Amuparna se reune con Matilde Asían, Secretaria de Estado de Turismo, en un encuentro destinado a...
Amuparna participó en el Congreso Nacional de Parques Nacionales y Turismo Sostenible, celebrado...
El Consejero de Fomento y Medio Ambiente de Castilla y León, Juan Carlos Suárez- Quiñones, ha...
El alcalde de Manzanares El Real, Óscar Cerezal, dio la bienvenida al Castillo de los Mendozas a...
Los municipios de Amuparna se dan cita esta semana en el Parque Nacional Sierra de Guadarrama, para...
Mediante este convenio que firmaron la Presidenta de AMUPARNA, Dña. Rocío Espinosa  y el...
Las subvenciones a los municipios de las áreas de influencia de los Parques Nacionales y el...
Rocío Espinosa, presidenta de AMUPARNA, fue invitada por S.M. el Rey Felipe VI para participar...
Próximos Eventos
<< Mayo 2018 >> 
 Lu  Ma  Mi  Ju  Vi  Sa  Do 
   1  2  3  4  5  6
  7  8  910111213
14151617181920
21222324252627
28293031   
Como asociarse

 

Inicio Parques y Municipios Municipios

Tresviso

Iglesia de San PedroEl municipio de Tresviso se encuentra ubicado a 848 metros de altitud, en el extremo occidental de Cantabria. Con una población que no llega al centenar de habitantes, no cuenta con otras entidades municipales.

Tresviso se encuentra asentado en un rellano sobre el cauce del río Urdón, que transita por una garganta poblada por un bosque en el que predominan tilos y robles, pero en el que también se aprecian olmos, fresnos y hayas. Está delimitado por la Jorcá de la Panda y las Rullás, al norte; el Cueto, al sur; los invernales de Prías y la senda de Urdón, al este, y la sierra de la Mesa, al oeste. Se accede al pueblo desde el Desfiladero de la Hermida, por Urdón, a través de un camino impresionante, y desde el pueblo asturiano de Sotres, por los Picos de Europa.

Visita Cultural

Visita Cultural

Poco se sabe del origen del asentamiento de la población. Las condiciones medioambientales obligaron a una especialización económica de la zona, desde los primeros tiempos históricos. Los pastores de la Edad del Bronce recorrerían estas altitudes en su camino de paso hacia Asturias. De su presencia nos quedan algunos restos megalíticos en Collado de Pirué y Altos de Barreda, en el límite con el municipio asturiano de Cabrales, y los de Les Cuerres, junto al río Urdón, ya dentro de Tresviso.

Durante la Edad Media, se supone que la poblaron gentes ganaderas procedentes de Castilla, en época de la Repoblación de Alfonso I. Su aislamiento natural, le convertía en lugar idóneo para refugiarse de las invasiones árabes. Sin embargo, hasta el 942 no tenemos referencia documental de la existencia de gentes en este lugar. El Catastro de la Ensenada, de 1753, se refiere a Tresviso como lugar de señorío compartido por tres señores. Como actividad económica complementaria de la ganadería, se tiene constancia de la producción de quesos desde el siglo XVI. En la actualidad es uno de los siete ayuntamientos de la comarca lebaniega.

La actividad económica de este pequeño enclave, con una población de sesenta habitantes, va dirigida a las explotaciones ganaderas de montaña (vacuno, ovino y caprino) que sirven de base para la fabricación de uno de los productos naturales más conocidos: el queso picón.

Es sin duda la elaboración del queso de picón, la tradición mas fielmente mantenida en Tresviso. El queso picón de Tresviso tiene la denominación de origen "Picón Bejes-Tresviso", al igual que el que tiene su origen en el pueblo de Bejes. Son los dos lugares de Liébana donde se elabora y posteriormente se madura en sus cuevas el famoso y delicioso producto.
Antiguamente la elaboración del queso picón de Tresviso la realizaban los pastores del pueblo, en la majada de El Redondal, situada en las Vegas de Andara, donde vivían desde el mes de junio hasta finales de septiembre en chozas o cabañas.
A principios de siglo vivían treinta familias en un total de dieciocho cabañas formadas por dos rocas tapadas por una tercera y cerradas con piedra y cal, dejando sólo un hueco para la puerta. Cercana a la entrada se encontraban sobre el suelo las cadenas o larias donde se suspendía la caldera para cocer el suero; también, junto al fuego, estaban las tablas en que se colocaba el queso para secar, hasta que se llevaba a la bodega y, un jergón, al fondo, donde se dormía.

El queso picón se elabora con leches de cabra, vaca y oveja, en una proporción tal que no se supere el veinticinco por ciento del total a cuajar en la leche de cabra, ya que se notaría demasiado en el queso ese tipo de leche. Existe una proporción de diez litros de leche de vaca por cada queso, ocho litros si es de cabra y seis litros si es de oveja. La leche del ganado menor (cabra y oveja) se utiliza durante la temporada, entrando muy poco en la proporción de elaboración y se suele emplear desde el mes de marzo a los meses de julio y agosto.

El transporte por los caminos y sendas desde los invernales altos, de la leche recién ordeñada, para elaborar el famoso Queso Picón, lo hacían de una manera peculiar y muy tradicional, por medio de un Vejigu. Cuando se sacrificaba un cabrito, no sólo se aprovechaba la carne y el cuaju que se necesitaba para fabricar el queso, sino que esa piel, cuidadosamente sacada y tratada con cenizas, la convertían los trevisanos en el recipiente ideal para el transporte de la leche.
Los vecinos de Tresviso tenían que bajar a la villa de Potes para vender el queso en los famosos mercados de los lunes; realizaban la travesía por Urdón y para ello cargaban alrededor de diez kilos de su afamado producto en las alforjas de los caballos.

Además, Tresviso es uno de los lugares preferidos por los montañeros y excursionistas. Su aislamiento y una arquitectura muy sencilla, con construcciones austeras que utilizan la madera, piedra y teja, le proporcionan un sabor popular de gran atractivo.

Itinerario desde Urdón a Tresviso

La ruta parte desde Urdón, por una cañada situada en pleno centro del Desfiladero de la Hermida.
Sobre el río Urdón, que vierte sus aguas al Deva, se levanta la Central Hidroeléctrica del mismo nombre. Junto a la carretera encontramos una vivienda, el antiguo molino y un puente, que sirven de entrada al camino que comienza. A diez kilómetros del lugar se encuentra una pequeña cueva, la Cueva del Agua, que embalsa el agua y lo canaliza por las laderas de la Sierra de Hoja (Bejes) y de Osina (La Hermida) hasta llegar, con un seis por ciento de desnivel, al lugar de Cuetodave. La Cueva del Agua tiene un importante interés para los espeleólogos, que la suponen el punto final de una de una sima que nace en el Macizo de Andara y que llega hasta este punto, en un increíble recorrido que, de confirmarse los indicios existentes y enlazar los dos puntos, la convertiría es una de las mayores simas del mundo.
Cordal de TresvisoPasamos por el camino que se encuentra a la derecha de la Central y cruzamos un puente para situarnos enseguida en el lugar denominado Las Ahileras. El río, encajonado a nuestra derecha, nos permite disfrutar de la vegetación de sauces arbustivos, laureles, avellanos, tilos y ciruelos silvestres. los. La fauna de la ribera está compuesta por el mirlo acuático, la lavandera cascadeña y el desmán de los Pirineos.
Llegamos al lugar denominado Entrelospuentes donde dos puentes se encuentran a nuestro paso; el primero, de piedra y probablemente romano. Desde este punto dejamos el río a nuestra izquierda y pasamos por las Canalizas del Grezo. Al subir los primeros tornos o vueltas del camino nos encontramos con una higuera silvestre que parece querer escapar de la roca. En esta zona crecen grandes helechos, que son una reliquia subtropical, y dan paso a la encina, musgos, helechos y tiraña.. Entre la fauna destaca el colirrojo tizón, el escribano montesino, el pardillo, la lagartija roquera y la ibérica, así como el cernícalo común y el roquero solitario.
El camino continua y los primeros tornos fuertes nos hacen ver que estamos en la Canal de Cerrosa, junto a la antigua majada de pastores del Tombu Roblu, a la derecha de la senda y frente a Coseñores. Desde este último lugar bajaban los vecinos de Tresviso a Cerrosa. Después de pronunciadas curvas se llega a la Vargona, en una zona donde dejamos la senda sinuosa, cruzando al otro lado del camino, en tramos escalonados de pequeños tornecillos continuos. Al concluir la Vargona habremos andado alrededor de una hora, que será el mismo tiempo que nos llevará alcanzar los invernales de Prías, cercanos a Tresviso.
Desde Huezca, terminada la Vargona, veremos al fondo la Pica Mancondiu, del Macizo Oriental de Picos de Europa, entre la Pica las Torres y Samelar, así como, encajonado en la garganta, el río Urdón. Después de dos tornos llegamos a un llano donde se encuentra un poste del tendido eléctrico. Estamos en Ciabedo donde antiguamente existió un gran encinar y parada obligada del mineral que bajaba en caballerías desde el pueblo de Tresviso, por lo que se conoce como "las posás".
A partir de este punto los tornos serán más largos, pero no tan fuertes y pronunciados como los anteriores de la subida. Pasaremos por el lugar denominado El Catojo para llegar al Balcón de Pilatos, a 645 metros de altitud, una repisa a la izquierda del camino con una pared vertical que se descuelga hasta el cauce del río Urdón.. Desde este punto también se contempla al otro lado del río, el monte y collado de Osina. A su izquierda, el pico de Cuetodave, donde a media ladera discurre el canal por donde las aguas que se han embalsado bajarán a la Central de Urdón.
En el Balcón de Pilatos cría una colonia de buitres leonados. Una vuelta más del camino y dejamos a nuestra izquierda un poste del tendido eléctrico que está inclinado. Estamos en el Cotero Cruz. Desde aquí se divisa la magnitud del camino de Tresviso. Llegamos poco después a los invernales de Prías, donde a la derecha del camino se encuentra el abrevadero y fuente del mismo nombre y, donde el viajero podrá beber agua y reponer fuerzas para el poco camino que nos queda hasta Tresviso. También podemos contemplar en el interior el abrevadero, sobre todo durante los meses de verano, los renacuajos de rana bermeja, el tritón palmeado y el tritón alpino.
Desde los invernales de Prías subimos por la canal del mismo nombre y daremos vista al pueblo de Tresviso (890 metros) después de haber partido desde Urdón (75 metros). El itinerario durará entre dos horas y dos horas y media.


Itinerario desde Tresviso a la cumbre de la Horcadura del Cantu

Esta ruta se inicia en el cruce de caminos conocido como el Sel. Cogemos el camino de la derecha, que cruzando por encima de la pared que delimita los últimos prados del pueblo, llega hasta la Redonda de Cuerto Rubio y a partir de allí, se continúa ascendiendo para llegar a la cumbre de la Horcadura del Cantu (1.267 metros). La panorámica que se nos muestra es de una gran belleza, descubriéndonos los pueblos de Peñamellera (San Esteban, Cuñaba,...) el valle de Peñarrubia y el término municipal de Bejes, así como le imponente macizo Central de Picos de Europa, donde en días despejados podemos contemplar el Naranjo de Bulnes; igualmente se aprecia una gran vista del pueblo de Tresviso.

Si en el cruce de El Sel cogemos el camino de la izquierda, podemos acceder al Cantu Sulasfuentes, con una panorámica similar a la del trayecto anterior.

Fiestas

Fiestas

  • Fiesta del Ramo: San Pedro, 29 de Junio.
  • Epifanía: 5-6 de Enero.

La villa de Tresviso ha mantenido las más viejas tradiciones y costumbres. Un ejemplo de ello es la tradición de los aguinaldos, por la que mozos y mozas salen el día 31 de diciembre por las callejas del pueblo, llamando de puerta en puerta, pidiendo el aguinaldo; la comitiva va llenando el saco, o el cesto de mimbre, con garbanzos, huevos, morcilla, tocino, pan, etc., mientras el dueño del hogar saca su mejor vino y en un porrón lo ofrece a los "aguinalderos".
Llegado el 5 de enero los mozos se juntan a cenar los "aguinaldos" en una vivienda del pueblo que se denomina "la posada" y que suele ser distinta cada año.
El día 6 de enero, festividad de la Epifanía, se celebra la cena de "la justicia", llamada así porque se invita al alcalde del pueblo, al cura y al juez, siendo en esta celebración cuando los mozos invitarán a las mozas del lugar y al concluir la cena se acudirá al baile que, según la tradición, se suprime a las dos de la madrugada para invitar a todos los vecinos del pueblo a tomar café en "La Posada"; de ésta manera, juventud y madurez se unen, para reforzar aún más los lazos de amistad.

Sin embargo, el día grande para los vecinos de Tresviso es el 29 de junio, festividad de San Pedro.
En esta fecha los vecinos, que un buen día emigraron en busca de nuevos horizontes, retornan al lugar donde nacieron para estar presentes en la fiesta.
La víspera de la celebración los mozos del pueblo, como si de un ritual mágico se tratase, acuden al cercano monte de hayas de Barreda en busca de un árbol de buen porte, al que se denomina Jovera (mayu, en el resto de la comarca lebaniega).
Las mozas, ataviadas con trajes regionales, preparan el "ramu", que consiste en un arco trenzado y adornado con flores y roscos, y marchan al son de la pandereta y entonando coplas.
Entonces cuando da comienzo la celebración religiosa: los mozos llevan el "ramu" en andas hasta la iglesia y se pide al cura del lugar que lo reciba; al acabar la celebración religiosa, se lleva en andas a la imagen de San Pedro por las callejas de la villa y se traslada el "ramu" con la comitiva de mozas cantando, que precede al resto de los vecinos. Mientras, la "Jovera" ha sido colocada en la bolera del pueblo y untada con grasa o jabón; allí se subastarán los roscos y las mozas animarán a los mozos para que suban a la "cogolla " (alto de la Jovera).
Por último llega la hora de la romería y posterior verbena.

Alojamientos y Restaurantes

Alojamientos y Restaurantes

  • Pensión-Restaurante La Taberna.
    39580 Tresviso - Telfs: 942 74 44 44 / 942 74 42 71 - Fax: 942 74 42 71

Artesanía y Prod. Típicos

Artesanía y Productos Típicos

  • CRDO "Picón Bejes-Tresviso".
    Casona de Sotama. 39584 Tama Telf: 942 73 07 83

Direcciones de Interés

Direcciones de Interés