los 0,4 mts., y que se encuentra habitualmente en pastos mesófilos de los pisos montano y subalpino . Existe una tradición que asegura que, en el Pirineo, las comadrejas se curan las picaduras de las culebras con este panical, por eso en aquella región se conoce a las comadrejas con el nombre de ratas paniquesas. La gran belleza de este cardo radica en el intenso y peculiar color azul que llega a tomar toda la planta.

  • Cardigaza.

    Se desarrolla principalmente en bosques aclarados y pastos secos. Florece en los meses de julio a septiembre y habita en los Pirineos orientales, Apeninos, Alpes meridionales y los Balcanes. En el pàrque se encuentra, entre otros, en las proximidades de las Gradas de Soaso o hacia el circo de Pineta, también en la margen izquierda del bco. de la Canal.

  • Cerezo.

    Planta leñosa , que florece entre los meses de mayo y junio, con tamaños comprendidos entre los 3 y 15 mts. y que se encuentra en las zonas inferior y montana. Arbolito muy decorativo que se encuentra en forma espontánea en las espesuras umbrosas de gran parte de Europa, enrareciéndose en la región Mediterránea. En el Parque Nacional su localización se limita al sector de Ordesa.

  • Clavel rastrero.

    Planta vivaz que florece entre los meses de Junio y Agosto, con tamaños comprendidos entre los 0,05 y los 0,2 mts., y que se encuentra en las zonas subalpina y alpina. Esta planta, que es muy común en los Pirineos, carece de un nombre vulgar español que se conozca, por lo que se la denomina con la traducción de su nombre latino, así como la versión española de sus nombres alemanes. Sus hojas, algo pringosas, se aprietan en densas almohadillas entre las rocas calizas de la región alpina, aunque también es frecuente verlas formando grandes círculos brillantes entre los pastos húmedos de dicha región. A su poderosa raíz pivotante debe el nombre de látigo, así como al magnífico aspecto de tapiz florido que presenta en los meses de junio a agosto, se debe el nombre de clavel rastrero. En el Parque se encuentra en las inmediaciones de numerosos picos y lomas: Sierra Custodia, Marboré, Sestrales, Sestrales Bajo, La Mola, Millaris, Taillón...

  • Cola de caballo.

    Crece en lugares húmedos o periódicamente encharcados de suelo removido o arenoso, principalmente de la mitad norte de España. Al igual que los helechos, los equisetos se reproducen por esporas. En este caso están situadas en escamas (esporangióforos) agrupadas en una espiga terminal, que al deformarse por el calor hacen que las esporas salten. Tradicionalmente se ha utilizado como diurético y astringente. Aparece en cunetas, orillas de ríos y acequias, prados con suelo mal aireado, etc.

  • Cuajaleche.

    Planta vivaz que florece entre los meses de junio a julio, con tamaños comprendidos entre los 0,2 y los 0,8 mts. Se cría en los bordes de los caminos, prados, bosques aclarados y ribazos de toda la Península. En el Parque se la puede ver en nunmerosos lugares, como en el circo de Pineta, hacia el Balcón, o cerca de las Bordas de Salarons, también en Cotatuero, etc. Esta especie contiene, al igual que otras congéneres, mínimas cantidades de fermento lab, que junto al ácido cítrico que poseen, son capaces de cuajar la leche, virtudes a las que aluden su nombre genérico y gran parte de los comunes. Se utiliza en muchas comarcas para la fabricación del queso.

  • Culantrillo menor.

    En Ordesa lo podemos encontrar en casi todas las altitudes, desde 1000 m. (Molino de Aso, Cueva del Moro...) hasta 2600 m. (Sierra de Liena), situándose en fisuras de las rocas, tanto básicas como ácidas, donde la frescura y humedad no faltan durante todo el año. De los múltiples usos que en medicina popular se le atribuían al culantrillo menor, ya sólo se suele oir hablar de él para los tratamientos contra la caída del cabello.

  • Dáctilo.

    Planta vivaz que florece entre los meses de abril a agosto, con tamaños comprendidos entre los 0,3 y los 1,2 mts., y que se encuentra en las zonas inferior y montana. Esta especie es muy frecuente como ruderal, pero donde realmente tiene importancia es en los prados y dehesas por su calidad pascícola y por su tolerancia a la sombra. Podemos encontrarla en el circo de Pineta (hacia el Balcón), o hacia el collado de Añisclo entre otras localizaciones del Parque Nacional.

  • Dianto.

    Habita en la Europa norte, central y al sur, sólo en las montañas. Se encuentra en prados silíceos, suelos arenosos y praderas. Está muy dispersa y florece en los meses de junio a julio en grupos de 2 a 3 flores rojas con puntos blancos. Podemos encontrarla al comienzo de las Gradas de Soaso, hacia las bordas de Salarons, o en el collado de Bujaruelo, entre otros lugares del Parque Nacional.

  • Driada.

    Europa, preferentemente sobre suelos calizos. Coloniza laderas inclinadas en umbrías calizas donde se acumula nieve, formando densos tapices, aunque no huye de los crestones venteados. Aunque es una planta vivaz con tamaño de 10 a 15 cms. algunos ejemplares pueden llegar a centenarios cuando las condiciones les son favorables. Se la puede observar en numerosas localizaciones en el valle de Pineta (donde alcanza las cotas más bajas de todo el Pirineo) y el de Ordesa.

  • Flor de nieve, edelweiss.

    La flor de nieve es planta calcícola propia de los pastos pedregosos que van desde el piso montano alto al alpino. El aspecto lanoso de toda la planta es debido a los pelos que produce para defenderse de la desecación. Al ser una de las plantas más conocidas de la vegetación alpina, muchos países han tenido que tomar medidas proteccionistas para que no sea eliminada de las montañas y parques nacionales por los turistas que las recolectan como recuerdo. En el Parque Nacional la encontramos desde la falda del Monte Perdido, a 2560 m. de altura, hasta cotas bajas tanto en Pineta como en Ordesa, estando la más baja de todas en Añisclo a 1030 m, la menor altura del Pirineo para esta especie.

  • Endrino, arto, arañonero.

    Planta leñosa, que florece entre los meses de marzo y abril, con tamaños comprendidos entre los 0,5 y 5 mts. y que se encuentra en las zonas inferior y montana. Es el endrino un ciruelo silvestre que se encuentra en las laderas y ribazos de casi todo el país, siendo más común en el norte y más raro en el sur. Como el majuelo, el arto, arañonero o endrino también forma setos, pero es más friolero, siendo uno de los primeros colonizadores de campos abandonados como se puede ver en Añisclo o Escuaín. Su porte casi siempre es retorcido y enmarañado. Florece en marzo y abril, antes de que le broten las hojas, y sus frutos, las endrinas, maduran en verano. Igual que con arándanos, grosellas y otros frutos silvestres, con las endrinas se hacen jaleas, mermeladas y se perfuman licores. En medicina rústica se emplean los frutos como astringentes, por el tanino que contienen, siendo las flores suavemente laxantes.

  • Escleranto.

    Habita en Europa central y meridional y esporádicamente en la Europa septentrional. Se encuentra en campos arenosos, caminos y suelos arenosos pobres en carbonatos. Es frecuente y tiene un tamaño comprendido entre los 5 y 15 cms. Florece entre los meses de mayo a septiembre. Ocupa pastos pedregosos o arenosos silíceos, sobre todo en la zona periférica del Parque Nacional"

  • Escobón.

    Planta leñosa, que florece entre los meses de mayo a agosto, con tamaños comprendidos entre los 1 y 3 mts. y que se encuentra en las zonas inferior y montana. Matorral propio de terrenos silíceos. Dentro de su género se caracteriza porque sus legumbres en lugar de ser densamente peludas sólo tienen largos pelos alrededor de sus bordes.

  • Fiteuma.

    Se encuentra en los Macizos occidentales de las montañas de Europa central y meridional, en alturas superiores a los 1500 mts. Planta vivaz, de aspecto y consistencia de hierba, se desarrolla a pleno sol, en fisuras de peñascos, roquedos, pastos y cervunales, sobre suelo silíceo o acidificado. Resulta más abundante en la periferia que en la zona central del Parque Nacional. Su floración transcurre entre los meses de julio y agosto.

  • Frambuesa.

    Planta leñosa que florece entre los meses de mayo y junio, con tamaños comprendidos entre los 0,5 y los 2 mts., y que se encuentra en el piso montano. Pertenece el frambueso al mismo género que las zarzas, siendo por tanto, una planta semejante a ellas, de las que se puede distinguir fácilmente por ser un vegetal más débil en todas sus partes y, fundamentalmente, porque sus hojas no son digitadas, sino que los foliolos que las componen arrancan de distintos puntos. Cuando en verano maduran las frambuesas es fácil diferenciarlas de las zarzamoras por su sabor, olor y pelosidad aterciopelada. El frambueso se encuentra de forma espontánea en gran parte del Pirineo, así como en muchos montes de la mitad norte de nuestra Península. En el Parque Nacional se puede observar en numerosos puntos, desde la faja Pelay o el barranco de Góriz al fondo del valle.

  • Arraclán.

    Planta leñosa, que florece entre los meses de mayo a julio, con tamaños comprendidos de 1 a 4 mts. , y que se encuentra en las zonas inferior y montana. Este arbusto, de hasta cuatro metros de altura, se encuentra en las orillas de los arroyos, bardos y setos, principalmente del norte de España. De la corteza oxidada del arranclan se hace una infusión que es un magnífico laxante.

  • Gallaritos.

    Planta vivaz, que florece entre los meses de junio y julio, con tamaños comprendidos entre los 0,15 y 0,45 mts. y que se encuentra en los pisos subalpino y alpino. Se puede observar en los alrededores de las Gradas de Soaso, o en la subida al Balcón de Pineta. Vive en los pastizales de alta montaña y, dentro de ellos, en las zonas con más agua y abundancia de materias orgánicas, donde constituyen un indicador de pH muy ácido pero localizado.

  • Gatuña.

    Planta leñosa y vivaz que florece entre los meses de junio a septiembre, con tamaños comprendidos entre 0,1 y 0,8 metros, y que se encuentra en los pisos colino ymontano. En el Parque se puede observar en varios puntos a la entrada y dentro del cañón de Añisclo, y al W de la zona de Ordesa, o en el balcón de Pineta. En la pista de Diazas, Plana Baja, alcanza su mayor altitud en el Pirineo Aragonés: 1820 m. Se encuentra esta gatuña, mezclada con otras de su mismo género, en las tierras de labor y los eriales, y no hay otra que haga renegar más a los labradores, pues se enreda y dificulta los trabajos.

  • Genciana acaulis.

    Se encuentra en las montañas de Europa central y meridional, a una altura superior a los 700 mts. Planta vivaz, con aspecto y consistencia de hierba, se desarrolla a pleno sol, en pastos montanos y subalpinos sobre sustrato silíceo o calizo acidificado en diversos barrancos del Parque Nacional de Ordesa. Florece en los meses de mayo a agosto. Es una planta medicinal y contiene aceites aro-máticos.

  • Genciana campestris.

    Se distribuye por Europa desde los Pirineos hasta Islandia y, hacia el Este, hasta Carelia. Es una planta vivaz, con aspecto y consistencia de hierba, se desarrolla a pleno sol. Podemos encontrarla en pastos y prados húmedos sobre suelos más o menos descalcificados del Parque Nacional. Florece entre los meses de julio y octubre. Es una planta medicinal con aceites aromáticos.

  • Genciana Ciliada.

    Planta vivaz que florece entre los meses de agosto a octubre, con tamaños comprendidos entre los 0,08 y los 0,25 mts., y que se encuentra en pastos mesófilos y claros u orlas de pinar o quejigal en diversos puntos de los pisos montano y subalpino del Parque Nacional. Forma alba y normal, propia de prados y rocallas de las montañas calizas. Ultimamente incluida en el género Gentia"

  • Geum.

    Habita en casi toda Europa. Se encuentra en pastos, claros de bosques frescos e incluso megaforbios, bajo las Gradas de Soaso, en el Circo de Pineta, en los alrededores de la Faja Tormosa, y en otras localizaciones del Parque Nacional. Tiene un tamaño comprendido entre los 20 y 60 cms. Florece en los meses de mayo a octubre.

  • Gitanilla menuda.

    Planta vivaz que florece entre los meses de junio a agosto, con tamaños comprendidos entre los 0,03 y los 0,08 mts., y que se encuentra en pastos de diferentes tipos, densos o pedregosos, mostrando un amplio rango altitudinal, del montano al alpino. Esta minúscula planta únicamente destaca en su floración, pues su flor, de 2 o 3 cm, iguala o supera el tamaño del resto de la planta. Sus vivas corolas están formadas por cinco pétalos, que se sueldan y prolongan en un tubo inserto en el cáliz, en el fondo del cual se encuentra una gota de néctar. Cinco pequeñas piezas, así como el disco del estigma, taponan la entrada, de forma que únicamente es accesible a mariposas de trompa fina y superior a los 20 mm., que son las que al aprovechar el néctar realizan la polinización. Actúan con tal rapidez que son capaces de fecundar 24 flores por minuto.

  • Globuriana.

    Se trata de un pequeñísimo arbustillo rastrero,locallizado en grietas y rellanos de roca sobre todo caliza, desde el piso montano bajo hasta el alpino. Como ejemplos dentro del Parque Nacional podemos encontrar ejemplares de esta especie entre Sestrales Alta y Baja, frente al bco. La Pardina, en el Balcón de Pineta,o en la ctra. de Añisclo. El conjunto de sus flores forma pequeños glóbulos, a los que debe el nombre genérico, y aunque su color azul se va apagando con el tiempo, en los momentos de plenitud es de gran belleza.

  • Grasillla.

    Habita en Europa, en pastos higroturbosos, herbazales junto a los arroyos y al pie de roquedos rezumantes, con preferencia por los calizos, desde los 500 a los 2.200 mts. de altitud. En Ordesa se localizan poblaciones de esta especie en los circos de Soaso y de Pineta, hacia el Balcón, en la ctra. de Añisclo o en el circo de La Larri. Planta vivaz de tallo subterráneo y corto, tiene hojas verdeamarillas con un recubrimiento viscoso, producido por las glándulas de sus hojas, en el que quedan prisioneros todos los insectos que se posan en ella. Estas encimas que las recubren son las que digieren las presas atrapadas en un plazo de 72 horas.

  • Haya.

    Planta leñosa, que florece entre los meses de abril a mayo, con tamaños comprendidos entre los 20 y los 35 mts., y que se encuentra en la piso montano. En Ordesa forma bosques tanto puros como mixtos con abetos y pinos, en umbrías y alguna solana húmeda por la inversión térmica. Podemos ver hayedos en Sestrales hacia las bordas de Aso, o entre el barranco de La Pardina y Plano Pinar, también en La Larri o en la faja Pelay. La disposición de las hojas de este árbol le permite el mayor aprovechamiento de la luz, dando en el interior del bosque una fuerte sensación de penumbra que hace difícil que prospere el sotobosque.

  • Helecho macho.

    Habita en bosques y claros húmedos de los pisos montano y subalpino. Como todos los helechos, no tiene flores y se reproduce por las esporas ubicadas en la división de las frondas. Con el calor del verano, al final del mismo, se abren las esporas y caen al suelo. Dentro del Parque Nacional se da en numerosos sitios: cañón de Añisclo, fondo del circo de Pineta, en la faja Pelay, entre los bcos. de Labaza y Batanes,o bajo las Gradas de Soaso.

  • Hepatica.

    Planta herbácea de hojas coriáceas con peciolo largo, cordadas a la base y trilobadas; el envés a menudo es rojizo y el haz moteado de blanco. Las flores son solitarias y se disponen al final de largos pedúnculos. Esta especie de distribución eurosiberiana se encuentra en el sotobosque de una gran variedad de bosques (hayedos, encinares, quejigales, pinares...), o bien en sitios deforestados sombríos. En el Parque vive al pie de roquedos calizos sombríos, pastos pedregosos y pinares subalpinos ralos en el cañón de Añisclo, el circo de Soaso-Faja Pelay, el circo de Pineta, o los llanos de La Larri. Su floración transcurre entre los meses de mayo y agosto. Es una planta medicinal.

  • Oreja de oso.

    Planta vivaz, que florece entre los meses de mayo y junio, con tamaños comprendidos entre los 0,05 y 0,15 mts. y que se encuentra en las zonas montana y subalpina. En las grietas y rincones de los peñascos calizos y con preferencia en las umbrías, desde mayo a julio florece llamativamente esta planta, única representante de las gesneriáceas en España. La oreja de oso es propia del Pirineo catalán y aragonés; sin embargo, hay citas de ella en localidades a 50 mts. sobre el nivel del mar. Este curioso relicto terciario es una de las pocas plantas vasculares capaces de rebrotar tras su total desecación; es lo que se denomina una planta reviviente. Ello es posible gracias a la presencia de un carbohidrato, la rafinosa y la acumulación de otro en el momento de la desecación, la sacarosa, que impiden la cristalización y la muerte celular.

  • Hierba lobuna.

    Este acónito se encuentra entre las cotas 500 a 3000 m. en los enclaves frescos, húmedos o umbrosos. Aunque es una especie que se encuentra distribuida por toda España, la subsp. neapolitanum es típica de los Pirineos y Ordesa, donde la podemos encontrar, entre otros enclaves, en la faja Tormosa, en el circo de Pineta, o entre Sestrales Baja y Alta. Es planta muy venenosa, casi siempre mortal y aunque tiene aplicaciones en medicina nunca se ha de hacer uso de ella de forma directa, solamente en preparados farmacéuticos debidamente contrastados.

  • Hiperico.

    En las laderas húmedas y en grietas de rocas calizas umbrías o rezumantes, del piso montano al alpino inferior. Es frecuente encontrar esta planta en Ordesa: en el barranco de Aso, en Góriz-Circo de Soaso, circo de Pineta, o en el bco. de Lapazosa. Se caracteriza por sus pequeñas hojas orbiculares, provistas de pequeñas puntuaciones, que no son más que glándulas donde se concentran los aceites esenciales de la misma. Los aceites extraídos de las plantas de este género, de propiedades cicatrizantes, intervienen en la composición de las cremas solares, por su condición de filtrar los rayos ultravioletas emitidos por el sol"

  • Jurinea.

    Compuesta de tallo prácticamente nulo, casi sentada sobre el terreno, y hojas dispuestas en roseta, con peciolo largo. Es propia de los Pirineos Centrales. En Ordesa se encuentra entre los pastos que colonizan las laderas de margas erosionadas de la Sierra Custodia y aledaños, donde florece ya avanzado el verano, destacando sus flores violaceas, todas tubulosas.

  • Latiro.

    Está muy extendida y habita en casi toda Europa, en prados de siega, herbazales frescos, orlas forestales, etc. En Ordesa se puede encontrar entre los barrancos de Capradiza y Fuen Blanca, en el circo de Pineta, en la carretera de Añisclo o en la Faja Pelay. Tiene un tamaño entre 30 y 100 cm y florece entre junio y agosto con flores amarillas de 1 a 2 cm.

  • Laureola, torvisco macho.

    Bosques frescos, sobre todo caducifolios y en grietas o dolinas de zonas rocosas o deforestadas. Se puede ver en la Faja Pelay o en la carretera de Añisclo. Su corteza vesiculante puede producir sarpullidos en la piel. Un peligro añadido es su parecido con el laurel, que tiene color y forma de hojas similares.

  • Linaria.

    Planta bienal, herbácea, que nace, se desarrolla, florece, fructifica y muere en dos años, o anual, si completa su ciclo dentro de una anualidad. Florece entre los meses de junio y agosto, con tamaños comprendidos entre los 0,1 y los 0,2 mts., y se encuentra en los pisos subalpino y alpino, colinizando gleras, pedrizas y crestas en diferentes tipos de rocas, y alcanzando cotas muy altas.. En Ordesa y Pineta se encuntran desde poblaciones a 1300 m, (Faja Pelay), hasta 3250 m. (cilindro de Marboré).

  • Lonicera.

    Se distribuye por Eurasia y las zonas meridionales de Europa. Planta vivaz, leñosa, ramificada casi desde la base, puede llegar a alcanzar de 1 a 5 mts. de altura. En el Parque Nacional se la encuentra formando el sotobosque de quejigales, pinares más o menos xerófilos e incluso hayedos con boj, sobre suelo pedregoso calizo. por ejemplo en el cañón de Añisclo, Cotatuero o Turieto. Es una planta con usos medicinales que florece de mayo a junio con bayas de propiedades astringentes, purgantes y en ocasiones venenosas.

  • Majuelo, arto blanco.

    Planta leñosa, que florece entre los meses de abril a mayo, con tamaños comprendidos entre los 4 y 5 mts. y que se encuentra en los pisos colino y montano, encontrándose su localidad más alta del Pirineo en las cercanías de las Clavijas de Cotatuero. El majuelo o arto blanco forma setos de campos, prados y márgenes de bosque submediterráneo (quejigal, pinar). Su porte varía desde un pequeño arbusto hasta arbolillo de diez metros de altura.

  • Malva.

    Planta vivaz que florece entre los meses de mayo a octubre, con tamaños comprendidos entre 0,3 y 1 m., y que se encuentra en los pisos montano y subalpino. Es una planta ruderal y viaria, que puebla herbazales sobre suelo fértil y prados de siega. En el Parque Nacional se la puede encontrar en el ascenso al Balcón de Pineta, o en enclaves próximos a la cascada de La Larri "

  • Meleagria.

    Planta vivaz, que florece entre los meses de marzo a julio, con tamaños comprendidos entre los 0,1 y los 0,5 mts., y que se encuentra en los pisos inferior, montano y subalpino sobre pastos secos y rellanos de roquedo calizo.

  • Melisa bastarda.

    Planta vivaz que florece entre los meses de mayo a julio, con tamaños comprendidos entre los 0,4 y los 0,8 mts., y que se encuentra en los pisos colino y montano. Se cría esta planta en los claros de hayedos y robledales y otros bosques de hoja caduca, también quejigales, en lugares con suelo profundo más o menos húmedo. Sus flores pueden ser desde blancas hasta rojas. Contiene cumarina, cuyo olor se acusa más cuando seca. Se utiliza para desinfectar y encorar llagas.

  • Mostajo.

    Planta leñosa que florece entre los meses de mayo y junio, con tamaños comprendidos entre los 4 y los 8 mts. En Ordesa se encuentra el localizaciones desde el piso montano (San Úrbez, a 1 Km dentro del desfiladero,980 m.) hasta el subalpino (E] Castillo Mayor, 1850-2000 m.). El mostajo es un arbolillo que casi nunca forma masas y se encuentra muy repartido y disperso, a causa de que la diseminación la realizan los pájaros, que comen con avidez sus frutos y depositan las semillas en lugares muy dispares. Crece en todo tipo de bosques, desde los quejigales submediterráneos y pinares, pasando por bosques mixtos, hayedos y abetales hasta los pinares subalpinos. También puede colonizar terrenos pedregosos. Es un árbol de crecimiento lento, que proporciona una madera pesada, dura y muy homogénea, muy apreciada en ebanistería.

  • Oregano.

    Planta vivaz que florece entre los meses de junio a septiembre, con tamaños comprendidos entre los 0,4 y los 0,9 mts., y que se encuentra en el piso montano. Orla y claros de bosque caducifolio, cunetas, gleras de río, márgenes de prados y campos, etc. Se le puede encontrar, entre otros enclaves del Parque Nacional, por la parte media del Valle de Ordesa, también en la subida al Balcón de Pineta, o en las Gradas de Soaso. El orégano es uno de los condimentos más utilizados en nuestra cocina.

  • Orozuz falso.

    Habita al sur de Escandinavia, Europa central y meridional aunque en esta zona es un poco rara. Se encuentra en los claros y márgenes de bosques, matorrales, o sobre suelos pedregosos. Se le puede ver en el circo de Pineta, en la carretera de Añisclo o en Bujaruelo. Tiene un tamaño comprendido entre los 40 y 150 cms. y florece entre junio a julio.

  • Orquidea de dama.

    Habita en Europa central y meridional. Se encuentra en bosques termófilos, sobre todo de robles, matorrales y prados semisecos, es bastante rara. Tiene un tamaño comprendido entre los 30 y 80 cms. Florece en los meses de mayo a junio. Es una especie protegida.

  • Ortiga muerta.

    Planta vivaz de 0,25 a 0,60 metros y hojas ovaladas ligeramente acorazonadas. Florece de abril a septiembre con flores blanco amarillentas. Se encuentra en toda Europa hasta una altitud de 2200 metros principalmente en caminos y calveros. No es una planta irritante y tiene propiedades tónicas y astringentes.

  • Ortiga muerta amarilla.

    Planta de 20 a 50 cm. Con hojas lanceoladas y dentadas.Se encuentra practicamente en toda Europa principalmente en bosques húmedos del piso montano. En el Parque Nacional se encuentran poblaciones de esta especie en Molino de Aso, cueva del Moro, entre otras localizaciones.

  • Petrocalis.

    Planta vivaz, que florece entre los meses de junio y agosto, con tamaños comprendidos entre los 0,05 y 0,15 mts. y que se encuentra en la zona alpina. Se trata de una planta enana, cespitosa, que brota de un rizoma ramoso constituyendo pequeñas almohadillas que destacan entre las rocas y piedras calizas de las cresterías de las altas montañas, Pirineos, Alpes, Cárpatos, etc.

  • Petrocoptis.

    Planta vivaz , que florece entre los meses de mayo y agosto, con tamaños comprendidos entre los 0,05 y 0,2 mts. y que se encuentra en la zona montana. Se trata de una típica planta rupícola, muy abundante en los alrededores del Monasterio de San Juan de la Peña.

  • Poa.

    Esta gramínea es de las especies con más amplia área de distribución en nuestro país; prácticamente se encuentra en todas partes, adaptándose desde el nivel del mar hasta la alta montaña. Es planta vivaz de muy poco desarrollo en altura, que constituye un magnífico pasto para el ganado ovino, y que es capaz de rebrotar, mientras las condiciones ecológicas son favorables, después del corte del diente del ganado. Es planta frecuentemente vivípara, es decir que sus semillas germinan en la propia espiga que disemina ya pequeñas plántulas dispuestas a enraizar.

  • Primavera.

    Planta vivaz, que florece entre los meses de abril y mayo, con tamaños comprendidos entre los 0,1 y 0,3 mts. y que se encuentra en las zonas inferior y montana. En lugares frescos, umbrosos y con un suelo rico en materia orgánica. Bosques montanos, sobre todo: quejigales, pinares, hayedos. Además se halla en pastos, prados, setos frescos y bujedos. Las primaveras reciben este nombre por ser las primeras que, haciendo honor a la estación, despliegan el verdor de sus hojas y nos ofrecen el encanto de sus flores. Como planta medicinal se han utilizado mucho las olorosas raíces de la primavera, junto con sus flores, como tónicos antinerviosos, así como contra la parálisis y dolores reumáticos. El el Parque se la puede observar , entre otros enclaves, en la carretera de Añisclo, al comienzo de las Gradas de Soaso, bajo el Puente de los Navarros, o bajo las clavijas de Cotatuero.

  • Ranunculo Blanco.

    Planta vivaz, que florece a finales de primavera, nada más fundir la nieve, con tamaños comprendidos entre los 0,1 y 0,3 mts. y que se encuentra en los pisos subalpino y alpino en pastos de alta montaña sobre suelos silíceos o calizos acidificados. Pequeña planta que dispone sus hojas ovales, lustrosas y planas, en una roseta basal, de donde brotan cortos tallos que están provistos de hojas caulinares estrechas y que portan una o varias flores blancas de hasta 3 cm. de diámetro. Es corriente verla en flor en las praderas alpinas, aún nevadas.

  • Rododendro, azalea o farnucera.

    Planta leñosa, que florece entre los meses de junio y julio, con tamaños comprendidos entre los 0,3 y 0,8 mts.. Forma matorrales en el piso subalpino sobre sustrato silíceo, si bien por todo el Parque se encuentran localidades abisales (Cañón de Añisclo, 1000 m.) donde la azalea o farnucera crece aprovechando afloramientos de areniscas silíceas. Tapiza el sotobosque de los pinares acidófilos de pino negro en umbría (Senda de Cazadores, 1700m.), de forma más rara en hayedos subalpinos (Faja Pelay, +- 2000). Paradójicamente busca lugares donde en invierno tenga asegurada la capa de nieve que la proteja de las fuertes heladas.

  • Saúco rojo.

    Se distribuye desde Pirineos y Bulgaria hasta Bélgica y el Báltico; hacia el Este hasta Polonia. Es bastante común en montañas, puede encontrarse a partir de los 800 mts. de altitud. Planta vivaz, leñosa y ramificada casi desde la base, puede llegar a alcanzar de 1 a 5 mts. de altura. Su desarrollo óptimo se obtiene a pleno sol o en lugares medianamente sombreados. Junto con los chordones o frambuesas, coloniza las roturas de bosque producidas por avalanchas o caída de árboles.. Necesita suelos neutros o ácidos. Se la puede encontrar entre los barrancos de la Pardina y Capradiza, en el barranco Tormosa, o en la garganta de los Navarros. Es una planta medicinal, su corteza tiene propiedades purgantes, sus flores son sudoríficas, diuréticas, emolientes y sedantes y sus frutos tienen propiedades laxantes y sirven para preparar excelentes mermeladas.

  • Saponaria.

    Planta vivaz , que florece entre los meses de junio y septiembre, con tamaños comprendidos entre los 0,2 y 0,7 mts. y que se encuentra en los pisos colino y montano. Las hojas de esta planta, machacadas y maceradas en un recipiente con un poco de agua, se utilizan para lavar telas finas o para limpiar el pelo. En farmacia, como depurativo.

  • Sauce cabruno.

    Planta leñosa que florece entre los meses de febrero y abril, con tamaños comprendidos entre los 2 y los 11 mts., y que se encuentra en claros de bosques húmedos, canaleras de alud, gleras fijadas de los pisos montano y subalpino. A este sauce se le puede encontrar alejado de los cursos de agua, en terrenos arenosos, sueltos y frescos. Se la puede encontrar en el Cañón de Añisclo, en la senda al collado de Añisclo, o hacia Escuaín, entre otros enclaves del Parque Nacional. Es una planta muy rica en tanino, por lo que se utiliza para curtir las pieles allí donde no existen robles. También se ha empleado para la fabricación de cuerdas.

  • Serbal de cazadores.

    Planta leñosa que florece entre los meses de mayo y septiembre, con tamaño comprendido entre los 2 y los 6 mts., y que se encuentra en Bosques húmedos, tanto caducifolios como aciculifolios de los pisos montano y subalpino. Acompaña a robles y hayas en sus manifestaciones más próximas al óptimo biológico; generalmente aparecen salpicados en dichos bosques o en los pinares que ocuparon el lugar de aquellos. Señalan con su presencia los sitios de acumulación de suelo, prefiriendo las umbrías.Se le puede ver por parte baja de Añisclo (950-1150 m), hasta el Circo de Soaso (1750 m), o el bco. de la Ribereta, en La Larri (1850 m).

  • Serbal enano.

    Planta leñosa que florece entre los meses de abril y junio, con tamaños comprendidos entre los 0,5 y los 1,5 mts., y que se encuentra en matorrales y pinares subalpinos de rododendro. Se la puede ver en Faja Pelay, o camino al Collado de Añisclo. En Lana Caballo (Ordesa), ha sido recolectada en la localidad más baja del Pirineo, probablemente por la inversión térmica que se da en esta zona.

  • Siempreniña.

    Planta vivaz que florece entre los meses de mayo a octubre, con tamaños comprendidos entre los 0,05 y los 0,15 mts. Es una de las plantas rupícolas más conspicuas, ocupando desde el piso basal hasta el alpino bajo. Prefiere el sustrato calizo, tapizando las fisuras y grietas de las rocas calizas en las que existe cierta humedad. Entre otros enclaves del Parque Nacional, se puede observar hacia el circo de Pineta, también en Chisagüés, frente al Comodoto, o bajo el Collado de Bujaruelo.

  • Swertia.

    Ampliamente extendida por las zonas frías y altas montañas del hemisferio N, repartiéndose en núcleos más o menos aislados por la poción central del continente europeo. En la Península Ibérica se restringe prácticamente a los Pirineos y Cordillera Cantábrica, con algunas poblaciones relictas en los Sistemas Ibérico y Central. Se encuentra en fuentes y turberas del piso subalpino. Tiene un tamaño comprendido entre los 10 y 40 cms. y florece en los meses de junio a agosto con flores estrelladas, de 20 a 30 mm, de color púrpura o violetas, en inflorescencias ramificadas; con 5 pétalos puntiagudos. Presenta poblaciones más o menos aisladas en el Alto Pirineo Aragonés, y en Ordesa aparece en pequeños enclaves de la faja Pelay o de Calcilarruego.

  • Tercianera.

    Planta de distribución centroeuropea, ocupa las montañas de la mitad N peninsular y Sierra Nevada. Planta vivaz, que florece entre los meses de julio y septiembre, con tamaños comprendidos entre los 0,1 y 0,2 mts. Coloniza pastos pedregosos y gleras más o menos fijadas, grietas de roca, cresteríos, etc., en los pisos subalpino y alpino, con cierta preferencia por los macizos calcáreos. En Aragón se distribuye por el Alto Pirineo, llega de forma aislada al Prepirineo, con su límite meridional en la Sierra de Guara. En Ordesa se pueden ver poblaciones aisladas en el collado de las Puertas,en el Tozal de las Comas, o en el Col d'Arratille.

  • Trebol alpino.

    Planta vivaz que florece entre los meses de junio y septiembre, con tamaños comprendidos entre los 0,05 y los 0,15 mts., y que se encuentra en los pisos subalpino y alpino. Se distribuye por montañas del C y S de Europa, llegando a las montañas del N de la Península Ibérica. En Aragón por todo el Pirineo oscense. Es éste entre los tréboles el que tiene raíces más poderosas y fuertes, teniendo un olor y sabor muy pronunciado a regaliz. Sus flores son muy grandes y laxas en comparación con las de sus congéneres. Crece sobre pastos de alta montaña en suelo profundo más o menos acidificado, constituyendo, donde se encuentra, la base alimenticia de los prados, que no solamente consumen los ganados, sino que también es muy apreciada y buscada por rebecos, marmotas y otros animales silvestres. En Ordesa se pueden ver poblaciones hacia Sestrales, sobre Cuello Viceto, o en Chisagüés.

  • Gayuba, buchareta.

    Planta leñosa, que florece entre los meses de abril a julio, con tamaños comprendidos entre los 0,5 y 1 mts. Se distribuye por el N de América, Asia y por casi toda Europa. Coloniza la mitad oriental de la Península Ibérica. En Ordesa está presente en numerosos enclaves del Parque Nacional, entre los 1000 y los 1900 m. Mata leñosa, rastrera, de gran vitalidad, que coloniza y llega a tapizar los suelos pedregosos de taludes, crestas y diversos tipos de bosques abiertos y luminosos, tanto de piso montano como del subalpino. La gayuba es una interesante especie, tanto por su capacidad de acumulación de suelo como en la lucha contra la erosión, por la maraña de tallos y raíces que forma, reteniendo la tierra hasta en pendientes inverosímiles. Tiene también cierto interés medicinal en la lucha contra infecciones en la vejiga y conductos urinarios, por lo que frecuentemente se recolecta en nuestros montes. "

  • Verónica.

    Planta vivaz que florece entre los meses de abril y mayo, con tamaños comprendidos entre los 0,07 y los 0,25 mts., y que se encuentra en el piso montano. En Europa se encuentra por todo el continente, salvo algunas islas y gran parte de la región ártica; en la Península Ibérica se da en Pirineos y otras áreas de la mitad N. Se cría en orlas, setos y claros de bosques frescos y sombreados, sobre todo caducifolios; también forma parte de prados y herbazales nitrófilos. Algunas localizaciones en Ordesa, entre otras: bordas de Aso, barranco de la Fuen Blanca, circo de La Larri, Andecastieto.

  • Viola.

    Artica - alpina, se distribuye por la mayoría de los Macizos montañosos de Euroasia y América del Norte. Planta vivaz, con aspecto y consistencia de hierba, se desarrolla en lugares medianamente sombreados o a la sombra. Necesita suelos húmedos o frescos. Se puede encontrar en pedreros, canchales, roquedos y grietas. Su floración transcurre entre los meses de junio y agosto. Es una planta con propiedades medicinales, sus raíces son eméticas y purgantes, sus hojas y flores depurativas, anti-escrofulosas, diaforéticas, béquicas, expectorantes, diuréticas, laxantes y emolientes.

  • Violeta.

    Se distribuye por las zonas templadas del sur de Europa. En España, aunque es escasa, la encontramos en gran parte de la Península. Prefiere suelos con sombra entre arbustos, colinas suavemente inclinadas y a lo largo de vallas antigüas de piedra. La mayoría de las especies se reproducen por brote de raíz. Un rizoma, por encima del suelo, desarrolla una rosa de ho-jas verde-oscuras con los márgenes dentados y forma acorazonada. Las flores olorosas y con peciolo largo nacen al mismo tiempo. Posteriormente crecen hojas más grandes y unos pequeños brotes de flores descoloridas.

  • Violeta cornuda.

    Planta vivaz que florece entre los meses de junio y agosto, con tamaños comprendidos entre los 0,2 y los 0,4 mts., y que se encuentra en la zona subalpina. Las flores de las violetas tienen cinco pétalos desiguales, el inferior se prolonga en su base en un espolón, por lo que son irregulares o zigomorfas, esto es , que solamente tienen un plano de simetría. En la especie que nos ocupa, el desarrollo del espolón es un dato característico para su identificación. Es característica general de las violetas el que sus hojas estén acompañadas en el arranque del peciolo de unos apéndices foliáceos que se denominan estípulas, las hojillas que acompañan a las flores se llaman brácteas.

  • Yerba centella.

    Planta vivaz, que florece entre los meses de marzo a julio, con tamaños comprendidos entre los 0,2 y 0,4 mts. y que se encuentra en las zonas montana y subalpina. En los prados muy aguanosos, así como en las riberas de arroyos y torrenteras, en las regiones húmedas de nuestra Península, es corriente encontrar esta planta, que siendo tóxica para el hombre constituye un paraíso para los insectos de los grupos de Dípteros e Himenópteros.

  • Zarza terreña.

    Planta leñosa, que florece entre los meses de junio y septiembre, con tamaños comprendidos entre los 1 y 2 mts. y que se encuentra en la zona montana. Esta zarza se caracteriza por tener los turiones débiles y cilíndricos, provistos de glándulas y pequeñísimos aguijones suavemente curvados. Los frutos consisten en la agrupación de 2 - 5 drupeolas gruesas formando la característica zarzamora de color azulado glauco y sabor ácido.

Fauna      

Fauna

  • Acentor Alpino.

    Se le reconoce por el vivo color carmesí de sus alas negruzcas que descubre cuando vuela como una mariposa. Escalador de cantiles, deambula por grandes risqueras y cría en los escarpes de los Pirineos y Cantabria, en general por encima de 1.800 metros. Prefiere para anidar, las exposiciones solitarias de umbría en cualquier fisura inaccesible de una chimenea natural, y cuando en julio se emancipan los pollos, se establecen en los neveros y canchales de las cumbres. Mide 17 centímetros, cría entre mayo y julio y se alimenta principalmente de arañas, moluscos e insectos del roquedo.

  • Acentor Comun.

    Prefiere zonas montañosas con estrato arbustivo denso y bajo. Por ello escasea en áreas peladas sin matorral y en el interior del bosque. Tiene de 14 - 15 centímetros y prácticamente canta durante todo el año. Cría de abril a julio y durante la primavera y verano se alimenta de insectos, gusanos, caracoles y arañas.

  • Aguila Real.

    Habita principalmente en zonas montañosas y también en llanuras con algún buen sitio para nidificar. Construye el nido generalmente en un saliente rocoso, con o sin extraplomo, y ocasionalmente en árboles. Es el águila más grande de todas las españolas. Mide de 76 a 89 centímetros y caza pequeños mamíferos como perdices y liebres que lleva al nido, generalmente situado en la parte más baja del territorio de caza, para que el transporte sea lo menos penoso posible.

  • Alcaudon Real.

    Habita en carrascales, bordes de bosques y terrenos con árboles dispersos. Necesita superficies despejadas con algún posadero desde donde vigilar. Tienen 24 centímetros y se alimenta desde pequeños pájaros hasta grandes insectos. El nido lo emplaza generalmente en arbustos y en ocasiones en árboles de gran porte. Cría de abril a junio.

  • Alcotan.

    Habita en bosques muy aclarados, terrenos despejados con algunos árboles, vallas y sotos. Es un halcón tan rápido como el Halcón Peregrino pero su tamaño de 35 centímetros y su cola corta, nos da la impresión de estar viendo un vencejo grande, cuando le vemos volar. Es tan ágil cazando que puede apresar volando a vencejos y golondrinas. En picado alcanza cuando caza hasta los 250 kilómetros por hora y en vuelo rasante desde posadero los 150 kilómetros por hora.

  • Alimoche.

    Habita en todo tipo de terrenos con acantilados y roquedos. Mide de 58 a 66 centímetros y es el buitre español de menor tamaño. Se alimenta de carroña y todo tipo de despojos, por ello es normal la concentración de muchos alimoches en vertederos, donde rebuscan cualquier tipo de materia orgánica. Completa su dieta con caracoles, anfibios, reptiles y roedores. Es uno de los pocos animales capaz de utilizar un instrumento. En África donde abundan los huevos de avestruz, el alimoche utiliza piedras que arroja con fuerza contra el huevo para acceder al contenido del mismo cuando se rompe.

  • Alondra Comun.

    Habita en páramos, prados de montaña y dunas. En invierno puede observarse en los altiplanos nevados, bandadas de alondras a modo de coros, con un canto que puede durar 10 minutos sin interrupción. Tiene 18 centímetros y anida de abril a julio en el suelo.

  • Armiño.

    Habita en las montañas frías de la España húmeda, Pirineos y Cordillera Cantábrica. Excepcionalmente puede bajar hasta las provincias de Burgos y Valladolid. Sólo es blanco completamente en invierno; el resto del año tiene una piel parda clara que le mimetiza en el entorno que vive. Mide 27 centímetros y se alimenta de pequeños roedores, aves y reptiles. Su ferocidad y valentía pueden llevarle a enfrentarse con el hombre, pero le permiten también alimentarse en ocasiones de piezas de gran tamaño, como conejos y liebres.

  • Arrendajo.

    Es un pájaro eminentemente forestal que rara vez habita fuera del arbolado. Abunda tanto en bosques de coníferas como de frondosas y mixtos. Es muy retraído y arisco y por tanto difícil de observar; sin embargo es el vigilante del bosque y ante el paso de cualquier animal salvaje o el hombre, emite unos "gritos" que alertan a toda la comunidad. Tiene 34 centímetros y cría de abril a junio. Se alimenta principalmente de insectos, frutos y ocasionalmente de crías y huevos de otras aves.

  • Autillo.

    Habita fundamentalmente en sotos fluviales, alamedas, árboles junto a construcciones y dehesas. Mide 19 centímetros y emite un repetido silbido melancólico muy parecido a los de algunos sapos. De hábitos nocturnos se alimenta fundamentalmente de insectos y también de pequeñas aves y micromamíferos. La puesta se produce desde abril a junio en huecos de árboles y nidos viejos de córvidos.

  • Avion Roquero.

    Habita en acantilados rocosos de montaña o costa, a los que llega a final de febrero. Algunos emigran en octubre y otros permanecen en la zona mediterránea. Tiene 14,5 centímetros y construye el nido con barro, en forma de medio cuenco protegido del sol y la lluvia. Cría de mayo a agosto, a veces próximo a nidos de avión común.

  • Azor.

    Habita en todo tipo de bosques aunque prefiere los bosques de coníferas, mejor si son aclarados y a menudo cerca de espacios abiertos. Mide de 48 a 61 centímetros y se alimenta principalmente de aves y algunos reptiles y mamíferos. Construye su nido casi siempre en la horquilla de un árbol, entre 5 y 20 metros del suelo. La puesta tiene lugar entre marzo y mayo.

  • Buho Chico.

    Habita preferentemente en bosques de coníferas, bosquetes aislados y en sotos fluviales. Es menos frecuente en bosques muy frondosos pues caza al acecho desde posaderos y otras veces volando bajo, en terrenos con vegetación escasa. Mide 35 centímetros y se alimenta de aves, insectos y pequeños mamíferos. Cría generalmente en nidos viejos de otras aves y la puesta tiene lugar de febrero a junio.

  • Buho Real.

    Es la rapaz nocturna más grande de España. Habita en todo tipo de terrenos generalmente en promontorios rocosos, bosques, laderas y estepas. Construye su nido en cuevas, cornisas o grietas de grandes farallones de rocas. Si el bosque donde vive carece de roquedos donde anidar, utiliza los nidos viejos de otras aves en los árboles donde pone sus huevos entre enero y abril. Mide de 66 a 71 centímetros y se alimenta cazando, al empezar o caer el día, presas que pueden ser tan grandes como el conejo o el urogallo.

  • Buitre Leonado.

    Habita en todo tipo de terrenos montañosos a excepción de bosques muy densos que sin embargo sobrevuela. Es un buitre social que cría en colonias en grandes cuevas, cárcavas o paredes rocosas con numerosas repisas y extraplomos. Busca la comida planeando en línea a gran altura, atento a cualquier actividad de córvidos y otros animales sobre animales muertos. Mide de 96 a 104 centímetros y se alimenta de cadáveres de tamaño medio y grande. La puesta tiene lugar a finales de diciembre en Andalucía y hasta febrero en el resto del país"

  • Camachuelo.

    Habita en la España húmeda desde Galicia al Pirineo Oriental. Cuando abundan los arbustos y estratos heterogéneos, encontramos al camachuelo en los hayedos-abetales y en todos los bosques mixtos de coníferas y frondosas donde se dan las condiciones anteriores. Tiene 15 centímetros y come insectos, semillas y bayas. Al contrario que otros pájaros que sucumben a condiciones adversas, el camachuelo aprovecha las posibilidades del entorno, llegando a comer las yemas de los árboles. Cría de abril a agosto y el nido puede construirlo sobre arbustos perennes o árboles de porte medio.

  • Carabo.

    Habita preferentemente en viejos bosques de frondosas, de coníferas y grandes jardines y parques. Mide 38 centímetros y se alimenta fundamentalmente de pequeños roedores, aves e insectos. Construye su nido en huecos de árboles, nidos de otras rapaces y córvidos y ocasionalmente en construcciones. La puesta se produce entre febrero y mayo.

  • Carbonero Garrapinos.

    Habita en los bosques de coníferas preferentemente de media o alta montaña. Anida en agujeros y troncos de árboles, tiene 12 centímetros y se alimenta de insectos, arañas, oruga de procesionaria y cualquier otro animal del entorno en que vive. Cuando escasea el alimento animal también come piñones y semillas.

  • Chochin.

    Habita en bosques con denso estrato arbustivo y una cierta humedad, con frecuencia cerca del agua. Es un pájaro pequeño de 9,5 centímetros que come siempre en el suelo, principalmente insectos del humus de las zonas sombrías donde habita. Cría de abril a julio en un nido hecho con musgo.

  • Chova Piquigüalda.

    Habita en los Pirineos y Picos de Europa y con menores efectivos en el resto de la franja húmeda. Se distingue de la piquirroja por tener un pico más recto y corto y de color amarillo. Mide 38 centímetros y su alimentación entomófaga la completa con semillas en pequeñas cantidades. Cría y anida en hendiduras de las rocas y rara vez baja a la llanura o el litoral.

  • Chova Piquirroja.

    Habita en acantilados y zonas rocosas de alta montaña y también en acantilados y afloramientos rocosos cerca del mar. El nido lo construye siempre aprovechando salientes, grietas o cuevas inaccesibles. Mide 39 centímetros y se alimenta de larvas, orugas, caracoles, saltamontes y arañas.También alguna semilla sin llegar a constituir peligro para las cosechas.

  • Colirrojo Tizon.

    Habita en todos los acantilados y pedrizas de nuestras cordilleras. Es un pájaro de roca que anida en agujeros y evita el follaje. Recorre con gran destreza los roquedos y cantiles y se alimenta de insectos, escarabajos, mariposas, etc., y en otoño de semillas y bayas. En invierno coloniza murallas, corrales y casas de todo el país.

  • Collalba Gris.

    Habita preferentemente en pedrizas, prados rocosos del piso alpino, páramos y acantilados. Tiene 15 centímetros y anida en agujeros, pedreras e incluso madrigueras de conejo. Cría de abril a junio y se alimenta principalmente de pequeños coleópteros sin desdeñar algunas semillas.

  • Cuco.

    Habita en los pastizales altimontanos y en los bosques mixtos de coníferas y frondosas, preferentemente en el borde del monte, sobre todo en niveles medios de montaña. La hembra pone sus huevos en nidos de otros pájaros, uno por cada nido que parasita. Cuando este huevo eclosiona, lo primero que hace la cría de cuco es expulsar a las crías del pájaro parasitado y reclamar para sí todos los afanes alimenticios de su "padre" adoptivo. Mide 33 centímetros se alimenta casi exclusivamente de orugas, incluida la procesionaria, otros insectos y caracoles.

  • Cuervo.

    Habita y cría en acantilados y enclaves rocosos, que le garantizan seguridad para reproducirse. Es un ave muy atrevida que no duda en atacar a buitres y aguilas de mayor tamaño que él cuando pasan por su territorio, a veces sin razón aparente. Mide 64 centímetros y tiene un pico negro muy grande y poderoso. Es un ave omnívora que come de todo, incluso carroña. Cría de febrero a mayo en cornisas rocosas en un nido de barro y ramas.

  • Curruca Carrasqueña.

    Vive en el mote bajo de carrascas, quejigos y alcornoques y en muchos tramos de la típica garriga mediterránea con lentiscos, olivillas, jaras y sabinas. Sube hasta los 1.800 mts. y la podemos ver a partir del mes de abril que pasa por estas tierras antes de sacar adelante su prole de 4 pollos.

  • Desman de los Pirineos.

    Es una especie de topo con la nariz alargada en forma de trompa. Habita en la orilla de arroyos, afluentes de torrentes de aguas vivas, sin sobrepasar los 1.200 metros de altitud, en los Pirineos y Sistemas Central y Cantábrico. Se alimenta de pequeños crustáceos, larvas de Tricópteros y Plecópteros que saca del agua y después engulle.

  • Estornino negro.

    Habita en pequeñas colonias sobre cantiles, árboles y poblaciones. Se distribuye hasta el pie de los Pirineos y anida en agujeros de árboles y acantilados, ruinas y tejados. Tiene un tamaño de 22 centímetros, igual que el estornino pinto, e indistinguible de él desde lejos. Se alimenta de insectos, moluscos, caracoles y gusanos.

  • Estornino Pinto.

    Habita lo mismo en bosques y parques que en el campo o núcleos habitados. Tiene 22 centímetros y es una especie poco exigente que prospera muy bien próximo al hombre. Anida en pequeños agujeros de árboles y suelo. Cría de abril a julio y se alimenta de frutas, insectos, caracoles y gusanos.

  • Garduña.

    rra Morena. Es muy parecida a la marta, aunque esta es un poco más grande. Se alimenta de aves, reptiles, anfibios, insectos y es tán ágil que puede cazar a la ardilla y a otros animales tán rápidos como ella. Vive sobre todo en zonas montañosas con abundancia de vegetación y la madriguera suele ser cualquier agujero alto de un árbol o una madriguera de ardilla abandonada.

  • Gavilan.

    Habita en todo tipo de bosques y campiñas, en sotos, plantaciones, etc. Caza al acecho volando a baja altura, casi siempre aves, aunque en ocasiones se alimenta de grandes insectos y pequeños mamíferos. Cría de abril a mayo en los bosques junto a prados con árboles y a una altura de 5 a 30 metros del suelo.

  • Gorrion Alpino.

    Habita en alta montaña de los 2.000 a los 3.000 metros. Prefiere pedrizas y canchales caóticos, morrenas y aristas de cumbres. Tiene 18 centímetros y anida en las grietas de las rocas. Es un ave muy resistente al clima adverso de la montaña y en invierno se establece en los collados que el viento ha limpiado de nieve. Se alimenta de semillas y en época de cría añade a la dieta de los polluelos, insectos y otros alimentos de origen animal.

  • Halcon Peregrino.

    Habita preferentemente en montañas, acantilados, paisajes abiertos agrestes, bosques aclarados y en la costa. Caza lanzándose sobre sus presas en picado casi vertical, a enorme velocidad y con las alas pegadas al cuerpo a modo de proyectil viviente. Mide de 38 a 48 centímetros y se alimenta con presas de hasta el tamaño de una paloma o perdiz. Cría en cornisas de grandes cortados rocosos, riscos y ocasionalmente en construcciones y nidos de otras aves en árboles. Su puesta tiene lugar entre marzo y abril.

  • Herrerillo Comun.

    Habita en las mismas zonas que el carbonero común aunque le gustan menos los bosques de coníferas. Tiene un tamaño de 11 centímetros y como otros páridos puede ser un acróbata buscando comida en el envés de las hojas, alimentándose de los insectos y gusanos que las parasitan y aprovechando también las yemas de las ramas más finas. En otoño puede comer algún fruto y en invierno semillas. Cría de abril a junio en nidos que hace en agujeros.

  • Jabali.

    Habita en todos los montes de España en bosques o sotobosques espesos desde el sur a los Pirineos. Se alimenta de tubérculos, bellotas, pequeños roedores, lagartos, etc., y no hace ascos a pequeñas carroñas que encuentre en su deambular, mientras levanta piedras con el hocico en busca de pequeños animales o escorpiones. A los pequeños se les llama rayones por su listado pardo y amarillo. La madre al nacer los separa de su padre, para evitar que este se los coma. Después de 15 o 20 días, empezarán a retozar por la pradera y a conocer el bosque.

  • Lavandera Blanca.

    También llamada pajarita de las nieves, habita sobre todo en las orillas de ríos, aunque ha colonizado los núcleos urbanos. Por ello la podemos encontrar anidando en cualquier granja o casa de la España húmeda y vallas frescas de los macizos interiores. Mide 18 centímetros y se alimenta principalmente de pequeños invertebrados; ocasionalmente picotea los excrementos de vaca para aprovechar, los pequeños coleópteros y larvas. Cría de abril a agosto en nidos que acondiciona en agujeros.

  • Lavandera Boyera.

    Habita generalmente cerca del agua en praderas o márgenes de ríos, principalmente en terrenos pantanosos con vegetación baja y a veces en terrenos anegados junto a ríos de llanura. Mide 17 centímetros y se alimenta de larvas e insectos, caracoles, babosas y lombrices. Cría de mayo a julio en nidos que construye en concavidades bajo el pasto.

  • Lavandera cascadeña.

    Habita principalmente los cursos medio y alto de nuestros ríos montanos y de los llanos. Tiene 18 centímetros y nidifica entre las raíces y piedras de la orilla o en agujeros de obras de fábrica en los tramos accidentados del río. Cría de marzo a julio y se alimenta de insectos que caza en las orillas. Solamente si se queda todo el año, completa su dieta con semillas de plantas ribereñas.

  • Lechuza comun.

    Habita a veces en acantilados y campos con árboles dispersos, pero prefiere para anidar construcciones de lugares habitados, como torres de iglesias, casas de campo y ocasionalmente troncos viejos de parques urbanos. Mide 34 centímetros y es un gran cazador nocturno de pequeños roedores. Algunas veces caza de día.

  • Liron careto.

    Está muy extendido por toda España. De hábitos fundamentalmente nocturnos, es potencial presa de sus enemigos naturales: las rapaces nocturnas. Puede llegar a ser un problema, si abunda mucho en una zona, porque come y acopia muchos cereales para pasar el letargo invernal. Suele utilizar como madrigueras agujeros o nidos abandonados de aves.

  • Marmota.

    Su hábitat está condicionado por sus dos necesidades básicas: comer hierba y hacer galerías y madrigueras. Si este terreno blando tiene rocas mejor, debajo de ellas excavarán sus galerías y servirán como oteadero donde siempre habrá un adulto de la colonia vigilando el cielo y todo lo que ocurre en un radio de 250 metros. Cuando en invierno bajan las temperaturas, ajustan su metabolismo lo imprescindible para mantenerse vivas. Las marmotas desaparecieron hace tiempo, pero fueron introducidas en la vertiente norte por cazadores franceses, hacia los años cincuenta, de donde pasaron a España en fechas poco conocidas.

  • Mirlo Acuatico.

    Habita en los tramos altos y medios de los ríos de montaña y se afinca preferentemente en los tramos con márgenes rocosas y abundancia de cascadas. Puede llegar a nuestro país hasta los 2.500 metros de altitud e incluso podemos encontrarlo en algún ibón o laguna de las cubetas alpinas. Mide 18 centímetros y se alimenta de alevines de peces, hasta de 6 centímetros, también de insectos y sus larvas, de caracoles, etc. Cría de marzo a julio, en nidos-bola de musgo, que construye entre las rocas o agujeros de construcciones.

  • Mirlo Comun.

    Habita en todas partes: en bosques con matorral de llanura y montañas, en tierras cultivadas y en parques y jardines urbanos. Solamente está ausente en zonas desnudas de alta montaña y en las estepas de gramíneas. Mide 25 centímetros y se alimenta de bayas y frutas, insectos y larvas de todo tipo, caracoles y lombrices. Cría de marzo a julio en nidos que construye en matorrales y árboles"

  • Mochuelo Comun.

    Habita en todo tipo de zonas, desde terrenos pedregosos a terrenos de cultivo con árboles dispersos. Evita el bosque muy denso y rara vez podemos observarlo en núcleos urbanos. Mide 21 centímetros y es una de las rapaces nocturnas que podemos ver durante el día erguido en cualquier poste o valla. Se alimenta de insectos, roedores pequeños y algún ave. Pone sus huevos de abril a mayo en nidos construidos en los huecos de los árboles.

  • Oropendola.

    Es un pájaro esencialmente arbóreo que habita en riberas fluviales y arboledas que bordean ríos sobre todo con especies frondosas de alisos, sauces, olmos, chopos, etc. Este follaje tan tupido, impide ver con comodidad a la oropéndola a pesar de su colorido y tamaño que alcanza los 25 centímetros. Podemos observarla con frecuencia en rodales mixtos de pinos y frondosas pero su presencia en montaña suele restringirse al fondo de los valles. Cría de mayo a julio y se alimenta principalmente de insectos y en época, de frutas maduras ricas en azúcar.

  • Papamoscas cerrojillo.

    Habita en hayedos, robledales o setos muy frondosos y en pinares con nidales artificiales. Mide 13 centímetros y anida también en agujeros de árboles y muros. Necesita que bajo los árboles existan espacios abiertos para la caza de moscas y presas en el suelo y en el aire. Tiene una gran destreza para cazar al vuelo todo tipo de insectos que no sean ni muy duros, ni muy grandes.

  • Perdiz nival.

    Habita en zonas desnudas y pedregosas de alta montaña próximas a las nieves perpetuas. Nunca baja a las zonas forestales, demasiado cálidas para ella, y por ello siempre la encontraremos por encima de los 2.000 metros. Es una especie escarbadora que anda más que vuela, aunque si levanta el vuelo lo hace con soltura y belleza. Anida al abrigo de un matojo o de cualquier roca y es capaz de soportar las más duras condiciones, merced a las dos capas de plumas: las cobertoras y las hipo-rraquis que le proporcionan un aislamiento perfecto.

  • Petirrojo.

    Nidifica fundamentalmente en bosques de las zonas húmedas del norte y en los valles umbrosos de los macizos de montaña. También le podemos ver en tierras de labor, jardines y bordes de río con matorral impenetrable. Mide 14 centímetros y llega a confiar en el hombre más que otras aves. Cabe destacar la territorialidad de los invernantes, de tal forma, que no toleran la presencia de otro individuo de su especie en la parcela elegida. Siempre come en el suelo insectos, lombrices y moluscos pero completa su dieta con frutos como el majuelo, moras, etc. Anida en agujeros o grietas de muros o rocas, árboles, etc.

  • Pico Menor.

    Es el más pequeño de los picos españoles y habita los grandes bosques frondosos, pero por causas poco conocidas, ha sufrido una regresión general tanto en su número como en su distribución. Por ello actualmente se le puede encontrar también en manchas a pie de monte o en los valles, sobre todo a una altitud menor de los 1.000 metros. Tiene 15 centímetros y se alimenta de insectos y sus larvas, arañas y tijeretas. Su sentido de la territorialidad puede hacer que los vecinos más próximos estén a varios kilómetros de distancia.

  • Pico Picapinos.

    Es un pájaro trepador que habita en los bosques de coníferas del Pirineo Central y Oriental y en los de frondosas del Pirineo Occidental y Picos de Europa. Vive también en los bosques de coníferas de los Sistemas Central, Ibérico y Penibético. Mide 23 centímetros y se alimenta principalmente de hormigas que captura con su lengua pegajosa y de las larvas xilófagas que descubre en las galerías que hace con su potente pico. Completa su dieta con los piñones que saca de las piñas y con los cinípidos de ciertas agallas.

  • Pinzon Vulgar.

    Es uno de los fringílidos que más abunda en nuestro país. Habita en todo tipo de bosques, llegando hasta los últimos pinos negros de los bosques pirenaicos. En ocasiones se forman bandadas organizadas por sexos. Mide 15 centímetros y construye el nido generalmente muy bajo en arbustos o árboles, donde cría de abril a julio. Se alimenta de semillas forestales e insectos perjudiciales, y es especialmente útil, porque destroza gran cantidad de crisálidas para aprovechar la seda de sus capullos en el forrado de su nido.

  • Piquituerto.

    Habita en los bosques de coníferas montanos, principalmente en abetales y pinsapares. El suelo con numerosas piñas abiertas delatan la presencia de este fringílido en la zona. Mide 17 centímetros y come semillas de coníferas, que busca vagabundeando entre bosque, y bosque, según la fecha de fructificación de estos árboles. Cría en coníferas, en las fechas más propicias desde el punto de vista alimentario.

  • Pito Negro.

    Es el mayor de los picos españoles. Mide 46 centímetros y habita en viejos bosques de las montañas cántabro-pirenaicas. Vive solitario en los bosques más retirados de coníferas, frondosas o mixtos. Es difícil verlo por que tiene un territorio de campeo muy extenso; sin embargo su actividad en la búsqueda de larvas se reconoce por la existencia, al pie de tocones, de gran cantidad de astillas en el suelo. Cría de abril a junio en grandes agujeros de árboles, muchas veces a gran altura y con diámetro próximo a los 20 centímetros. Se alimenta de hormigas y larvas de coleópteros aunque su dieta no es del todo conocida.

  • Pito Real.

    Habita en todo el país. Desde las granjas al nivel del mar hasta los últimos pinos negros de la cordillera pirenaica a 2.000 metros de altitud. Prefiere los bosques de frondosas, las dehesas junto al agua y cualquier alameda u olmeda de cierta entidad. Mide 32 centímetros y caza muchas hormigas. En las choperas ayuda en la lucha biológica consumiendo muchos insectos xilófagos. También se alimenta de muchos restos de pequeños coleópteros y otros insectos. Cría de abril a mayo en nidos de agujeros que realiza en los árboles martilleando con su potente pico.

  • Quebrantahuesos.

    En España sólo nidifica en las sierras prepirenaicas y en los Pirineos, desde que desapareció la pareja que en el año 1.978 nidificaba en la Sierra de Cazorla. Desde entonces las cifras aquí, en la Cordillera Cantábrica y montes interiores corresponden a ejemplares aislados de jóvenes en dispersión o sin pareja. Antiguamente nidificaba en cualquier sierra con alguna cornisa, cueva o extraplomo donde construir su nido. Tiene más capacidad de vuelo que otros grandes buitres debido a su envergadura y poco peso que le permiten aprovecharse no sólo de las térmicas, sino también de débiles corrientes ascendentes de ladera. Así en España se le ha visto volar a más de 3000 metros de altura en sus desplazamientos por las zonas de montaña en busca de alimento. Aunque es capaz de subir mucho, también está capacitado para recorrer los bosques de montaña y cualquier otro terreno de sus dominios. Se considera que los huesos constituyen el 90% de su alimentación y por ello ante una carroña es un espectador, más que actor, que observa como los demás carroñeros le preparan su comida. Si los huesos son muy grandes y no puede tragarlos los romperá dejándolos caer desde el aire, en rompederos no muy lejos del nido. Construye nidos de 175 centímetros de diámetro y 80 centímetros de altura, interiormente tapizados de pelos y lanas, en número variable de 2 a 5 poco separados y que ocupan sucesivamente, seguramente para que se desparasiten los usados en años anteriores. Actualmente la población española si no crítica si es preocupante por sus escasos efectivos, aunque el interés de organismos estatales, asociaciones y algunos particulares han propiciado una situación de lenta recuperación.

  • Rata de Agua.

    Habita en toda la Península a excepción de Portugal. Es un animal muy prolífico que normalmente cría cuatro veces al año y en cada puesta tiene alrededor de 5 crías. Es muy parecida a la rata común pero tiene un pelo más fuerte, abundante y algo más largo. Se alimenta de algunas raíces de plantas ribereñas, coleópteros, aves y cualquier animalillo que deambule cerca del agua o que nade cerca de la orilla.

  • Reyezuelo sencillo.

    Es una de las aves más pequeñas de Europa. Vive en las áreas forestales de las cadenas montañosas del norte y centro. Abunda en los abetales, pinares de pino negro, de pino silvestre y bosques mixtos de coníferas y frondosas del Pirineo. Mide 9 centímetros y se alimenta de insectos, como los carboneros y herrerillos, que en otoño e invierno, completan su dieta con bayas y semillas. Crían de abril a junio, en nidos casi siempre colgando de la punta de una rama de conífera.

  • Roquero Rojo.

    Habita en laderas de media y alta montaña, con zonas de grandes bloques de piedra junto a tramos de hierba y arbustos diseminados. Como consecuencia de la despoblación de valles y pueblos, el roquero rojo coloniza los bancales abandonados y las construcciones rurales semidestruidas. Mide 19 centímetros y se alimenta sobre todo de ortópteros además de otros insectos, caracoles e incluso batracios pequeños. Cría de mayo a junio, en las hendiduras de las rocas.

  • Ruiseñor.

    Es un ave escondediza y solitaria, de plumaje pardusco y canto brillante, que habita el fondo de los valles de montaña, los bosques frondosos y los setos y arboledas con abundante estrato arbustivo. Mide 17 centímetros y construye nidos completamente mimetizados difíciles de encontrar. Es un ave eminentemente insectívora que pasa el invierno en África.

  • Ruiseñor bastardo.

    Lo podemos encontrar en toda la red hidrográfica española, a excepción de los tramos torrenciales de alta montaña. En el resto de ríos y arroyos, vive en la red arbustiva y enmarañada, siempre junto al agua. Mide 14 centímetros y es difícil de ver aunque sabemos de su presencia por el canto inconfundible, entre alarma vibrante y explosión súbita, oculto por la densa vegetación. Cría en nidos situados en la base de la vegetación y su alimentación es fundamentalmente insectívora completada con semillas y pequeños frutos silvestres.

  • Sarrio.

    Habita en el límite superior de los bosques subalpinos y muy cerca de los glaciares y las nieves perpetuas. Atraviesa tramos de nieve o hielo con mayor seguridad que las cabras montesas y recorre con igual facilidad paredes casi verticales, sólo a ellos accesibles. Paren de mayo a junio y ya desde los primeros momentos las crías hacen gala de una gran agilidad para moverse por las rocas y la nieve.

  • Totovia.

    Habita en los pinares de la alta montaña pirenaica preferiblemente en los linderos del bosque y también en las dehesas y laderas con árboles diseminados. Mide 15 centímetros y se alimenta de insectos, arañas, pequeños moluscos y semillas de muchas plantas silvestres. Cría de marzo a junio, en nidos a nivel del suelo.

  • Trepador Azul.

    Es un ave trepadora de árboles, con pico puntiagudo y poderoso, que habita en bosques de frondosas, en abetales, pinares y pinsapares. En los bosques de coníferas, como los troncos de los pinos no suelen tener cavidades, aprovechan los nidos antiguos de picos para hacer su nido y también los nidales artificiales retocados con mortero a la entrada del nidal. Mide 14 centímetros y se alimenta de insectos, larvas y huevos que descubre con su poderoso pico, en su recorrido por el fuste. En invierno competa su dieta con semillas y pequeños frutos. Cría de abril a junio, en los nidos de picos estrechados con mortero de barro.

  • Trepariscos.

    Se le reconoce por el vivo color carmesí de sus alas negruzcas que descubre cuando vuela como una mariposa. Escalador de cantiles, deambula por grandes risqueras y cría en los escarpes de los Pirineos y Cantabria, en general por encima de 1.800 metros. Prefiere para anidar, las exposiciones solitarias de umbría en cualquier fisura inaccesible de una chimenea natural, y cuando en julio se emancipan los pollos, se establecen en los neveros y canchales de las cumbres. Mide 17 centímetros, cría entre mayo y julio y se alimenta principalmente de arañas, moluscos e insectos del roquedo.

  • Tritón de los Pirineos.

    Abunda en los ríos altimontanos, ibones y lagos. Mide aproximadamente 15 centímetros y se alimenta de otros animales que como él aguantan las bajas temperaturas, principalmente: efímeras tricópteros, crustáceos y moluscos. Inverna aproximadamente ocho meses al año y comparte con el tritón palmeado algunos medios donde vive.

  • Turon.

    Vive en toda Europa y particularmente en toda la Península Ibérica. Mide 58 centímetros y prefiere la noche para patrullar con gran sigilo en busca de alimentos, merced a los pies almohadillados que le permiten aproximaciones completamente silenciosas. Se alimenta de aves, mamíferos de tamaño menor o igual que un conejo, anfibios, reptiles y huevos que puede encontrar en los árboles o el suelo. Como otros mustélidos, no dudan en defenderse si son atacados por enemigos de mayor talla.

Mapa      

Mapa

Normativa 

Normativa

Fue creado por Real Decreto de 16 de agosto de 1918; su titularidad es municipal en un 89%, repartido entre los municipios de Torla (33,15 Km2; 3.315 ha), Fanlo (82,65 Km2; 8.265 ha), Tella Sin (7,3 Km2, 731 ha), Puértolas (24,73 Km2; 2.473 ha) y Bielsa (1,824 Km2; 1.824 ha).

Por la Ley 52/82, de 13 de julio de 1982, fue posteriormente reclasificado y pasó a denominarse Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido ampliando su superficie.

El Real Decreto 409/1995, de 17 de marzo de 1995 describe los instrumentos jurídicos que rigen el uso y gestión del Parque (Plan Rector de Uso y Gestión).

Otros nombramientos de las redes supranacionales de protección:

Reserva de la Biosfera del Programa MAB (UNESCO) desde 1997.

Patrimonio de la Humanidad (UNESCO) desde diciembre de 1997 como lugar transfronterizo "Pirineos-Monte Perdido".

Zona de Especial Protección para las Aves (ZEPA).

Diploma Europeo, en su categoría A, que otorga el Consejo de Europa.

Equipamientos

Equipamientos

De acceso gratuito todas las épocas del año. Para los visitantes cuenta con distintos centros distribuidos en distintos municipios de la Provincia de Huesca.

CENTRO DE VISITANTES

  • "El Parador". Valle de Ordesa.

    Cuenta con una exposición permanente, sala de proyecciones y actividades de educación ambiental o si lo prefiere puede incluirse en los grupos de visitas guiadas.

    Horario ininterrumpido de mañana y tarde.

    Dirección: 22376-Torla. Huesca.

  • Centro de Visitantes " El Molino"

    Ofrecen una exposición permanente y otras exposiciones temporales basadas en distintis temas relacionados con el Parque, sala de proyecciones y se pueden realizar dos tipos de visitas una destinada al conocimiento del Parque y sus alrededores guiadas y la visita a las ermitas de Tella.

    Horario de mañana y tarde.

    Dirección: Tella. Huesca

  • Centro de disminuidos físicos "Casa Oliván"

    Dirección: Valle de Ordesa, junto a la carretera, 1 Km antes de alcanzar La Pradera.

PUNTOS DE INFORMACIÓN.

  • En Bielsa (Huesca)

    Cuenta con exposiciones temporales.

    Solo esta abierto en la temporada estival.

    Dirección: Bielsa. Huesca

  • En Escalona (Huesca).

    Exposiciones temporales y vídeos.

    Abierto todo el año en horario de mañana y tarde.

    Dirección: Escalona. Huesca.

REFUGIOS DE MONTAÑA.

 

  • Refugio de Góriz

    Abierto todo el año. Tlf: 974-341201

    Dirección: Escalona. Huesca

DIRECCIÓN DE INTERÉS:

 

  • DIRECTOR CONSERVADOR

    Oficinas del Parque Nacional

    Plaza de Cervantes, 5, 4ª planta. 2071-Huesca. Tlf.: 974-243361 Fax: 974-242725. E-mail: Esta dirección de correo electrónico está protegida contra robots de spam. Necesitas activar JavaScript para poder verla

Itinerarios

Itinerarios

Existen cinco sectores, con el macizo de Monte Perdido y cuatro valles que se despliegan hacia la vertiente española:

  • Valle de Ordesa:

    Este valle ya alcanzó la categoría de Parque Nacional en 1918. Valle abierto, espacioso, recorrido en toda su longitud por el río Arazas, hasta su confluencia en el Ara, presenta un claro origen glaciar con forma en artesa o perfil de "U", resultado de una actividad erosiva completada por la impronta fluvial. Un valle de estructura especial y aspectos geológicos singulares, relieve y forma características, determinadas por su naturaleza calcárea.
  • Valle de Añisclo: Valle angosto a través del cual busca su salida el río Bellós en desigual e impresionante competencia con las murallas rocosas que le cierran el paso. Desde lo alto, la vista es impresionante. Una intensa fracturación cizalla las enormes masas calizas, tallada en medio de suaves pastos.
  • Valle de Escuaín: Aunque presenta analogías con sus valles vecinos de Ordesa y Añisclo, no se parece a ellos y, con toda propiedad, no es garganta ni cortadura, sino una formidable diaclasa, abierta en plena montaña, diría Briet. El modelado glaciar cuatemario y la erosión kárstica han dado especial fisionomía a la zona. Circos, lapiaces, simas y barrancos configuran la solana del macizo. Soledad. Viejos campos que vuelven a su estado original. Desde cualquier ángulo se descubre el trabajo del hombre modelador del paisaje durante generaciones. Es precisamente la armonía que se establece entre la naturaleza y el asentamiento humano lo que le da a este valle su originalidad y grandeza.
  • Valle de Pineta: El espectáculo majestuoso de la Paredes de Pineta sobre los doce kilómetros del valle, ofrece en la umbría muros estriados donde los estratos se apilan de forma de forma desordenada sólo en apariencia. En la solana, bosques y praderas de formas mucho más suaves y apacibles. Más arriba el altiplano de Marboré, a los pies del gigante del macizo y su glaciar, recoge morrenas y da vida al río Cinca.
  • El Monte Perdido: El Macizo del Monte Perdido, de naturaleza caliza, ilustra de forma clara episodios decisivos de la orogénesis pirenaica. Por su altitud y posición central en la cadena pirenaica es también lugar de importantes contrastes climáticos que a su vez condicionan el establecimiento de medios biológicos variados, particulares a este macizo y que tienden a favorecer la biodiversidad.

Municipios

Municipios

Bielsa

Fanlo

Puértolas

Tella - Sin