A través del convenio que firmaron el Director del Organismo Autónomo Parques Nacionales, D. Juan...
  Amuparna ha estado presente a través de su presidenta, Rocío Espinosa (alcaldesa de Almonte...
Amuparna, Asociación de municipios con territorio en Parques Nacionales, participa en el 6º...
Amuparna se reune con Matilde Asían, Secretaria de Estado de Turismo, en un encuentro destinado a...
Amuparna participó en el Congreso Nacional de Parques Nacionales y Turismo Sostenible, celebrado...
El Consejero de Fomento y Medio Ambiente de Castilla y León, Juan Carlos Suárez- Quiñones, ha...
El alcalde de Manzanares El Real, Óscar Cerezal, dio la bienvenida al Castillo de los Mendozas a...
Los municipios de Amuparna se dan cita esta semana en el Parque Nacional Sierra de Guadarrama, para...
Próximos Eventos
<< Septiembre 2018 >> 
 Lu  Ma  Mi  Ju  Vi  Sa  Do 
       1  2
  3  4  5  6  7  8  9
10111213141516
17181920212223
24252627282930
Como asociarse

 

Inicio Parques y Municipios Parques Nacionales Islas Atlánticas

Islas Atlánticas

Introducción

Introducción

Desde la ría de Arousa hasta la de Vigo se encadenan estas islas, emergiendo del océano y embelleciendo el paisaje marino con la magia de sus acantilados. En sus entrañas, en el fondo del mar, se guardan las más preciadas riquezas ecológicas de este Parque Nacional, custodiadas por los cañones de los antiguos buques aquí hundidos. Es sin duda un lugar donde descubrir los misterios y leyendas del Atlántico.

Representa sistemas naturales ligados a zonas costeras y plataforma continental de la Región Eurosiberiana. Los acantilados, los matorrales, las dunas y las playas, así como los distintos fondos marinos (de roca, de arena, de concha…) crean un gran mosaico de ecosistemas en estas islas y las aguas que los rodean.

Esta diversidad de escenarios da cabida a un gran número de especies: más de 200 tipos de algas entre las que se refugian y crían gran cantidad de peces y moluscos, aves marinas que anidan en las repisas de los acantilados y pescan en las aguas poco profundas, plantas sorprendentemente adaptadas a vivir entre las arenas de las dunas o en las estrechas grietas de los acantilados… La conservación de estos valores naturales es un reto en el que todos debemos participar.

Desde el 1 de julio de 2008, la gestión del Parque NacionalMarítimo - Terrestre de las Islas Atlánticas de Galiciacorresponde en exclusiva a la Comunidad Autónoma de Galicia.

  • REAL DECRETO 1082/2008, de 3 de junio, sobre ampliación de las funciones y servicios de la Administración del Estado traspasados a la Comunidad Autónoma de Galicia, en materia de conservación de la naturaleza (Parque Nacional Marítimo Terrestre de las Islas Atlánticas de Galicia).

Localización

Localización

Situación

En la Comunidad Autónoma de Galicia, al NO de la Península Ibérica, en la zona marítima terrestre de las provincias gallegas de A Coruña y Pontevedra. 
Enclave geográfico marítimo-terrestre de la península Ibérica entre las rías de Vigo y de Arousa, formado por cuatro archipiélagos:

  • Archipiélago de las islas Cíes.
  • Archipiélago de las islas Ons y Onza.
  • Archipiélago de las islas de Sálvora e islotes de su entorno.
  • Isla de Cortegada, Madeires y otras islas próximas.

Límites

Limita con los términos municipales de Bueu, Vigo, Villagarcía de Arousa y Ribeira. Los cuatro conjuntos de islas tienen una superficie de 8.332 hectáreas, de las que 7.138 son marítimas y 1.194 terrestres.

  • El Archipiélago de las islas Cíes se encuentra ubicado en la entrada de la ría de Vigo, termino municipal de esta localidad y comprende una superficie de 2.658 has. marítimas y 433 has. terrestres.
  • El Archipiélago de las islas Ons y Onza está ubicado en la entrada de la ría de Pontevedra, término municipal de Bueu y comprende una superficie de 2.171 has. marítimas y 470 has. terrestres.
  • El Archipiélago de las islas de Sávora e islotes de su entorno ubicado en la parte occidental de la ría de Arousa, término municipal de Ribeira, que comprende una superficie de 2.309 has. marítimas y 248 has. terrestres.
  • Isla de Cortegada, Malveires y otras islas próximas ubicado en la ría de Arousa, en el término municipal del Ayto. de Villagarcía de Arousa, con una superficie terrestre de 43,8 has.

Cómo llegar

Accesos a las Islas Atlánticas de Galicia:

  • Islas Cíes: Transporte marítimo desde el puerto de Vigo, desde Semana Santa hasta final del verano.
  • Islas Ons: A Ons se llega en barco desde el puerto de Marín, Bueu y Xanxenxo, sólo en verano. A las otras islas de este archipiélago está restringido el acceso.
  • Isla de Cortegada: Se puede acceder con marea baja a pie desde el Carril.

Historia

Historia

Aunque al ser islas y constituir unidades geográficas distintas la historia de cada archipiélago presente sus propias particularidades, todas ellas han pasado por situaciones similares debido a su relativa proximidad y por cercanía a la costa. Así, fueron ocupadas por distintas órdenes monásticas durante la Edad Media, fueron propiedad de la Iglesia, aforadas a nobles de la época, atacadas por invasores que las usaron como base de sus incursiones a la costa, en ellas se desarrollaron empresas salazoneras,…

La protección de los valores naturales de las islas se inicia en 1980 cuando el archipiélago de las Islas Cíes es declarado Parque Natural. Posteriormente, en 1988, le fue otorgado el título de zona ZEPA (Zona de Especial Protección para las Aves), que también se le dio al archipiélago de Ons en 2001. Cuando se empezó a plantear la creación del primer Parque Nacional gallego como representante de los sistemas ligados a las zonas costeras y la plataforma continental de la Región Eurosiberiana, se pensó en distintas áreas costeras e insulares como las islas Sisargas, Lobeiras, o la Costa da Vela. Finalmente, fueron los archipiélagos de Cíes, Ons, Sálvora y Cortegada los que fueron declarados Parque Nacional Marítimo-Terrestre de las Islas Atlánticas de Galicia en la Ley 15/2002 de 1 de julio e iniciaron así una etapa conjunta en su historia.

A continuación se resume brevemente la historia de cada uno de los archipiélagos:

Historia del archipiélago de las Islas Cíes

Las Cíes fueron territorio de paso del hombre del Paleolítico y Neolítico, y no se llegó a constituir un asentamiento hasta la Edad del Bronce, de cuando data el poblado de “As Hortas”, situado en la ladera del Monte Faro, y que fue también ocupado durante la época romana. Los hallazgos encontrados nos informan de que sus habitantes ya incluían en su alimentación mariscos y pescados de aguas cercanas, y de que probablemente tenían relaciones comerciales con la gente de la costa.

Los romanos las llamaron Islas de los Dioses, y algunos autores sostienen que Julio César llegó a estar en ellas persiguiendo a los pueblos herminios que escapaban de Portugal.

Aunque las invasiones suevas fueron conocidas en estas aguas, no quedan restos de esa época. En el siglo VI, con la proliferación de órdenes religiosas de la Edad Media, se instalaron en las Cíes dos conventos-eremitorios: San Martiño en la Isla Sur y San Estevo en la Isla del Medio, sobre cuyas ruinas se construyó el actual Centro de Interpretación, donde aún se puede observar uno de los sepulcros antropomorfos que se encontraron allí.

Las comunidades religiosas que a pesar de los ataques normandos se instalaron en estas islas mantenían un régimen feudal con la población, que abandonó el archipiélago a mediados del siglo XVI, debido a la inseguridad que provocaban los ataques piratas de turcos, tunecinos e ingleses. Entre ellos se encontraba Francis Drake, que se ensañó con la Ría de Vigo y asoló las Cíes.

Por todo ello, este archipiélago fue objeto de varios planes de fortificación en el siglo XIX, que dieron como resultado un almacén de artillería en 1810 en el antiguo monasterio de San Estevo, y un Cuartel de Carabineros y una cárcel próximos a la playa de Nosa Señora. Estas instalaciones proporcionaron una mayor confianza que promovió la repoblación y la instalación de nuevas actividades. Sobre 1840 se instalaron dos fábricas de salazón: una donde se ubica el actual Restaurante de Rodas y otra en la Isla Sur. De esta época data también el Faro de Cíes (1852) y una taberna en las proximidades del Lago, que era utilizado como vivero de langostas.

La competencia de las conserveras de la costa próxima motivó el declive de las salazoneras y en 1900 quedaron reducidas a almacenes. Las Cíes mantuvieron una pequeña población, originaria en su mayoría de Cangas, que fue decayendo hasta mediados del siglo XX. A medida que avanzaba el despoblamiento crecía el interés turístico de las clases acomodadas, y a partir de los años 50 empezó el turismo masivo y se hizo necesaria la protección de los valores naturales de este archipiélago, declarado Parque Natural en 1980.

Historia del archipiélago de Ons

Los primeros indicios de pobladores en Ons corresponden a asentamientos  de cultura castreña de la Edad de Bronce. El más conocido, todavía sin excavar, se encuentra por encima del barrio de Canexol y es conocido como Castelo dos Mouros. La falta de prospección de este castro nos deja también sin registro de la ocupación romana en las islas, pues solían instalarse en los poblados célticos preexistentes.

La isla de Ons aparece por primera vez en un documento en el año 899, cuando el rey Alfonso III dona la “Isla Aones” al Cabildo Compostelano. A pesar de los ataques vikingos, se conoció en la isla un monasterio durante el siglo XV del que ya no queda evidencia. Su situación se asocia a un sepulcro antropomorfo que se conserva en un islote en la playa de Area dos Cans.

Desde finales del siglo XVI comenzó el asedio de corsarios ingleses y piratas que terminó con la huida a la costa de los pobladores ya entrado el siglo XVIII. En 1810 la Junta Provincial de Armamento y Defensa decidió fortificar la isla, actuación de la que se localizan los restos de dos fortalezas, una en el barrio de Pereiró de la que sólo quedan algunas piedras, y otra cerca del muelle conocida como Castelo da Roda. El aumento de la seguridad permitió la repoblación, y se instauró una división parcelaria de terrenos que el Estado cedía a los isleños para su cultivo a cambio de un canon. La recaudación se destinaba en principio a sufragar las fortificaciones y después pasó a entregarse a los señores de la isla.

En los años 1835-1840 se instaló la primera fábrica de salazón cerca del muelle y cambió la vida de los isleños, que hicieron de la pesca su actividad económica principal y aumentaron su población; cuando finalmente la empresa cerró, trasladaron a la costa la venta de las capturas.

En 1929, Manuel Riobó compró la isla e instaló una sociedad mercantil dedicada al secado y comercialización de pulpo y congrio, que motivó que los isleños se especializasen en estas especies. El heredero de esta sociedad, Didio Riobó, se suicidó al empezar la Guerra Civil y la isla quedó sin gestión directa. En 1940 el Estado expropió la isla para defensa nacional, y cuando la II Guerra Mundial terminó, la Isla de Ons pasó por distintas administraciones del Estado: Instituto Nacional de Colonización, IRYDA, ICONA,…

Durante los años 40-50 la isla vivió su mejor época, con casi 500 habitantes a finales de los años 50. El despoblamiento progresivo de la isla en apenas 20 años, debido a la falta de una mejora de las condiciones de vida de los isleños, fue parejo, al igual que en Cíes, al auge turístico, especialmente importante a partir de los años 70. Actualmente Ons es la única de las Islas Atlánticas que todavía conserva una población estable, aunque de menos de 20 personas.

Historia del archipiélago de Sálvora

La historia conocida de Sálvora comienza a finales de la Alta Edad Media, en la que fue donada por Alfonso II al Cabildo compostelano. En la Baja Edad Media la isla se utilizó como campamento base de ataques invasores de vikingos, sarracenos,… lo que hizo imposible una población estable hasta que estas luchas cesaron y la calma se impuso en la ría. La Iglesia entregó la isla como coto a Marcos Fandiño Mariño a mediados del siglo XVI. La administración de esta familia se basó en un régimen feudal en el que los pobladores entregaban parte de las cosechas y del ganado.

Entre 1770-1779 se instaló una fábrica de secado y salazón de pescado conocida como “O Almacén”, y en 1789, una pesquería de atún. Estas empresas hicieron que las gentes de la costa poblaran la isla. La pesca no estaba sujeta a reparto con el amo y era por tanto su fuente de ingresos.

En 1820 la heredera de los Mariño se casó con Ruperto Antonio de Otero y así la saga de los Otero se convirtió en la nueva propietaria de Sálvora. El Estado expropió la isla en 1904 por motivos de defensa nacional, y mantuvieron en ella una pequeña dotación militar hasta 1958. Los pobladores pasaron a ser colonos del Estado sin contraprestaciones, lo que les permitió mejorar su vida.

En 1921 las aguas cercanas vivieron el trágico naufragio del vapor Santa Isabel. Los que esa noche estaban en la isla, mujeres en su mayoría, se lanzaron en dornas al auxilio de los naúfragos. A pesar de ello hubo más de 200 víctimas mortales. Cerca del faro, que se inauguró en diciembre de ese mismo año, una placa nos recuerda el suceso.

Cuando el ejército se retiró, los antiguos propietarios recuperaron la isla pero los habitantes iniciaron el éxodo a la costa con motivo de las mejores condiciones de vida existentes allí. Los últimos en abandonar la isla lo hicieron a finales de los años 70. Mientras, los propietarios se instalaron en la antigua factoría “O Almacén”, que rehabilitaron como pazo, y frente al que se construyó una escultura en forma de sirena que recuerda la leyenda sobre el origen de la familia de los Mariño.

Historia del archipiélago de Cortegada

Hasta el momento no se han encontrado en Cortegada indicios de la cultura castreña, pero sí existen pruebas del paso de la civilización romana, ya que se encontraron varias ánforas en las aguas del entorno de la isla, aunque se desconoce si se llegaron a asentar en ella.

Las siguientes referencias nos sitúan en el siglo IX, durante la Edad Media, en el que consta que el rey Alfonso II donó a la Iglesia esta isla que se encuentra en la ruta marítima-fluvial a Santiago de Compostela. Más tarde, en los siglos XIV y XV, cuando Galicia era un mar de conflictos y estaba asolada por la peste negra, el Santuario de Cortegada fue motivo de grandes peregrinaciones.

Desde 1526 la isla fue aforada por la Iglesia y en ella se construyó un hospital lazareto. Las gentes que se establecieron en la isla situaron el poblado cerca del muelle, incluyendo la ermita y el hospital.

Con motivo del declive económico que sufrió la ría en el siglo XVIII, los ayuntamientos de Vilagarcía y Carril decidieron donar Cortegada al rey Alfonso XIII como lugar para su residencia de verano y así revitalizar la economía de la ría. El trámite legal de donación tardó varios años en hacerse definitivo, y en 1910, cuando se entregó la escritura, ya estaba en construcción el palacio de la Magdalena, en Santander. De esta forma, Cortegada quedó despoblada bajo la vigilancia de unos caseros designados por la Casa Real.

Después de que durante la República la isla pasase a manos del Estado, que puso en ella un grupo de carabineros para su custodia, en 1958 fue recuperada por los Borbones, que la vendieron a la inmobiliaria Cortegada S.A. en el 78 con vistas a su urbanización. Los defensores de su riqueza natural y paisajística consiguieron frenar su actuación, y en el año 2002 se incluyó en el Parque Nacional de las Islas Atlánticas de Galicia.

Finalmente, en septiembre de 2007 La Xunta de Galicia adquirió la propiedad de la isla por medio de una expropiación, por lo que en la actualidad la titularidad es ya pública.

Patrimonio arqueológico y cultural de las Islas Atlánticas de Galicia

Dentro de las Islas Atlánticas podemos encontrar interesantes restos arqueológicos y muestras de lo que fue y aún es la vida del ser humano en ellas.

  • RESTOS ARQUEOLÓGICOS

    Los restos más antiguos en el Parque se encontraron en Cíes y corresponden al Paleolítico (pico raspador, bifaz) y Neolítico (molinos de mano, pieza decorativa). Relacionados con la Edad de Bronce están los castros de Cíes y Ons y diferentes hallazgos en varias de las islas, como los restos de cerámicas encontrados en Cortegada. Datadas en la época romana se encontraron varias ánforas en Cíes y Cortegada. De la Edad Media se conservan restos del monasterio de San Estevo y de un eremitorio en las Cíes, un sepulcro antropomorfo en Ons y ruinas de la capilla del S.XIV de Cortegada. También las aguas del Parque albergan restos que van desde anclas líticas prehistóricas a galeones de la Edad Moderna o barcos naufragados en el último siglo.

    En cualquiera de los archipiélagos podemos observar, en mejor o peor grado de conservación, casas de los antiguos pobladores (en Ons de los que todavía viven allí) o al menos lo que queda de las mismas. En Cíes, Ons y Sálvora la antigua fábrica de salazón alberga actualmente otras dependencias, y en Cíes y Ons son también visibles las actuaciones que se realizaron en los planes de fortificación.

    En los cuatro archipiélagos hay al menos una capilla, altar, o iglesia, que en el caso de Cortegada está en ruinas y en Sálvora pertenece a las dependencias del Pazo. También las señales marítimas son un elemento común a todas ellas, ya que a no ser Cortegada, en los otros archipiélagos hay al menos un faro que aún hoy sirve de guía a los navegantes.

  • PATRIMONIO CULTURAL

    Un elemento que merece la pena destacar es la cultura que se desarrolló en las islas, y la mejor muestra de ello es la que aún existe en la población de Ons. El aislamiento al que se veían sometidos los isleños sobre todo en invierno, cuando muchos días no era posible la comunicación por mar, y la carencia de servicios médicos o en algunos casos religiosos, generó una cultura popular única.

    Uno de los aspectos destacados de la misma es el conocimiento sobre plantas medicinales que se desarrolló en las islas. Se utilizaban multitud de plantas mezcladas con otros elementos naturales y también en ocasiones con ritos para asegurar el funcionamiento del remedio. Así se trataban afecciones respiratorias, digestivas, reumas,…

    También es una cultura rica en supersticiones y mitos, como la Santa Compaña, vista en muchas ocasiones en Ons, o creencias como varear la embarcación con retamas para sacarle el mal de ojo cuando se pesca poco.

    Otro elemento cultural importante, especialmente en Ons y antiguamente en Sálvora, es la dorna, una embarcación tradicional cuyo origen se relaciona con las primitivas naves normandas que invadieron nuestras costas en los siglos X-XI. La adaptación a nuestro entorno dio lugar a una embarcación muy estable, usada especialmente en la parte exterior de las rías, que tradicionalmente se manejaba a remo o con vela latina.

Conservación

Conservación

Los archipiélagos de Cortegada, Sálvora, Ons y Cíes que forman el Parque Nacional Marítimo Terrestre de las Islas Atlánticas de Galicia, y el contrastado paisaje verde azulado que los caracteriza, están, por el hecho mismo de ser islas, fuertemente influenciados y ligados al mar. En este contexto, es fácil entender que el valor ecológico del medio marino sea incalculable, y que entre sus aguas se conserven algunos de los ejemplos más representativos de ecosistemas marinos atlánticos, los cuales atesoran una gran riqueza biológica.

El medio marino del Parque es un mosaico de hábitats distintos que sustentan una extraordinaria diversidad de especies de flora y fauna. Son importantes comunidades como los bosques de algas pardas (Saccorhiza polyschides y Laminaria spp.), o las asociadas a fondos como los de Mäerl, y también encontramos hábitats definidos como de interés comunitario o prioritarios dentro de la Directiva Habitats de la Unión Europea, como los arrecifes, lagunas, o bancos de arena cubiertos permanentemente por agua marina poco profundos.

El estado de conservación de estos ecosistemas marinos es en general bueno, aunque son susceptibles de verse dañados por algunas actividades humanas, como en el caso de la contaminación por hidrocarburos procedentes del tráfico marítimo o por otros contaminantes provenientes de la ría. También existe riesgo de sobreexplotación de recursos pesqueros y de uso de artes y técnicas de pesca dañinas para el medio marino. El trabajo del Parque Nacional para evitar que esto suceda consiste en vigilar el cumplimiento de la normativa existente y en regular las actividades que se llevan a cabo dentro de su territorio para que se desarrollen de forma sostenible, de forma que los ecosistemas naturales no se vean afectados.

En cuanto al medio terrestre, fuertemente influenciado también por la proximidad del océano, destacan los sistemas dunares, los acantilados y los matorrales de tojo y brezo. También en la parte emergida de las islas encontramos hábitats considerados como de interés comunitario o prioritarios por las directivas europeas, como las dunas grises, los matorrales litorales aerohalinos o los brezales húmedos atlánticos meridionales.

El principal problema para la conservación en este medio ha sido la presión humana. En las islas, sobre todo en Cíes, las plantaciones de eucaliptos, pinos y acacias han desplazado en varias zonas a la vegetación autóctona. La erradicación de estas especies alóctonas es un proceso a muy largo plazo en el que ya se está trabajando, cuyos resultados se apreciarán de forma gradual.

El pisoteo representa también un problema que afecta sobre todo a la vegetación de playas y dunas, en las que la presión turística se deja sentir especialmente, por lo que se está actuando para que estas zonas de alto valor ecológico no resulten irreversiblemente dañadas. Los vallados que rodean parte de los sistemas dunares que encontramos en las Islas Atlánticas responden a esta necesidad de protección de estos frágiles y valiosos ecosistemas.

En la actualidad se están llevando a cabo actuaciones para desarrollar una adecuada gestión del uso público, los residuos en las islas, la navegación y fondeo de embarcaciones, la pesca y el marisqueo, etc. Todo ello debe ir unido a una mejora del conocimiento científico sobre el medio que sirva de base para una mejor gestión, por lo que se están realizando estudios para disponer del mayor número de datos posible sobre el medio natural y los aspectos culturales del Parque. El Plan Rector de Uso y Gestión del Parque Nacional, que constituye el principal instrumento de gestión, está en proceso de elaboración, y en un futuro también se elaborarán probablemente varios planes sectoriales que regulen aspectos más concretos de la gestión, como un plan de ordenación de los recursos marinos o un plan de uso público.

En noviembre de 2002 el petrolero Prestige, que transportaba una carga de fuel-oil de 77.000 toneladas, se partió en dos y se hundió en el mar, a 130 millas del cabo Finisterre. Parte del fuel fue llegando sucesivamente a las costas gallegas, y las manchas alcanzaron el Parque Nacional de las Islas Atlánticas de Galicia el día 3 de diciembre. De los cuatro archipiélagos que forman parte del Parque, el de Cortegada fue el único que no se vio afectado, al estar situado al fondo de la Ría de Arousa. De este modo, el Parque Nacional recién declarado tuvo que modificar todas sus prioridades de gestión para dedicar, durante el primer año, la mayor parte de sus medios y esfuerzos a las tareas de limpieza. Después de muchas jornadas de trabajo en las que se llevaron a cabo tareas de limpieza manual, de hidrolimpieza y de retirada de hidrocarburos de los fondos marinos, en la actualidad únicamente queda fuel solidificado en zonas rocosas que suman una superficie de 1 hectárea en los archipiélagos de Ons, Sálvora y Cíes.

Usos compatibles

Usos compatibles

El Parque Nacional trabaja en la regulación de los usos que se llevan a cabo en su territorio, con el objetivo de que estos usos se desarrollen sin afectar negativamente a los ecosistemas. Las principales actividades llevadas a cabo son el turismo y la pesca, estando ambas controladas y reguladas por el Parque Nacional o por la normativa subsidiaria que está vigente, para garantizar su sostenibilidad.

Actividades pesqueras y marisqueras

La pesca y el marisqueo son actividades tradicionales en toda la costa gallega, debido a la extraordinaria riqueza del medio marino, que sustenta poblaciones de muchas especies muy apreciadas para su consumo, especialmente el marisco. En los archipiélagos del Parque Nacional se ejercen estas actividades, que están controladas y sometidas a una serie de limitaciones. Así, sólo se permite la pesca y el marisqueo artesanal tradicional de carácter profesional, cualquier otro tipo de pesca está prohibido (incluido la deportiva). La finalidad de estas regulaciones es conseguir una actividad pesquera que no ponga en peligro las especies, comunidades, ecosistemas y paisajes del Parque, es decir, conseguir una pesca sostenible.

]

Actividades turísticas y recreativas

El turismo es una actividad importante en algunas de las islas del Parque Nacional. En los últimos años las Islas Cíes han recibido aproximadamente unos 145.000 visitantes anuales y Ons unos 65.000, ya que en ambas existe un servicio regular de transporte de pasajeros para visitarlas en Semana Santa, fines de semana de mayo y período estival. Existen cupos de visita para evitar que se produzca una masificación excesiva que ocasione un deterioro de los ecosistemas. Hay determinadas zonas en las que, por razones de seguridad del visitante, por su fragilidad, o por el elevado valor ecológico que representan, el acceso no está permitido. Es el caso, por ejemplo, de las zonas de cría de gaviotas y cormoranes.

Las actividades de buceo, navegación y fondeo en las aguas del Parque Nacional está reguladas mediante autorizaciones, en cumplimiento de la normativa vigente y con el objetivo de que se realizan de un modo sostenible.

Se están realizando esfuerzos para promover un turismo comprometido con el medio ambiente y con el conocimiento de los valores naturales del Parque Nacional. El programa de educación ambiental con escolares, la oferta de itinerarios guiados y la elaboración de material divulgativo son algunas de las acciones que se están realizando para conseguir un uso público compatible con la conservación. Actividades como el senderismo y la observación de fauna y flora permiten al visitante combinar el disfrute con la interpretación de la naturaleza.

Flora

Flora

  • Ajo de cigüeñas.

    Planta con bulbo con olor a ajo, de flores granates agrupadas en umbelas globosas. Fruto en cápsula. Florece de maio a julio. Crece en las costas rocosas del centro, S y W de Europa.

  • Alga calcárea.

    Pequeñas algas rojas que producen una cubierta calcárea. Ambas tienen una apariencia similar, de forma de pequeños arbustillos. Viven en fondos desde los 15 a los 50m, y sus acumulaciones conforman los llamados fondos de Maërl, que acogen a una fauna particular.

  • Alga (Laminaria ochroleuca).

    Puede llegar a medir 3,5 m de altura y es de color pardo. No es una especie común, aunque en las zonas que se encuentra lo hace de forma masiva, formado un bosque de laminarias de gran valor ecológico junto con otras especies como L. hyperborea y Saccorhiza polyschides. Habita en zonas rocosas cuyas aguas no superan los 15ºC. Se extiende por el atlántico y en el mar Mediterraneo solamente en el mar de Alborán.

  • Alga (Padina pavonica).

    Es un alga laminar con forma de abanico y color blancuzco, que puede alcanzar los 10 cm de altura. Muy común, podemos encontrarla en fondos rocosos no muy profundos y bien iluminados. Fructifica en primavera y se distribuye por todo el Mediterráneo y el Atlántico.

  • Alga roja (Gelidium latifolium).

    Es un alga de color rojo pardusco y aspecto cespitoso que puede alcanzar los 8 cm de altura. Muy común que podemos encontrar durante todo el año en fondos rocosos no muy profundos con fuertes pendientes y poco iluminados. Se distribuye por el Mediterráneo y el Atlántico.

  • Alga roja (Gelidium sesquipedale).

    No tolera aguas salobres pero en aguas saladas habita todas las zonas costeras. La clorofila de estas algas está camuflada por un pigmento rojo, que según las especies y el estado de la planta oscila del rojo vivo al pardo oscuro. Tiene un tallo estrecho y ramas finas, aplanadas y acintadas.

  • Algodonosa.

    Hierba perenne de tallos de hasta 50cm, leñosos, lanosos y ramificados en la parte superior. Hojas alternas, pubescentes, oblongas o espatuladas. Flores amarillas en capítulos casi globosos de 6 a 9mm de diámetro y agrupados en un corimbo denso. Fruto en aquenio comprimido de 4mm. Florece de junio a septiembre. Crece en arenales marítimos del S y W de Europa. Su infusión se utiliza contra la gota.

  • Alheli de mar.

    Crucifera de tonos rosados o violáceos que es muy común en las dunas de movilidad media, aferrándose al suelo. Florece de febrero a diciembre. Se distribuye desde el Mediterráneo hasta Asturias..

  • Aliso.

    Vegetan en las orillas de los ríos, donde intervienen en la composición de los bosques en galería, aunque no aparecen en formaciones densas, sino salpicadas entre la masa. La madera de este árbol soporta muy bien el contacto con las aguas utilizándose mucho antiguamente para piezas de los molinos de agua.

  • Angélica.

    Umbelífera cuyos tallos suelen superar 1 metro de altura. Florece de junio a septiembre y se distribuye por los roquedos marinos del noroeste peninsular.

  • Armeria.

    Planta de porte almohadillado especialmente adaptada a las extremas condiciones de viento y salinidad que dominan las zonas acantiladas. Endemismo de las costas del noroeste de la península ibérica. Florece entre marzo y agosto.

  • Azucena de mar.

    Herbácea que tiene un bulbo grande enterrado profundamente. Tallo florífero de hasta 60cm, hojas basales cintadas de hasta 50x2cm, glaucas. Flores grandes y blancas, agrupadas en umbelas de hasta 15 flores. Las flores tienen un tubo verdoso que se dilata en una corona de 12 dientes. Fruto en cápsula. Florece de junio a septiembre. Vive en arenales marítimos del sur de Europa.

  • Barrón.

    Tiene una tamaño entre los 60 y 100 cm, sus hojas rígidas y agudas de color verde grisáceo, se presentan generalmente enrolladas y acostilladas en el haz. Podemos encontrarla en zonas arenosas, de dunas primarias, cumpliendo un papel muy importante en la captación de arena para la duna. Se distribuye por todas las costas de europa"

  • Boton Azul.

    Es una planta muy ramosa de flores azules. Podemos encontrarla en prados pobres arenosos, en dunas y zonas rocosas, evita siempre los suelos calcáreos.

  • Calendula.

    Es una planta anual, que puede llegar a medir 30 cm de alto. Sus flores, de color amarillo intenso, desprenden un agradable olor. Habita en terrenos de cultivo y baldíos.

  • Camarina.

    Arbusto de tamaño medio que se distribuye por los arenales y dunas de la costa atlántica peninsular. Florece entre marzo y mayo, presentando numerosos frutos balnco-grisáceos en agosto. Únicamente se encuentra presente en los arenales del archipiélago de Cíes"

  • Candilito.

    Nace en los prados y terrenos abandonados, y es poco frecuente en los bosques. El apropiado nombre de "candilito", con que se la denomina corrientemente, hace alusión a la forma de su flor, que invertida parece una lamparilla de aceite.

  • Cardillo.

    Vive en terrenos pobres. Los nervios gruesos de las hojas tiernas son comestibles, y se consumen en ensalada. También son comestibles las raíces, tanto crudas como cocidas, y son más sabrosas cuando la planta se encuentra en flor. Sus flores tiñen de amarillo y alguna vez se han utilizado como sustituto del azafrán o para adulterar el mismo.

  • Cardo maritimo.

    Vive en los arenales marítimos de todas las costas europeas. Puede ser considerada como exclusiva de dichos arenales, por lo que su apelativo marítimo está muy indicado. Florece de junio a septiembre. Sus raíces son comestibles y se ha utilizado contra la hidropesía y la nefritis.

  • Cardota.

    Planta anual que florece entre los meses de abril a agosto. Es una planta espinosa, que puede alcanzar los 100 cm de alto. Flores de color rosa, lilas o blanquecinas, las más externas estériles y de colores intensos para atraer a los insectos. La encontramos en los márgenes de los caminos, terrenos baldíos y pastos del S y SW de Europa.

  • Clavellina.

    Planta vivaz, dicotiledónea, con una base de hojas en forma de roseta y tallos con flores de hasta 20 cm de altos. Puede vivir en suelos neutros o ácidos, generalmente arenales costeros. Florece entre los meses de julio a septiembre. La presencia de esta especie en las Islas Cíes supone una importante disyunción en su área de distribución, centrada en el suroeste peninslar.

  • Collejas de mar.

    Herbácea perenne, con tallos de hasta 40 cm, lampiños. Hojas de 35x10mm de lineales a lanceoladas, carnosas con margen ciliado. Flores de cinco pétalos blancos bilobulados, solitarias o en grupos de 2 o 3, con pedicelos de hasta 45cm, de cáliz globoso verdoso, con cinco dientes y nerviación reticulada. Fruto en cápsula. Crece entre arenas y rocas costeras del N y MW de la Península Ibérica.

  • Collejas de playa.

    Herbácea anual de tallos de hasta 12cm, pubescentes y ramificados. Hojas de hasta 13mm, elípticas. Flores de 5 pétalos rosados, bilobulados y cáliz con 5 sépalos soldados formando un tubo pubescente. Fruto en cápsula. Habita en arenales costeros de la Península excepto en el cantábrico.

  • Cytisus insularis.

    Rétama de porte bajo y achaparrado. Florece entre abril y junio y en verano presenta un fruto en forma de legumbre pilosa. Es el único endemismo vegetal exclusivo del Parque Nacional.

  • Dedalera.

    Vive entre rocas y peñascos de zonas silíceas, requiere cierta humedad en el ambiente y buena tierra para desarrollarse. Florece de mayo a julio, dando unas bellas flores acampanadas.

  • Endrino.

    Es un ciruelo silvestre que se encuentra en las laderas y riberas de casi todo el país, más común en el Norte y más raro en el Sur. Representa uno de los pocos árboles autóctonos de las islas. Su porte es casi siempre retorcido y enmarañado, y sus ramas tienen espinas. Florece en marzo y abril, antes de que le broten las hojas, y sus frutos, los endrinos, maduran en el verano. Con los frutos de los endrinos se hacen jaleas, mermeladas y se perfuman licores.

  • Espárrago triguero.

    Planta perenne de talos leñosos de hasta 1m y ramificados. Hojas pequeñas en forma de escamas, de cuya axila se encuentra un cladodio (ramilla que semeja una hoja) espinoso de 5-20mm. Flores de 6 tépalos amarillentos-verdosos, pequeñas. Su fruto es una baga negra. Florece de julio a noviembre. Vive en zonas zosteras rocosas de climas mediterráneos, llegando al. NW de la Península.

  • Espergularia.

    Planta anual de la familia de las cariofiláceas. Arbusto pequeño, máximo 30 cm, con hojas carnosas y flores con pétalos de color rosa pálido y blancos hacia la base. Florece de julio a septiembre. Crece en las marismas y arenales de las costas de toda Europa.

  • Eucalipto.

    Árbol robusto que puede alcanzar los 40 m de altura. Es un árbol aromático de ramas colgantes y hojas de color verde grisáceo, que pierde de forma escalonada con las nuevas más blanquecinas. Tiene flores, solitarias, de color blanco. Es de crecimiento rápido y se adapta sin problemas a todo tipo de suelos. De origen australiano, fue plantado con fines comerciales en las islas en los años 50.

  • Gallos.

    Es un tipo de orquídea. Tiene amplio labelo de forma cordiforme, a lo que alude su nombre específico, con brácteas más cortas que las flores y del mismo color que ellas. Es propia de terrenos secos y arenosos, y podemos encontrarla en herbazales, brezales y bosques de toda la Península.

  • Helicriso.

    Pequeño arbusto aromático de hasta 60cm, ligeramente pubescente. Hojas de 4-45x0,5-2mm, lineales con el borde replegado. Flores en capítulos amarillos, sin lígula, acampanados agrupados en corimbo. Fruto en aquenio. Florece de mayo a septiembre. Vive en dunas zosteras del W peninsular.

  • Hiedra.

    Es la planta trepadora de hojas perennes más conocida, se fija firmemente a los objetos con que toman contacto sus ramas por medio de unas raicillas que emite al efecto, lográndose encaramar a paredes, muros, postes, árboles y cuanto se ponga a su alcance, recubriéndolo todo. Sus hojas, coriáceas, lustrosas y de un color verde oscuro, son de dos tipos: las de los tallos floridos, que nunca están en ramas adheridas, sino que brotan de ramillas secundarias a éstas, son enteras y de contorno más o menos romboidal, y todas las demás, son palmeadas. Las flores se reúnen en el extremo de los ramillos en inflorescencias compuestas de panículas o racimos de umbelas.

  • Hierba de Santiago.

    Hierba de hasta 150cm de flores amarillas. Es frecuente encontrarla en prados, ribazos, eriales y campos de todo el país. Debido a su contenido en alcaloides, ha llegado a causar la muerte de ganado en Europa.

  • Higuera.

    Podemos encontrarla en forma de arbusto o árbol. Tiene ramas de color verde y hojas muy grandes que pueden medir hasta 20 cm de largo. Es una planta caduca, cuyo fruto es el apreciado higo que madura a principios de verano y en otoño. Se propaga principalmente por las aves, que después de comer sus frutos, dispersan sus excrementos por diferentes zonas, por lo que no es difícil, encontrar ejemplares en fisuras y grietas en las cortadas de los barrancos. Habita en lugares húmedos de clima seco.

  • Hinojo marino.

    Hierba perenne, leñosa en la base, con tallos de hasta 45cm, ramificado. Hojas carnosas, 2-3 veces pinnadas. Pequeñas flores de pétalos verde amarillentos reunidas en umbelas de 3-6cm de diámetro. Fruto en aquenio de verde a rojiza. Florece de junio a septiembre. Vive en las costas rocosas o arenosas de Europa. Sus hojas son ricas en vitamina C, por lo que antiguamente los marineros las consumían para evitar el escorbuto en sus largas travesías.

  • Honquenia.

    Hierba dioica, perenne y lampiña, de pequeños tallos postrados de los que crecen raíces en sus nudos. Hojas carnosas (que les sirve para almacenar agua dulce), opuestas, y de aspecto brillante. Pequeñas flores de 5 pétalos blancos tan largos como los sépalos en las flores masculinas y más cortas en las femeninas. Fruto en cápsula esférica. Florece de abril a agosto. Vive en la primera línea de duna de zonas templadas de Eurasia.

  • Iberis.

    Planta perenne de tallos parcialmente rastreros y porte almohadillado. Los talos estériles terminan en grupo de hojas y los floríferos se ramifican en la parte superior. Hojas carnosas, oval espatuladas, ciliadas en el margen. Inflorescencia en corimbo convexo. Flores con 4 pétalos rosados, los exteriores del corimbo más largos y escotados. Fruto en silicua oval. Florece de mayo a agosto. Vive en dunas costeras, en las costas atlánticas de la Península.

  • Jacinto silvestre.

    Hierba glabra, con bulbo anual. En su base crecen 3-6 hojas lineales, tan largas como el escapo (20-45cm x 7-15mm). Inflorescencia en racimo donde se agrupan de 4 a 16 flores azules. Fruto en cápsula. Florece de abril a mayo. Vive en bosques y matorrales de Galicia y Norte de Portugal.

  • Jaguarzo negro.

    Arbusto perenne, leñoso y tomentoso, con tallos ramificados de 20-90cm. Hojas opuestas, pecioladas, oval-oblongas, parecidas a las de la Salvia (de ahí su nombre específico), con pelos Blancos por el envés. Flores de 2-5cm, con 5 sépalos en 2 verticilos y 5 pétalos Blancos con base anaranjada generalmente. Estambres numerosos y desiguales. Fruto en cápsula globosa casi negra. Florece de marzo a junio. Vive en lugares pedregosos y secos en la Europa mediterránea (con cierta sequía estival).

  • Junco.

    Planta de la familia de las juncáceas, con cañas o tallos de 6 a 8 dm. de largos, lisos, cilíndricos, flexibles, puntiagudos, duros y de color verde oscuro por fuera y esponjosos y blancos por dentro. Hojas radicales reducidas a una vainilla delgada, flores en cabezuelas y fruto capsular con tres ventanas y muchas semillas en cada una de ellas. Crece en arenales húmedos salinos del sur de Europa.

  • Laurel.

    Especie habitual en los bosques costeros naturales que antiguamente poblaban el litoral de Galicia. Hoy en día es mucho mas escaso en la costa debido a la presión humana. Destacan especialmente las lauredas del archipielago de Cortegada con ejemplares que superan los 12 metros de altura.

  • Lengua de buey.

    Vivaz de relativo gran desarrollo, toda ella dotada de pelosidad más o menos áspera, muy ramificada. Hojas de dos tipos: las basales, ovales u oblongas, que se estrechan formando un largo peciolo, y las superiores, prácticamente sentadas; ambas discolores por el haz y el envés, éste relativamente blanquecino. Las flores tienen cinco sépalos y los frutos constan de cuatro nuececillas alojadas en el fondo del cáliz. Es planta propia de los caminos y setos que discurren a través de los bosques, así como de parajes umbríos y húmedos.

  • Linaria arenaria.

    Planta anual de pequeño tamaño que florece entre mayo y junio. Su situación es crítica a nivel mundial y en la península ibérica solo se encuentra en los arenales de Cíes, Ons, Sálvora y la isla de Arousa.

  • Linaria de duna.

    Hierba anual, bianual o perenne, con tallos de 10 a 40cm, generalmente no ramificados. Hojas simples, enteras y lineales, alternas las superiores pero las inferiores verticiladas. Inflorescencia en racimo de hasta 15 flores de corola amarilla con manchas color vino, de 19-25 mm bilibuladas, siendo el limbo superior bilobulada y el inferior triloboulado, y con un espolón delgado de 9-12mm, cáliz de 3 a 4,5mm con 5 lóbulos desiguales. Fruto en cápsula de 5mm. Florece de marzo a septiembre. Vive en arenales costeros de Lisboa a Lugo.

  • Lirio amarillo.

    Es una planta bulbosa de flores amarillas. Podemos encontrarlo en pantanos, orillas, zanjas y aguas encharcadas. Está muy extendido.

  • Llanten de hoja estrecha.

    Planta vivaz que puede alcanzar los 50 cm de altura. Florece desde mediados de primavera hasta finales de verano. Es frecuente en praderas, bordes de caminos y prados. Se distribuye prácticamente por toda Europa.

  • Madreselva.

    Liana de hasta 6m, leñosa en la base. Hojas ovadas de 3-7cm, siendo las superiores más pequeñas. Flores agrupadas en capítulos terminales. Cáliz con 5 dientes pequeños y corola blanco amarillenta, pilosa, a veces teñida de rojo, bilabiada y con un tubo muy largo. Fruto en baga roja. Florece de junio a septiembre. Vive en setos y en bosques de W y S de Europa.

  • Madroño.

    Vive en suelos sueltos y profundos. Los frutos del madroño tardan un año en madurar, de modo que en su plenitud, coinciden con la floración del año siguiente. Son comestibles, tanto en confituras como en bebidas alcohólicas después de su fermentación.

  • Malva silvestre.

    Planta perenne , con tallos pubescentes, de hasta 60cm, con base bulbosa. Hojas inferiores pecioladas pinnatipartidas, pubescentes. Flores solitarias, rosadas, largamente peciolada. Sépalos soldados y pétalos rosas con una pequeña endidura en el ápice. Florece de abril a agosto. Vive en lugares secos y pedregosos de Francia y Península Ibérica.

  • Manzanilla marina.

    Planta perenne de pequeño porte y flores compuestas con lígulas blancas y flósculos amarillos. Crece en arenales y rocas costeras y en caminos cerca del mar. Aunque también se toma en infusión no pertenece al mismo genero que la manzanilla común.

  • Margarita mayor.

    Planta perenne, leñosa en la base. Tallos erectos de 40-90cm y ramificados en la parte superior. Hojas alternas y crasas. Las hojas superiores son sésiles, de elípticas a oblongas, serradas o no.. Las hojas inferiores pecioladas, de elípticas a redondeadas de borde serrado. Inflorescencia en capítulos de 3 a 5,5cm de diámetro, de flósculo amarillo y lígulas blancas, con involucro de escamas verde pálidas con margen escariosa. Fruto en aquenio. Florece de junio a agosto. Vive en acantilados costeros del N de Portugal hasta Cabo Ortegal.

  • Mastranzo.

    Menta de hojas ovales o redondeadas, sentadas, pelosas de olor intenso, superficie rugosa, y margen crenulado o dentado. Las flores se disponen en falsos verticilos que forman espigas terminales densas y alargadas. Es propia de bordes de ríos, arroyos, acequias y terrenos muy húmedos. Es una planta autóctona de nuestra flora, muy abundante.

  • Matapan.

    Planta vivaz, de flores amarillas en forma de embudo, que tiene numerosos tubérculos, cada uno de los cuales puede reproducir una nueva planta. Se distribuye por el W de Europa.

  • Menta.

    Planta de la familia de las boragináceas, de entre 30 y 80 cm de altura, tallo piloso y hojas lanceoladas dentadas con envés piloso, flores con pétalos rosados o rojo-lila. Florece de julio a septiembre. Crece en lugares húmedos.

  • Mielga.

    Esta pequeña hierba, algo vellosa y con frecuencia glandulosa y de aspecto grisáceo, es uno de los componentes de estos pastos míseros de campos estériles, orillas de caminos, márgenes de cultivos, dunas y terrenos arenosos. Frutos espinosos y espiralados con 3 - 5 vueltas.

  • Narciso de los prados.

    Puede alcanzar los 40 cm de altura, de hojas carnosas y una única flor de color amarillo claro, con corona en forma de trompeta. Se utiliza como planta ornamental.

  • Nueza negra.

    Planta dioica que brota de una raíz tuberosa, a veces de tamaño enorme. Tallos volubles que se enredan y trepan por cuanto encuentran a su alcance; pies masculinos con flores pequeñitas, de 5 mm, en forma de campanitas, donde se sitúan seis estambres; en los pies femeninos las flores han sustituido los estambres por el ovario.Los frutos son peligrosos, especialmente para los niños, pues su atractivo color rojo vivo y su proximidad a las zarzamoras pueden incitarlos a probarlo y encontrarse con un sabor agrio y desagradable, que produce heridas y quemaduras en la boca, lo cual sólo es inicio de la acción tóxica, con dolores abdominales, vómitos y diarreas. Cuando la intoxicación es grave, puede llegar a causar la muerte, siendo imprescindible suministrar al paciente gran cantidad de leche o emulcentes, y proceder inmediatamente a la hospitalización. Es planta corriente en la Península Ibérica y en gran parte de Europa.

  • Ombligo de venus.

    Frecuente en el Sur y Oeste de Europa, se encuentra adherida a rocas, paredes de piedra y también en troncos de árboles que tengan alguna humedad. Es una planta de hojas carnosas con el peciolo insertado en el centro de la parte inferior del limbo, lo que produce una depresión en el centro de la lámina con aspecto de ombligo o vaso. Es comestible.

  • Ortiga menor.

    Hojas de color verde claro y flores pequeñas y aracimadas, de color blanco. El contacto con ella produce irritación en la piel, picores y escozor. Se encuentra en campos y herbazales. Se distribuye por toda Europa, siendo bastante frecuente.

  • Oruga maritima.

    Planta de hojas carnosas de color verde azulado y flores olorosas en racimos de color violeta, rosados o blanquecinos. Podemos encontrarla en zonas marinas y dunas arenosas. Se extiende por las costas atlánticas europeas.

  • Pampajarito.

    Planta perenne, cespitosa, lampiña, con tallos de dos clases, uno estériles, erectos y densamente poblados de hojas y otros fértiles, más largos, con las hojas menos apretadas. Hojas persistentes, sentadas de color verde-amarillento y flores pentámeras, subsentadas, de color amarillo brillante. La encontramos en tejados, muros, roquedales y en general allí donde los líquenes y el musgo iniciaron la colonización de la piedra. Es una planta minúscula, que difícilmente alcanza los 10 cm de altura, pero con gran capacidad tapizante.

  • Pino resinero.

    Se caracteriza por sus piñas revueltas, lustrosas y rojizas, cónico-alargadas, y su corteza espesa, profundamente surcada, pardo-rojiza en la superficie y violácea en el interior. Los pinares de esta especie son los más extendidos en España.

  • Poleo.

    Es una planta aromática de flores blancas que podemos encontrar en orillas, zanjas y prados encharcados. Es muy frecuente en toda Europa.

  • Rebollo.

    Es una especie que constituye primordialmente formaciones de bosques clímax en los ambientes mesófilos. Es un árbol de hoja caduca que no se desprende de las secas hasta estar muy próximo el rebrote de las nuevas. Es muy frecuente que tenga unas agallas producidas por insectos cinípedos. Es uno de los pocos árboles autóctonos de las islas.

  • Retama loca.

    Arbusto dioico de no más de 1,5m, de tallos erguidos y ramificados. Glabro. Hojas de hasta 25x6mm, lineal-lanceoladas, alternas, coriacias, con una vena media marcada. Flores femeninas y masculinas de hasta 8mm amarillas. Fruto en drupa, rojo. Florece de abril a junio. Habita en lugares secos.

  • Rosal silvestre.

    Arbusto de la familia de las rosaceas de 1 a 3 m. de altura, tronco con espinas granchudas, hojas glabras por ambos lados, flores rosadas y fruto ovado rojo. Florece en junio. Extendida por toda Europa.

  • Rusco.

    La podemos encontrar en las umbrías de todo el país. Sus verdaderas hojas son muy poco aparentes, brotando de sus axilas unos tallos ensanchados, con apariencia de hojas, denominadas cladodios, que son los porteadores de flores y frutos.

  • Seba.

    Ambas especies son herbáceas perennes con rizomas, con hojas cintadas que crean praderas en fondos marinos de arena y limo de hasta 10m de profundidad la Z. marina y de hasta 1m la Z. noltii. Las hojas de la Z. marina son de mayor tamaño que la Z. nolti. Las zosteras son dioicas, con flores tanto masculinas como femeninas diminutas, reunidas en una inflorescencia de 9-12cm. Se polinizan mediante el mar. Florecen de mayo a noviembre. Tiene importancia como refugio y zona de cría de muchas especies marinas.

  • Tartago marino.

    Planta que alcanza los 60 cm de altura, rígida, de color verde azulado. Y hojas gruesas y carnosas. La encontramos en la las dunas de arena, en las costas de Europa occidental y meridional.

  • Tojo.

    El tojo se extiende en la Península Ibérica por toda la costa atlántica, desde el Bidasoa hasta el Algarve. Es propio de los matorrales, setos, landas, brezales y claros del bosque que, estando desprovistos de cal, tengan influencia del clima oceánico. Con facilidad crea extensos tojares. Se caracteriza por su porte fuertemente espinoso; ramas de color verde oscuro, con estrías entrelazadas y muy marcadas; hojas sustituidas por filodios espinosos de sección triangular, ramillas terminadas en fuerte espina punzante; cáliz grande con dos lóbulos que cubren casi por completo la corola, vellosos, libres casi hasta la base y se rematan uno en dos dientecillos y el otro en tres; el fruto es una legumbre pelosa, aovado-alargada, algo mayor que el cáliz, que persiste, arropándola.El tojo se ha cultivado para regenerar suelos, como planta forrajera y cama de ganado. Con las flores del tojo se hacían infusiones que se consideraban buenas para las dolencias hepáticas, pero su contenido en citisina no las hace recomendables.La subsp. latebracteatus es endémica principalmente de las costas del Norte de Portugal y Sur de Galicia. Conforma los tojales que pueblan las islas.

  • Tormentila.

    Planta de unos 30 cm de altura, con fuerte rizoma y tallos tumbados o algunos ascendentes. Florece a mediados de primavera hasta mediados de verano, con flores de 1 cm, de diámetro aproximado y 4 pétalos de color amarillo. La encontramos en praderas, pastos y suelos húmedos. Se distribuye por toda Europa.

  • Torvisco.

    Vive en matas aisladas, salpicando los montes, bosques y campos de la Europa mediterránea. Florece durante el verano y otoño, y continúa floreciendo cuando ya tiene frutos maduros. Las cortezas contienen una resina muy activa y picante que actúa como purgante tan enérgico que se desaconseja su uso.

  • Uña de gato.

    Se caracteriza por tener las hojas esparcidas y cilíndricas, obtusas, sentadas y erectas; pétalos agudos blancos con nervio rosado; tallos estériles mucho menores que los fértiles y menos densos de hojas. Se encuentra en las rocas, aprovechando cualquier fisura o grieta, sobre terrenos áridos y con preferencia básicos; también es frecuente encontrarla en tapias y tejados.

  • Verbena.

    Planta herbácea anual, de la familia de las verbenaceas con tallo de seis a ocho dm. de altura, erguido y ramoso por arriba. Las hojas son asperas y las flores de variados colores terminan en las espigas longas y delgadas; tienen un fruto seco con dos o cuatro divisiones y otras tantas semillas. Es común en España y fue célebre en la antigüedad como planta sagrada de los Celtas. Su cocimiento amargo y astringente se ha usado en medicina.

  • Viborera.

    Planta perenne, áspera con tallos robustos de 30-70cm. Hojas sésiles de 20-80x5-25mm, ovadas o ampliamente lanceoladas. Flores azules-violeta con cáliz de 6-9mm lobulado casi hasta la base y corola en forma de embudo de 11-25mm. Florece de junio a septiembre. Vive próximo a la costa en W y NW de la Península Ibérica.

  • Vista marina 1.

    Rocas cubiertas por algas sobre fondo arenoso.

  • Vista marina 2.

    Diferentes especies de algas en sustrato rocoso.

  • Vista marina 3.

    Tallos de Osmundea pinnatifida en fondo marino.

  • Zarzamora.

    Rosacea que forma parte de grandes y densas masas. Tiene flores pequeñas de color blanco y frutos verdes que al madurar se hacen negros y comestibles.

Fauna

Fauna

  • Abadejo.

    Pertenece a la familia del bacalao. De color variable, generalmente tiene el dorso pardo oscuro que se degrada al amarillo en los flancos y más pálido en la parte inferior. Mide entre 15 y 130 centímetros de largo. Aunque los más jóvenes viven entre las rocas y algas cerca de la orilla, su hábitat son los fondos rocosos. Se alimenta de peces más pequeños, de crustáceos y ocasionalmente de moluscos.

  • Abubilla.

    Habita en terrenos abiertos de hasta media montaña, bosques de pinos e incluso en zonas desérticas. Mide 28 centímetros y tiene un vuelo lento y ondulante. Generalmente come en el suelo despejado, desde sapos y ranas, hasta grandes insectos y gusanos. Hace el nido en agujeros de viejos árboles y cría desde abril a julio en nidos que progresivamente, con el crecimiento de los pollos, aumenta su olor nauseabundo debido a la acumulación de excrementos que los adultos no pueden evacuar, y al olor a carne podrida que tienen los pollos para repeler a los posibles intrusos que pudieran acercarse al nido.

  • Acentor común.

    Tiene de 14 -15 centímetros y prácticamente canta durante todo el año. Cría de abril a julio y durante la primavera y verano se alimenta de insectos, gusanos, caracoles y arañas.

  • Alca común.

    Álcido de pequeño tamaño cuya presencia es muy habitual en invierno en las aguas costeras gallegas. Bucea constantemente en busca de pequeños crustáceos que le sirven de alimento. Su pico grueso y redondeado nos permite fácilmente distinguirlo del arao común.

  • Alcatraz europeo.

    Es un ave marina que solemos ver muy lejos de la costa. Se alimenta de peces, los cuales caza lanzándose en picado, a veces desde 30 metros de altura o más. Suele volar bajo, y realizar planeos cortos. Su presencia en invierno es frecuente en los alrededores de las islas.

  • Alcyonium .

    Coral sólido y carnoso que forma colonias macizas y lobuladas unidas a sustratos rocosos con amplias bases que en ocasiones pueden carecer de pólipos.

  • Alondra común.

    Tiene 18 centímetros y anida de abril a julio en el suelo. Su canto puede durar 10 minutos sin interrupción. En galicia está bien distribuida y es común en todas las zonas costeras de dunas y terrenos baldíos.

  • Ánade real.

    Ave de unos 57 centímetros. La hembra es parda y el macho en época nupcial tiene el cuello y la cabeza de color verde brillante y el pecho castaño. Vive en aguas abiertas, en los bordes de los ríos y en general en todo tipo de vegetación acuática, viéndose aumentada su población en otoño por las aves noreuropeas. Algunas veces en enero se han visto polladas, pero es más frecuente que estas aparezcan a primeros de marzo, con unos doce individuos. En verano acuden a los rastrojos al atardecer para alimentarse y vuelven al amanecer a la laguna.

  • Anémona.

    Especie muy común que podemos encontrar en fondos de arena, grava o roca, iluminados o algo umbríos. Tiene tentáculos urticantes y su color oscila entre el amarillo pardo y el verde. Se distribuye por el Mediterráneo y el Atlántico.

  • Arao común.

    Este pequeño álcido, antaño abundante en toda la costa atlántica de la península ibérica, formó densas colonias de cría en las Islas Atlánticas, especialmente en el archipiélago de Cíes, donde las últimas parejas nidificaron hace un par de décadas. En la actualidad es frecuente la presencia de araos en invierno en todo el Parque Nacional, aunque en primavera regresan a sus colonias de cría en el Atlántico Norte.

  • Azor.

    Habita en todo tipo de bosques aunque prefiere los bosques de coníferas, mejor si son aclarados y a menudo cerca de espacios abiertos. Mide de 48 a 61 centímetros y se alimenta principalmente de aves y algunos reptiles y mamíferos. Construye su nido casi siempre en la horquilla de un árbol, entre 5 y 20 metros del suelo. La puesta tiene lugar entre marzo y mayo. Anida en los archipiélagos de Cíes, Ons y Sálvora.

  • Buitrón.

    Es un pájaro diminuto, no llega a los 10 gr de peso, profusamente listado en cabeza y espalda y con una cola cortisima de punta blanca y negra. Hacen el nido entre la hierba alta entretejiendo, macho y hembra, los finos tallos hasta formar una bolsa de material sedoso. Vive en zonas herbáceas con gramíneas de cierta talla. Se alimenta de todo tipo de larvas, insectos y arañas de pequeño y mediano tamaño, completa su dieta con semillas.

  • Camachuelo.

    Habita en la España húmeda desde Galicia al Pirineo Oriental. Cuando abundan los arbustos y estratos heterogéneos, encontramos al camachuelo en los hayedos-abetales y en todos los bosques mixtos de coníferas y frondosas donde se dan las condiciones anteriores. Tiene 15 centímetros y come insectos, semillas y bayas. Al contrario que otros pájaros que sucumben a condiciones adversas, el camachuelo aprovecha las posibilidades del entorno, llegando a comer las yemas de los árboles. Cría de abril a agosto y el nido puede construirlo sobre arbustos perennes o árboles de porte medio.

  • Carbonero común.

    Pajarito pequeño de 14 centímetros y peso de unos 20 grs. Es muy confiado y presenta un plumaje inconfundible: cabeza negra con mejillas blancas, espalda verdosa y vientre amarillo cruzado por una raya negra. Es abundante tanto en las zonas urbanas como en el campo y busca para anidar cavidades en árboles, tapias o nidos viejos. Estas facultades de adaptación permiten que existan poblaciones numerosas en cualquier clase de ambiente. Su dieta es variada, alimentándose de orugas, pulgones, cochinillas, bayas y semillas.

  • Carbonero garrapinos.

    Anida en agujeros y troncos de árboles, tiene 12 centímetros y se alimenta de insectos, arañas, oruga de procesionaria y cualquier otro invertebrado del entorno en que vive. Cuando escasea el alimento animal también come piñones y semillas.

  • Centollo.

    Crustáceo de cuerpo robusto, que puede alcanzar los 20 cm de ancho. Tiene un fuerte caparazón de color rojizo y unos pequeños ojos protegidos por un saliente del caparazón. Es una especie común que habita en fondos rocosos y es muy apreciada en gastronomía. Se extiende por todo el Mediterráneo y el Atlántico.

  • Cernícalo vulgar.

    Es una de las rapaces más comunes en España que podemos ver cernirse a poca altura sobre cualquier campo. Pesa alrededor de 250 gramos y aunque prefiere terrenos abiertos también se le encuentra en bosques aclarados y entornos urbanos, próximos al hombre. Caza suspendiéndose entre 10 y 30 m con la cola abierta en abanico durante un minuto o más inspeccionando el terreno y pasando a otro punto si en el anterior no ha tenido suerte. Cría en solitario y en ocasiones aprovecha los nidos viejos de córvidos, ardillas u otras rapaces. Habita en toda la península, Baleares y Canarias. En el Parque Nacional de las Islas Atlánticas únicamente anida en el archipiélago de Ons.

  • Charrán patinegro.

    Ave de unos 41 cm sin diferencia entre sexos. El dorso y las alas son de color gris perla, mientras que la cola y las zonas inferiores son blancas, teñidas tenuemente de rosa. Presenta un capirote negro y un pico largo y fino negro que termina en punta amarilla. Se alimenta de peces pequeños, crustáceos, gusanos y moluscos. Puede confundirse con una pequeña gaviota, aunque se distingue por realizar espectaculares picados para capturar peces, y no cesa de emitir continuos "chirridos". Muy común en primavera y otoño en toda la costa gallega. "

  • Chochín.

    Habita en bosques con denso estrato arbustivo y una cierta humedad, con frecuencia cerca del agua. Es un pájaro pequeño de 9,5 centímetros que come siempre en el suelo, principalmente insectos del humus de las zonas sombrías donde habita. Cría de abril a julio en un nido hecho con musgo.

  • Chorlitejo patinegro.

    Ave de unos 16 cm, con el dorso pardo, las patas negras y el pecho y las partes inferiores de color blanco. Se alimenta de insectos, arañas, gusanos, moluscos y crustáceos. Vive en playas arenosas, pedregosas y en zonas próximas a la costa. Es un ave gregaria, que forma grandes grupos. Se le ve frecuentemente correteando por las playas o en vuelo rasante y rápido, que no emprende hasta que no se ve muy invadido. Hace su puesta entre los meses de abril a agosto, en cualquier pequeña depresión poniendo 3 huevos que incuban ambos padres.

  • Chotacabras gris.

    Se distribuye por toda la Península y Baleares. El color de su plumaje le sirve de camuflaje entre la hojarasca del suelo donde busca insectos. Inicia su actividad en el crepúsculo, cuando sobrevuela campos y linderos forestales en busca de comida. Nidifica en pequeñas depresiones, de mayo a julio y pone 2 huevos que son incubados por la hembra.

  • Chova piquirroja.

    Habita en acantilados y zonas rocosas de alta montaña y también en acantilados y afloramientos rocosos cerca del mar. El nido lo construye siempre aprovechando salientes, grietas o cuevas inaccesibles. Mide 39 centímetros y se alimenta de larvas, orugas, caracoles, saltamontes y arañas. También alguna semilla sin llegar a constituir peligro para las cosechas. Las poblaciones costeras de esta especie han descendido gravemente en los últimos años en Galicia. En la isla de Ons anidan algunas de las últimas parejas que podemos encontrar hoy en día en el litoral gallego.

  • Chromodoris purpurea.

    Tiene un cuerpo alargado y ovalado que puede alcanzar 3,5 cms de largo, de color rosa pálido. El manto está delimitado por una línea de color amarillo intenso. Tiene numerosas branqueas que varían en número dependiendo de cada individuo. Se alimenta de esponjas y es muy poco común. Aparece principalmente en fondos rocosos y se extiende por todo el Atlántico y el Mediterraneo.

  • Colirrojo tizón.

    Es un pájaro de roca que anida en agujeros y evita el follaje. Recorren con gran destreza los roquedos y cantiles y se alimentan de insectos, escarabajos, mariposas, etc., y en otoño de semillas y bayas.

  • Conejo.

    Miden aproximadamente de cuarenta a cuarenta y cinco centímetros, con grandes pabellones auditivos grisáceos por su cara externa con la punta negra y blancuzcos por el interior. El resto del cuerpo varía entre los grises y negros de la parte superior del cuerpo y los pardos-terrosos de los flancos.Hace unos años estuvo en peligro de extinción por la mixomatosis importada de Francia que deforma cabezas y cuerpos. Se alimenta de brotes tiernos, fresas, cortezas u hortalizas. Antiguamente abundaba tanto en España que en las antiguas monedas hispano-romanas de Adriano aparecía como símbolo de Iberia.En las islas de Ons y Onza lo encontramos en zonas de vegetación densa. En las islas Cíes es abundante y se distribuye por todas las zonas, aunque prefiere zonas desarboladas con densa vegetación.

  • Gorgonia roja.

    Forma una columna recta de ramas estrechas que se dividen repetidamente y que están ligadas a una pequeña base incrustada. Se extiende, en forma de abanico, perpendicular a la corriente. Los pólipos se distribuyen por las ramas dejando libre el tronco. Estos corales crecen muy lentamente y viven mucho tiempo.

  • Gorgonia roja.

    Especie colonial de aspecto arbustivo, erguida y flexible. De color rojo, amarillo o azul, puede presentar varios colores en una misma colonia que recuerda a un gran abanico, con las ramas dispuestas en un mismo plano. Es una especie común que encontramos en fondos rocosos o detríticos, algo umbríos.

  • Cormorán grande.

    Es un ave marina muy grande de color negro con las mejillas y el mentón blancos. Mide unos 90 cm y tiene un pico, grande y fuerte, terminado en gancho. No hay diferencia entre sexos. Habita en grandes lagos y aguas del litoral y se alimenta de peces. Es Habitual como especie invernante en Galicia, y suele utilizar los acantilados de la isla como dormidero.

  • Cormorán moñudo.

    Frecuenta costas rocosas e islas con acantilados y cuevas. Cría en colonias y mesetas rocosas, en nidos que ubica entre las rocas. Se alimenta de peces.En la isla de Ons nidifica principalmente en la zona oeste y en la isla de Onza en la zona suroeste. La mayor concentración de nidos la encontramos desde Punta Liñeiro a Cova da Vella. En las islas Cíes nidifica en todas las zonas de acantilado con capacidad para albergar sus nidos.

  • Corynactis viridis amarillo.

    Tiene un cuerpo cilíndrico, turgente, que alcanza los 1,5 cms de altura y un centimetro de diámetro. De color variable, con números tentáculos que se disponen en varios circulos y no puede retraerse del todo. Es una especie muy común que podemos encontrar en fondos rocosos iluminados o algo umbrío. Se distribuye por el Mediterráneo y el Atlántico. "

  • Cuervo.

    Fácil de confundir con las cornejas, aunque de mayor tamaño, pico más grueso y cola romboidal. Habita, entre otros, en acantilados y enclaves rocosos, que le garantizan seguridad para reproducirse. Cría de febrero a mayo preferiblemente en cornisas rocosas en un nido de barro y ramas. Es un ave omnívora que come de todo, incluso carroña. Su presencia en el parque es muy escas y no resulta fácil de observar"

  • Culebra de collar.

    Como media tiene una longitud de 130 centímetros, aunque en casos excepcionales pueden llegar a alcanzar los 2 mts. En general las hembras son mayores que los machos y algo más gruesas. Puede colonizar terrenos a una altitud superior a los 2.000 mts. y la podemos encontrar cerca del agua o muy separada de esta, en bosques, terrenos secos, etc. Se alimenta principalmente de anuros y peces y algunas veces de tritones y micromamíferos.En las islas Cíes podemos encontrarla en diversos medios ligados al agua, ya sean medios acuáticos o zonas húmedas.No se ha encontrado en el resto de las islas.

  • Culebra de escalera.

    Culebra de tamaño grande que puede llegar a medir 140-150 centímetros, de cabeza ancha bien diferenciada del cuerpo con el hocico puntiagudo y prominente. La coloración del fondo dorsal es amarillenta a parda oscura con dos limas más oscuras longitudinales que recorren el dorso. Especie básicamente diurna, aunque a veces en verano está activa preferentemente por la noche. Son rápidas y ágiles y pueden trepar por los árboles en busca de sus presas, mamíferos pequeños y pollos de aves. Presente en la isla de Ons, se localiza en zonas rocosas y muros de piedra, cercanos a tojales y caminos abandonados.No se ha encontrado en el resto de las islas.

  • Culebra viperina.

    Pequeña culebra que generalmente no alcanza el metro de longitud sino en casos excepcionales y siempre las hembras. Los machos rara vez superan los 70 cm. Recién nacidos miden entre 16 y 20 cm y son muy parecidos de color a los adultos. Se alimenta principalmente de invertebrados, anfibios y peces. Es totalmente inofensiva y cuando se ve en peligro imita la forma de las víboras aprovechando que tienen un collar y diseño muy parecido al de aquellas. Presente en los archipiélagos de Ons y Cíes, donde es frecuente su presencia en charcas intermareales.

  • Curruca cabecinegra.

    Debe el nombre al capirote negro del macho sobre el que se dibuja un anillo colorado que rodea el ojo, dentro de un colorido general gris oscuro, más desvaído por abajo. Es un ave típicamente insectívora que caza tanto entre los árboles de nuestros jardines y cultivos como entre los matorrales de los campos.

  • Curruca capirotada.

    Se trata de una especie muy distribuida y común, que anida en variedad de lugares arbolados. Desde los parques urbanos a los bosques más recónditos, ya sean de coníferas o caducifolios, a nivel del mar o en monte, este ave se adapta sin ningún problema. En épocas de frío y escasez busca bayas silvestres.

  • Curruca rabilarga.

    Habita en brezales, y en general en el matorral degradado que sustituye al antiguo bosque. Mide 13 cms. y se alimenta de orugas, mariposas, coleópteros, arañas y en general de la pequeña fauna que vive entre las matas que frecuenta la curruca. Anida en malezas pinchudas, cerca del suelo.

  • Delfín mular.

    Este cetáceo, de hasta 2,50 metros de longitud, cuenta con importantes poblaciones en las Rías Baixas gallegas. En verano frecuentan las aguas de las islas, aunque no por ello son fáciles de observar. Se distribuye por aguas templadas y cálidas de todo el mundo. Como son mamíferos, respiran por pulmones, lo que les obliga a salir a la superficie. Su espectro alimenticio es muy amplio, con preferencia sobre especies de peces como anchoas y sardinas, pero incluyendo también cefalópodos.

  • Erizo de mar.

    Puede alcanzar los 7 cm de diámetro. Tiene espinas fuertes, agudas y largas. El color varía del morado al verde oscuro, pasando por rosas, marrones y pardos. Se alimenta de algas. Se reproduce durante todo el año, siendo más activo en verano. Es una especie muy común que podemos encontrar en fondos rocosos y umbríos. Se extiende por todo el Mediterráneo y el Atlántico.

  • Erizo europeo.

    Es el insectívoro de mayor tamaño que habita en la Península. De aspecto compacto, casi no hay diferencia entre cabeza y cuerpo y tiene cuatro patas cortas con cinco dedos provistos, el segundo, tercero y cuarto de uñas muy desarrolladas y fuertes, y el primero y quinto con uñas más débiles. La cabeza termina en un hocico puntiagudo, con unas orejas redondas y anchas, poco visibles, y unos ojos salientes de tamaño medio. Habita en zonas secas, y es frecuente encontrarlo en bosques, zonas de monte bajo, arbustos, setos y matorrales. En invierno huyendo del frío, podemos verlo en construcciones.En las islas Cíes, habita en la isla de Faro. Se creé que su presencia se debe a la adaptación de ejemplares introducidos. Se le localiza en zonas de caminos.

  • Escribano montesino.

    Especie común, que puede encontrarse en laderas pedregosas, tanto de alta montaña como en terrenos más llanos, en los canchales de los barrancos o en los bosques de pinos aclarados. Busca el alimento recorriendo a saltitos los pastos que crecen entre piedras y arbustos.Se alimenta de los granos de gran variedad de vegetales que recoge, sacando sus semillas. También caza insectos entre la vegetación de las rocas.

  • Eslizón ibérico.

    A diferencia del eslizón tridáctilo o común posee cuatro extremidades bien desarrolladas aunque proporcionalmente pequeñas, provistas cada una de 5 dedos. Especie endémica de la península ibérica, en las Islas Atlánticas tan sólo se encuentra en el archipiélago de Cíes. Esta población esta considerada ?En Peligro? (Libro Rojo de los Anfibios y Reptiles de España). La otra especie de eslizón, el tridáctilo (Chalcides striatus), está presente en todos los archipiélagos del Parque.

  • Eslizón ibérico.

    A diferencia del eslizón tridáctilo o común posee cuatro extremidades bien desarrolladas aunque proporcionalmente pequeñas, provistas cada una de 5 dedos. Especie endémica de la península ibérica, en las Islas Atlánticas tan sólo se encuentra en el archipiélago de Cíes. Esta población esta considerada ?En Peligro? (Libro Rojo de los Anfibios y Reptiles de España). La otra especie de eslizón, el tridáctilo (Chalcides striatus), está presente en todos los archipiélagos del Parque.

  • Eslizón ibérico.

    A diferencia del eslizón tridáctilo o común posee cuatro extremidades bien desarrolladas aunque proporcionalmente pequeñas, provistas cada una de 5 dedos. Especie endémica de la península ibérica, en las Islas Atlánticas tan sólo se encuentra en el archipiélago de Cíes. Esta población esta considerada ?En Peligro? (Libro Rojo de los Anfibios y Reptiles de España). La otra especie de eslizón, el tridáctilo (Chalcides striatus), está presente en todos los archipiélagos del Parque.

  • Eslizón ibérico.

    A diferencia del eslizón tridáctilo o común posee cuatro extremidades bien desarrolladas aunque proporcionalmente pequeñas, provistas cada una de 5 dedos. Especie endémica de la península ibérica, en las Islas Atlánticas tan sólo se encuentra en el archipiélago de Cíes. Esta población esta considerada ?En Peligro? (Libro Rojo de los Anfibios y Reptiles de España). La otra especie de eslizón, el tridáctilo (Chalcides striatus), está presente en todos los archipiélagos del Parque.

  • Estrella de mar .

    Esta especie tiene 5 brazos grandes que se estrechan en los extremos. Se reproduce en primavera y verano y se alimenta de moluscos, bivalvos, erizos y otros. Es muy común, y podemos encontrarla en fondos rocosos y detríticos medianamente umbríos. Se distribuye por el Mediterráneo y el Atlántico.

  • Ernobius Vinolasi.

    En general, los invertebrados están muy poco estudiados en las islas, aun asi se han descrito especies nuevas como el coleóptero Ernobius vinolasi (F.Novoa & A.Balsega) que se encuentra en los bosques costeros de pino marítimo del archipiélago de Cíes.

  • Frailecillo.

    Con su característico pico triangular y coloreado, esta pequeña ave marina de aspecto rechoncho, utiliza las islas como lugar de descanso durante sus pasos migratorios. Pese a ello es muy difícil de observar.

  • Gavilán.

    Habita en todo tipo de bosques y campiñas, en sotos, plantaciones, etc. Caza al acecho volando a baja altura, casi siempre aves, aunque en ocasiones se alimenta de grandes insectos y pequeños mamíferos. Cría de abril a mayo en los bosques junto a prados con árboles y a una altura de 5 a 30 metros del suelo.

  • Gaviota patiamarilla.

    Es una de la gaviotas mas fuertes y robustas de Europa. Se distribuye por las costas de toda la península ibérica formando grandes colonias de cría. En las Islas Atlánticas se concentran cada año alredeldor de 30.000 parejas reproductoras que crían preferentemente en los escarpados acantilados occidentales. Tienen entre 1 y 3 polluelos de color pardo-grisáceo, que se desarrollan entre mayo y agosto hasta alcanzar el tamaño de sus progenitores. A los 4 años mudan este oscuro plumaje juvenil por el mas vistoso blanco y gris de los adultos. Se alimenta de peces, erizos,mejillones, descartes pesqueros, etc., No anida en Cortegada por ser una isla estuárica.

  • Gaviota sombría.

    Prácticamente del mismo tamaño que la gaviota patiamarilla, se distingue por presentar las plumas de las alas y del dorso más oscuras, de ahí su nombre. Mucho más escasa a nivel peninsular, en el Parque anida sobre todo en el archipiélago de Sálvora.

  • Gorgonia roja.

    Forma una columna recta de ramas estrechas que se dividen repetidamente y que están ligadas a una pequeña base incrustada. Se extiende, en forma de abanico, perpendicular a la corriente. Los pólipos se distribuyen por las ramas dejando libre el tronco. Estos corales crecen muy lentamente y viven mucho tiempo.

  • Gorgonia roja.

    Especie colonial de aspecto arbustivo, erguida y flexible. De color rojo, amarillo o azul, puede presentar varios colores en una misma colonia que recuerda a un gran abanico, con las ramas dispuestas en un mismo plano. Es una especie común que encontramos en fondos rocosos o detríticos, algo umbríos.

  • Grajilla.

    Se adapta como nidificante a todo tipo de huecos aunque prefiere los roquedos, construcciones, ruinas y enclaves con arbolado viejo. Este córvido fue objeto de estudio, que Konrad Lorenz utilizó en sus estudios sobre etología comparada. Come de todo. Consume todo tipo de insectos y larvas y en épocas de recolección, granos y semillas silvestres. Podemos encontrarla en zonas rocosas de Ons y Onza.

  • Halcón peregrino.

    Habita preferentemente en montañas, acantilados, paisajes abiertos agrestes, bosques aclarados y en la costa. Caza lanzándose sobre sus presas en picado casi vertical, a enorme velocidad y con las alas pegadas al cuerpo a modo de proyectil viviente. Mide de 38 a 48 centímetros y se alimenta de aves hasta el tamaño de una paloma o perdiz. Cría en cornisas de grandes cortados rocosos, riscos y ocasionalmente en construcciones y nidos de otras aves en árboles. Su puesta tiene lugar entre marzo y abril.

  • Herrerillo capuchino.

    Es un pajarito pequeño que se distingue por su prominente cresta de color negro y blanco, que yergue o repliega alternativamente, según su estado de ánimo. Se alimenta de insectos, que busca sin parar entre las hojas, ramas y cortezas de los árboles. Hace su nido en las oquedades de los troncos o aprovechando viejos nidos de otras aves. De abril a junio, pone de 5 a 8 huevos y hace dos puestas al año.

  • Herrerillo común.

    Habita en las mismas zonas que el carbonero común, aunque le gustan menos los bosques de coníferas. Tiene un tamaño de 11 centímetros y como otros páridos puede ser un acróbata buscando comida en el envés de las hojas, alimentándose de los insectos y gusanos que las parasitan y aprovechando también las yemas de las ramas más finas. En otoño puede comer algún fruto y en invierno semillas. Cría de abril a junio en nidos que hace en agujeros.

  • Babosa de mar.

    Este gasterópodo marino sin concha tiene un cuerpo alargado que puede alcanzar los 3,5 centimetros de largo, de color azul oscuro, con unas franjas amarillas de mayor o menos intensidad. En el manto, las líneas amarillas son 3 longitudinales y una más periférica que lo bordea por completo. Tiene numerosas branqueas y se alimenta de esponjas. Es una especie común que podemos encontrar en fondos rocosos iluminados o algo umbríos. Se extiende por todo el Mediterráneo y el Atlántico.

  • Jilguero.

    Son individuos muy sociables que para criar necesitan combinar eriales y cultivos con árboles diseminados. Su alimentación principal es de origen vegetal, pues gracias a su pico fuerte y afilado le resulta fácil sacar las semillas de las cabezuelas de los cardos más pinchudos, aunque la variedad vegetal que les alimenta es muy extensa. En primavera durante la cría, y parte del verano, caza insectos para completar su dieta.

  • Lagartija ibérica.

    Lagartija de tamaño mediano, (7 centímetros de largo ) de coloración parda con tintes verdosos. Los machos son algo más largos y robustos que las hembras. Los individuos de las Islas Atlánticas presentan un mayor tamaño corporal medio que sus vecinos continentales, diferencia que se hace mayor cuanto más al norte se enuentre el archipiélago. Estas poblaciones insulares estan calificadas como Vulnerables (VU) o En Peligro (EN) de extinción. Se encuentra en los archipiélagos de Cíes, Ons y Sálvora, mientras que en Cortegada su lugar lo ocupa la lagartija de Bocage (Podarcis bocagei).

  • Lagarto ocelado.

    Es el mayor de los lagartos españoles con una coloración intensa de amarillos y verdes, con moteado negro o de manchas oscuras, por lo que recientemente ha sido catalogada como una subespecie diferente: Lacerta lepida oteroi..Son muy esquivos y a la menor señal de alarma escapan trepando sobre cualquier superficie vertical. Los ejemplares jóvenes son muy atacados por rapaces y mustélidos. Aunque han disminuido mucho sus efectivos todavía se les puede considerar común.Tanto en la isla de Ons como en las islas Cíes, lo encontramos en zonas muy secas y soleadas, con o sin vegetación. En Sálvora ocupa el mismo hábitat. Los ejemplares de esta isla se caracterizan por tener un tamaño, dentición y coloración distinta al resto.

  • Lavandera blanca.

    También llamada en el norte pajarito de las nieves, habita sobre todo en las orillas de ríos, aunque ha colonizado los núcleos urbanos. Mide 18 centímetros y se alimenta principalmente de pequeños invertebrados; ocasionalmente picotea los excrementos de vaca para aprovechar los pequeños coleópteros y larvas. Cría de abril a agosto en nidos que acondiciona en agujeros.

  • Lavandera boyera.

    Habita generalmente cerca del agua en praderas o márgenes de ríos, principalmente en terrenos pantanosos con vegetación baja y a veces en terrenos anegados junto a ríos de llanura. Mide 17 centímetros y se alimenta de larvas e insectos, caracoles, babosas y lombrices. Cría de mayo a julio en nidos que construye en concavidades bajo el pasto.

  • Lechuza común.

    Habita a veces en acantilados y campos con árboles dispersos, pero prefiere para anidar construcciones de lugares habitados, como torres de iglesias, casas de campo y ocasionalmente troncos viejos de parques urbanos. Mide 34 centímetros y es un gran cazador nocturno de pequeños roedores. Algunas veces caza de día.

  • Lución.

    Reptil de la familia de las Anguidae de aspecto serpentiforme de extremidades atrofiadas y cola larga y frágil. De escamas lisas y brillantes, se alimenta de invertebrados, habita en zonas húmedas de pastizales, bordes de bosques y matorral denso. Es un reptil poco sensible al frío, y rara vez se le ve activo durante el día, pudiéndosele encontrar debajo de piedras o troncos. Hiberna de octubre a marzo. En todas las islas ocupa zonas de tojales y matorral.

  • Mano de muerto.

    Colonias que pueden alcanzar los 20 cm de altura, capaces de desarrollar lóbulos gruesos y carnosos que cubren grandes superficies rocosas. Su color varía del blanco al amarillo o naranja suave, siendo los pólipos del mismo color que la superficie de la colonia. Pueden vivir mucho tiempo siempre que las condiciones sean las óptimas.

  • Mirlo común.

    Habita en todas partes: en bosques con matorral de llanura y montañas, en tierras cultivadas y en parques y jardines urbanos. Solamente está ausente en zonas desnudas de alta montaña y en las estepas de gramíneas. Mide 25 centímetros y se alimenta de bayas y frutas, insectos y larvas de todo tipo, caracoles y lombrices. Cría de marzo a julio en nidos que construye en matorrales y árboles. "

  • Murciélago grande de herradura.

    El murciélago grande de herradura únicamente se ha detectado en el archipiélago de Ons. Está calificado como Vulnerable (VU) en la península ibérica y En Peligro (EN) de extinción en Baleares. Otras especies de murciélagos presentes en el Parque son el murciélago comúm (Pipisptrellus pipistrellus) y el murciélago hortelano (Eptesicus serotinus).

  • Musaraña.

    Es el mamífero más pequeño de nuestra Península, mide aproximadamente unos 7cm de cuerpo y 4 de cola. Es un animal muy nervioso y feroz, y a pesar de su pequeño tamaño se atreve con roedores mayores que ella y con pequeñas serpientes si intentan atacarla. Son animales muy voraces y consumen a diario insectos en cantidades superiores a su peso.En las islas Cíes ocupa zonas cubiertas de vegetación arbustiva. En el complejo de Ons es muy abundante y prefiere el tojal, las zonas de caminos y los campos de cultivo abandonados.

  • Nécora.

    Tiene un caparazón aplanado, más ancho que largo, recubierto de pelosidad corta y abundante. Se alimenta de moluscos, crustáceos y algas. Muy apreciada en gastronomía, habita en fondos rocosos, de arena o fango. Se distribuye por todo el Mediterráneo y el Atlántico.

  • Negrón común.

    Mide unos 48 cm. El macho es completamente negro con una mancha anaranjada en el pico y la hembra de color marrón oscuro, presenta unas mejillas más claras. Se alimenta casi en exclusiva de moluscos y caracoles y hace su nido en el suelo.

  • Nutria.

    Aunque numerosos topónimos nos indican que antaño la presencia de nutrias era habitual en las islas (?furna das lontras?), hoy en dia solo se han detectado algunos avistamientos ocasionales de individuos aislados.

  • Ofiura.

    Es una ofiura grande que puede alcanzar los 2,5 cm de diámetro, con cinco brazos largos y finos articulados y muy flexibles, que se rompen con facilidad. El disco es aplanado y circular, muy pequeño en comparación con los brazos. De color oscuro, está cubierta, en su cara dorsal, de pequeños y uniformes gránulos. Se puede alimentar de varias formas, por suspensión o por filtración y come todo tipo de sustancias orgánicas incluyendo carroña.

  • Oreja de mar.

    Molusco marino de concha ovalada de hasta 10 cm. y con iridiscencias anacaradas en su cara interior. Vive sobre el substrato rocoso al que se adhiere gracias a su gran pie musculoso. Aunque no lo parezca, pueden desplazarse muy lentamente en busca de alimento.

  • Ostrero.

    Se distribuye por las costas de toda Europa. Tiene un largo pico de color rojo y largas patas de color rosa. Podemos encontrarlo en costas, playas y estuarios y se alimenta de moluscos, crustáceos, gusanos, insectos, etc. Es un ave gregaria que descansa en islotes o bancos de arena. Su presencia en el Parque es puntual, aunque puede observarse con cierta frecuencia en los arenales y roquedos costeros de las islas durante los pasos migratorios de otoño y primavera.

  • Paiño común.

    El paíño es un pequeña ave marina estrictamente pelágica que solo se acerca a la costa para anidar o para refugiarse de los temporales. Poco más grande que un gorrión, es de habitos nocturnos y cría en grietas y agujeros de las rocas costeras en zonas prácticamente inaccesibles. En las Islas Atlánticas existe un pequeño nucleo de cria en el archipiélago de Cíes.

  • Paloma bravía.

    Ave de unos 33 cm. Tiene un vistoso plumaje gris azulado, con verde y violeta en los lados del cuello. Tiene un vuelo muy rápido y normalmente bajo. Podemos encontrarla en acantilados marinos y en campiñas cercanas. Hace sus nidos en grietas, cuevas y a veces entre rocas. Durante la última década ha sufrido una fuerte regresión en las costas gallegas y su presencia en las islas no está confirmada.

  • Paloma torcaz.

    Es más grande que el resto de las palomas. Es frecuente que en invierno se reúnan en grandes bandadas. Se la puede ver mezclada con palomas domésticas, huye ruidosamente ante cualquier peligro. Es muy frecuente en todos los ámbitos y tan sólo exige la presencia de árboles.

  • Pardela balear.

    Aunque la zona de cría de este ave marina se restringe al ámbito balear, en verano migra hasta la zona sur de Galicia y entorno de las islas atlánticas donde permanece alimentándose hasta mediados de agosto. Por lo tanto la aguas del Parque juegan un papel fundamental para la supervivencia de esta especie que esta calificada como en peligro crítico de extincion debido al reducido tamaño de sus poblaciones.

  • Pardela cenicienta.

    De mayor tamaño que la pardela balear, es una viajera incansable que pasa la mayor parte de su vida en el mar. Al igual que otras pardelas, posee un tipo de vuelo característico de estas aves marinas, consistente en planear continuamente aprovechando el ascenso del viento al golpear las olas. Con frecuencia persiguen las estelas de los barcos para aprovechar este efecto.

  • Pardillo común.

    Es un ave muy gregaria. Es frecuente ver bandos que en otoño, por ejemplo, se reúnen con gran algarabía en dormideros arbóreos. Tiene un peculiar y característico vuelo ondulado. Se alimenta principalmente de semillas aunque no desprecia algunos invertebrados. De abril a julio, anida en todo tipo de arbustos. Construye su nido a base de hierbas secas y musgo. Pone de 3 a 6 huevos, que incuba la hembra. Su hábitat son sotos fluviales, zonas abiertas con alta vegetación anual, zonas forestales, matorrales, setos y a veces parques.

  • Peonza.

    Tiene una robusta concha de forma redondeada con espiras abombadas. Coloración interior blanco nacarado y exterior es variable, entre blanco sucio, amarillento o gris con manchas rojizas, azuladas o negras. Es una especie muy común que habita fondos rocosos iluminados o algo umbríos. Se alimenta de algas.

  • Percebe.

    Pertenece a la familia Scalpellidae. Puede alcanzar los 15 cm de longitud con pedúnculo carnoso y grueso, piel muy fuerte y un capítulo con 5 grandes placas hacia su ápice rodeado basalmente de paranillos de placas triangulares. Aparece sobre rocas, en zonas de gran dinamismo hidrológico. Es una especie muy apreciada en gastronomía. Se distribuye por el Mediterráneo, en zonas muy localizadas, y en el Atlántico. Su extracción en el Parque Nacional de las Islas Atlánticas de Galicia está regulada"

  • Petirrojo.

    Nidifica fundamentalmente en bosques de las zonas húmedas del norte y en los valles umbrosos de los macizos de montaña. También le podemos ver en tierras de labor, jardines y bordes de río con matorral impenetrable. Cabe destacar la territorialidad de los invernantes, de tal forma, que no toleran la presencia de otro individuo de su especie en la parcela elegida. Siempre come en el suelo insectos, lombrices y moluscos pero completa su dieta con frutos como el majuelo, moras, etc. Anida en agujeros o grietas de muros o rocas, árboles, etc.

  • Pico picapinos.

    Es un pájaro trepador que habita sobre todo en los bosques de coníferas. Mide 23 centímetros y se alimenta principalmente de hormigas que captura con su lengua pegajosa y de las larvas xilófagas que descubre en las galerías que hace con su potente pico. Completa su dieta con los piñones que saca de las piñas y con los cinípidos de ciertas agallas.

  • Pinzón vulgar.

    Es uno de los fringílidos que más abunda en nuestro país. Habita en todo tipo de bosques. Mide 15 centímetros y construye el nido generalmente muy bajo en arbustos o árboles, donde cría de abril a julio. Se alimenta de semillas forestales e insectos.

  • Pito real.

    Habita en todo el país. Prefiere los bosques de frondosas, las dehesas junto al agua y cualquier alameda u olmeda de cierta entidad. Mide 32 centímetros y caza muchas hormigas. En las choperas ayuda en la lucha biológica consumiendo muchos insectos xilófagos. También se alimenta de muchos restos de pequeños coleópteros y otros insectos. Cría de abril a mayo en nidos de agujeros que realiza en los árboles martilleando con su potente pico.

  • Plumero de mar.

    Tiene un cuerpo alargado de color amarillento, que se estrecha en su parte posterior, con un bonito penacho de vivos colores en la anterior. Vive dentro de un tubo y puede llegar a medir 35 cm de largo y 1,5 cm de diámetro. Podemos encontrar a esta especie en los puertos, tanto en el fondo como en las paredes de los diques. Se extiende por todo el Mediterráneo y el Atlántico.

  • Pulpo.

    Animal de cuerpo globoso, que puede alcanzar los 150 cm de largo. Tiene una cabeza muy desarrollada donde destacan los grandes ojos, y una boca provista de dos mandíbulas rodeada de 8 brazos con dos filas de ventosas. Se alimenta de crustáceos, peces y otros moluscos. Se distribuye por todo el Mediterráneo y el Atlántico y podemos encontrarla en los recovecos de las rocas o en cavidades marinas. Es una especie muy común y apreciada en gastronomía.

  • Rata negra.

    Es originaria de Persia y la India y se extendió por Europa a principios del siglo XII. Su coloración es función de la raza geográfica, tiene cabeza maciza, orejas prominentes y una cola desnuda, más larga que la cabeza y el tronco juntos. Ocupan todo tipo de áreas faltando sólo en la alta montaña y seguramente en los bosques de hoja caduca. En la isla de Ons la encontramos en gran número, asociada a todo tipo de construcciones humanas. En las islas Cíes, es un eficaz colonizador que además de ocupar construcciones, vive principalmente en tojales, muros y paredes con zarzas.

  • Ratón de campo.

    Miden de adultos alrededor de once centímetros, y ocho de cola. Se refugian debajo de las rocas no muy grandes, en espacios que acondicionan con pajitas u otros materiales. Hacen acopio de bellotas u otro tipo de frutos seguramente en previsión de tiempos peores. Habita en toda Europa y son muy prolíficos. La hembra suele parir en el año tres o cuatro veces, con cuatro o cinco crías por parto.En las islas Cíes lo encontramos en las islas de Faro y Monteagudo, generalmente en zonas habitadas. En la isla de Ons lo encontramos igualmente asociado a construcciones humanas.

  • Ratonero común.

    Ave de unos 55 cm, son fáciles de reconocer en vuelo por la silueta que presentan. De pelaje muy variado, se alimentan de pequeños vertebrados, de escarabajos y en raras ocasiones, de pequeños pájaros. Se le puede ver formando pequeños grupos. Vive en costas rocosas solitarias, monte bajo, llanuras, laderas y zonas boscosas y de cultivo. Anida en salientes rocosos, en árboles y sobre suelos pedregosos. Está presente en los cuatro archipiélagos del Parque Nacional.

  • Reyezuelo listado.

    Es un ave muy activa que no para de buscar insectos entre la foresta. Aunque es muy nervioso, puede versele fácilmente desde muy cerca. Se alimenta de todo tipo de insectos y arañas, completando su alimentación con semillas y frutos. Camufla su nido entre las hojas de los árboles y pone de 7 a 10 huevos que incuba la hembra, entre los meses de abril a junio. Vive en cualquier tipo de bosque, perenne o caducifolio, también en sotos y a veces en parques y jardines.

  • Salamandra común.

    La salamandra común requiere una presencia continua de humedad, permaneciendo enterrada en fase de letargo durante los largos periodos de sequía. Generalmente pone sus larvas en el agua (reproducción ovovivípara),aunque estudios recientes indican que las salamandras de las Islas Atlánticas se reproducen de forma totalmente vivípara, es decir, pariendo en tierra firme juveniles ya metamorfoseados, comportamiento que hasta el momento sólo se había detectado en poblaciones muy concretas de la Cordillera Cantábrica y Pirenaica. Calificada como especie ?Vulnerable? en el ámbito peninsular, es muy abundante en Ons donde los los ejemplares parecen presentar un mayor grado de melanismo (predominancia del color negro y escasez de manchas amarillas en la superficie corporal) de lo habitual. Por el contrario, la salamandra es muy escasa en el archipiélago de Cíes, donde practicamente se encuentra relegada a la isla Sur o de San Martiño . Ambas se consideran poblaciones aisladas amenazadas (Libro Rojo de los Anfibios y Reptiles de España).

  • Salpa.

    Es una especie de cuerpo alargado, algo comprimido y ovalado. Puede medir hasta 45 cm de largo, y es de color gris-plateado con bandas longi-tudinales de color amarillo. Gregaria, se reproduce dos veces al año, pasando sus larvas a formar parte del plancton. Se alimenta de algas, aunque esporádicamente, puede comer crustáceos o gusanos. Abunda en fondos rocosos iluminados con algas.

  • Sapillo pintojo.

    Pueden alcanzar los 8 centímetros de longitud y tienen una coloración muy variable en las partes superiores: desde pardo amarillento hasta casi negras, con manchas de forma y tamaños muy variables. Su situación es crítica en Cíes.

  • Sastre.

    Dentro de la familia de los Galatheidae se le considera un crustáceo grande, ya que puede alcanzar los 9 cm de largo. Tiene el cuerpo alargado y aplastado por el dorso. Ojos grandes y prominentes, y brazos cubiertos de espinas. Es fácil de identificar por las marcas azules que presenta.

  • Sepia.

    Cefalópodo de hasta 40 cm. que posee una concha interna llamada jibión o pluma. Cuenta con ocho tentáculos cortos y dos retráctiles con los que captura a sus presas. Puede cambiar de color mimetizandose con su entorno. Frecuenta los fondos arenos y fangosos. Habitualmente ponen sus huevos en las praderas de zostera.

  • Tarabilla común.

    Es un ave típica de los matorrales con claros, aunque es muy abundante por toda la Península. Encontramos poblaciones desde el nivel del mar hasta cotas altas. Consume gran cantidad y variedad de insectos. Tiene dos puestas al año.

  • Tórtola común.

    Es reconocible por su gracia y menor tamaño con respecto al resto de las palomas. La encontramos en campos abiertos de matorral, en setos silvestres y pequeños bosques. Anida en arbustos y matorrales.

  • Tritón ibérico.

    A diferencia de las salamandras, los tritones realizan todas las fases de la reproducción en el agua, donde permanecen gran parte del verano y otoño hasta que pasan a tierra firme, momento en el que su piel se vuelve mas dura y gruesa para evitar la deshidratacion corporal. Esta especie exclusiva del occidente de la península ibérica, en las Islas Atlánticas se encuentra en los archipiélagos de Ons y Sálvora.

  • Trompo.

    Tiene una concha de forma cónica, de unos 4 cm de altura y 3,5 cm de diámetro con espiras muy poco convexas, y un cordón ornamental que puede o no sobresalir. Coloración variable, más frecuente la blanco amarillenta con irregulares manchas rojizas, aunque se conocen poblaciones de color blanco puro. No es una especie muy común y habita en fondos rocosos más o menos umbríos.

  • Verdecillo.

    Fringílido de tamaño muy pequeño es muy frecuente en arboledas y lindes de los bosques. Su distribución abarca todo el sur de Europa y norte de África. En el Parque es especialmente abundante en el archipiélago de Cíes.

  • Verderón.

    Especie ampliamente distribuida y numerosa, cría en las arboledas y arbustos tupidos de las zonas habitadas y mucho menos en el cinturón periférico de los parajes boscosos. Plumaje general verde oliva que amarillea en la garganta y rabadilla, con marcas doradas sobre el ala y los lados de la cola. Su alimentación principal está constituida por semillas que completa con pequeños invertebrados, especialmente insectos.

  • Zarapito trinador.

    De menor tamaño que el anterior. Cria en las ciénagas de la taiga, aunque suele detenerse en las costas del Parque durante los pasos migratorios.

  • Zarcero común.

    Prefiere el matorral abierto de mediano porte y cría en grupos amplios en los setos que separan los campos y bordean los caminos, en las malezas de las colinas y en los claros y bordes de los bosques, también podemos verlo en jardines y parques urbanos. Se alimenta de todo tipo de insectos, aunque escoge preferentemente aquellos carente de caparazón duro, como son los pulgones, orugas, larvas y pequeños caracoles. En otoño completa su dieta con zarzamoras y bayas.

  • Mariposa de las aristoloquias.

    La singular Zerynthia rumina tambien es llamada ?mariposa de las aristolaquias? debido a que la oruga se alimenta de la planta Aristolochia longa.

  • Zorzal común.

    Es fácil verlo en el suelo, saltando o dando carreritas. Suele utilizar piedras contra las que rompe los caracoles que caza. En invierno suelen ser bastante gregarios y establecer dormideros comunes. Se alimenta de insectos, gusanos, bayas, caracoles y semillas. Nidifica en arbustos y árboles bajos, sus nidos los construye con hierba, hojas y barro. De marzo a agosto hace la puesta, de 3 a 6 huevos que incuba la hembra. Lo encontramos en zonas boscosas, áreas de monte bajo, olivares en invierno, huertos y a veces en parques en las afueras de las ciudades.

Normativa

Normativa

Normas y Fechas

  • Ley 15/2002, de 1 de julio, por la que se declara el Parque Nacional marítimo-terrestre de las Islas Atlánticas de Galicia.
  • Real Decreto 2497/1980 por el que se declara el Parque Natural de las Islas Cíes.
  • Decreto 274/1999, de 21 de octubre, por el que se establece el Plan de Ordenación de los Recursos Naturales de las Islas Atlánticas y por el que se incluyen los archipiélagos de Ons y Sávora en el Parque Natural de las Islas Atlánticas (Junta de Galicia)
  • Ley 4/1989, de 27 de marzo, de conservación de los espacios naturales y de la flora y fauna silvestre.

Equipamientos

Equipamientos

Accesos y direcciones de Interés:

Para llegar a las diferentes islas podemos acceder desde las costas adyacentes. Para las Cíes y Ons existen barcos en primavera y verano que llevan a las islas.

Centros de visitantes e Interpretación:

  • Pontevedra: Servicio de Conservación da Natureza
  • Illas Cíes (Sólo en verano): Centro de Interpretació de Sto. Estevo. Teléfono: 986 687502.
  • Illas Ons: Punto de Información de Curro. Teléfono: 986 687696.
  • Las casas forestales que están abiertas todo el año tienen estos mismos teléfonos.

Línea de barcos a Islas Cíes:

  • Compañía: Naviera Mar de Ons, S.L.
    Embarques: Vigo, Bayona, Cangas de Morrazo.
    Época: Semana Santa, verano, fines de semana de primavera.
    Teléfono: 986 225272

Línea de barcos a Isla de Ons:

  • Compañía: Naviera Mar de Ons.
    Embarques: Marín, Portonovo y Sanxenxo.
    Época: Semana Santa, verano, fines de semana de primavera.
    Teléfono: 986 225272
  • Compañía: Naviera Illa de Ons.
    Embarques: Marín.
    Época: Semana Santa, verano, fines de semana de primavera.
    Teléfono: 986 687699
  • Compañía: Cruceros Isla de Ons.
    Embarques: Marín
    Época: Semana Santa, verano, fines de semana de primavera.
    Teléfono: 986 320953

Campings:

  • Camping "Illas Cíes"
    Época: Semana Santa y verano 
    Teléfonos: 986 687050 y 986 438358.

Municipios

Municipios

Vigo

Vilagarcía de Arousa